viernes, 30 de marzo de 2012

SUEÑO CON SEÑALES



Lejos de los árboles
nuestro cacique pacta
con dos emisarios,
casi sin gestos

distraído miré las nubes
como si fuesen nuestras señales de humo
pero muy embellecidas
y transformándose
despacio
en el espacio
poseídas por un tiempo
mucho mucho más amplio que el nuestro

cuando vuelvo a mirar
ya el conciliábulo había concluído
el cacique cabalgaba hacia nosotros
como un águila desplegada

enérgico
hizo unas pocas señas
y nuestros caballos se agitaron
al reconocerlas

no sonaban tambores
estábamos ya muy lejos de los campamentos

el aire se afinó en un segundo
hasta el punto de cortarnos
al respirar

corría briosa como caballos frescos
nuestra sangre

y entonces vuelvo a mirar al cielo-
nubes negras cuya gran belleza está ahora envuelta
en mantos de violencia
vienen a nuestro encuentro

de todas las colinas
de los numerosos bosques
de las largas veras ocultas del río
surgen ahora nuestros incontables hermanos

el cacique alza
el estandarte emplumado
y la mañana se enciende con nuestros gritos

mientras la lluvia
deja caer sobre nosotros
su mágico mensaje


jueves, 29 de marzo de 2012

COMPOSICION DE LAS SOMBRAS

'Grácil es la suave sombra que te besa al despertar',
escribió ese poeta chino
¿Será la misma cosa que los asirios denominaban 'el beso
de las sombras'?
(Los beduinos las llaman, con razón, 'sabrosas')
Sombras móviles de las nubes sobre el mar (en latín, 'nu-
bilus' las entremezcla): 'el otro mundo del mar que es un
mundo en sí mismo'
También los egipcios hablaron de 'la delicia de las sombras'
y de 'las sombras que contemplan las estrellas poco antes del
amanecer'
Y otro poeta escribió poco antes de cambiar de reino, que 'lo
que aúna cielo e infierno es la ausencia de la sombra, ya que
el cielo es pura luz y las llamas del Averno se consumen unas
a otras'
Entre los griegos, 'las sombras son el refugio temporario del
saber'
Para los latinos, 'generosas las sombras (umbras) que envuel-
ven el dolor del corazón de los hombres'
Actos que funcionan como imitación humana de lo sagrado:
laudibus aliquem in caelum tollere
Y las bellas palabras que hablan por su sonido: nebula nim-
bus  nubila
Los hindúes la llamaban 'el alma de la luz'
Un poeta del lejano norte escribía: 'senderos de la tarde, ca-
minando hacia las sombras'
Y el otro, que murió veneciano,
                         'una letra más morada
                         que la multitud de las letras
                         un pétalo mojado
                         tinta-tintura de una lágrima'
Como esas lágrimas que hablan en la oscuridad
Alma de la sombra que da su cautelosa brisa
Sombra del tiempo que conoce las incidencias de la luz
mientras pasa por el fruto de los cuerpos

Brasa de la sombra
cayendo
en la tela
del agua
de ser




sábado, 24 de marzo de 2012

APENAS 3 POEMAS DE W.G. SEBALD: ACROSS THE LAND AND THE WATER



Se trata de un gran acontecimiento.
El semillar Sebald, que ya era visible al abrir sus libros,
y que muchos sospechábamos podía seguir dando frutos
aún después de su muerte, ha confirmado nuestras mejo-
res ilusiones.
Se ha publicado en Londres, en ediciones Hamish Hamil-
ton, una extensión de Penguin, "Across the Land and the
Water. Selected Poems, 1964-2001", en la muy cuidadosa
versión de Iain Galbraith.-quien agregó, además, una intro-
ducción y una sección de notas relevantes, al final del tomo
que incluye 93 poemas y 213 páginas.

Me atrevo a traducir aquí 3 poemas de esta bella edición, 
como una forma de inducir al lector de esta mínima reseña y máxima celebración (¡como si algún lector de Sebald lo nece-
sitase!) a la obtención del libro.

1
[Sin título, de 1964]
[Es el primer poema del libro]


Ya que qué difícil es
entender el paisaje
mientras pasas en un tren
de aquí a allá
y mudamente
te ve disiparte.


2
SUEÑO DE UN WALTZ
[Nota de I.G.: Ein Walsertraum (A Waltz Dream) fue una de
las muchas operetas de Oscar Strauss. Nota de RR: junto al
texto hay una foto tomada por Jan Peter Tripp. En la misma,
yace un hombre de mediana edad, vestido pero descalzo, so-
bre una mesa desplegable, debajo de la cual hay un anticuado
equipaje y un sombrero que es una mezcla de estilos tirolés
y explorador.
 Nota de I.G.: Tripp, que vive en Alsacia ha sido amigo de
Sebald desde los tiempos del colegio en Oberstdorf, alrede-
dor de 1960. Juntos, produjeron el libro "Unrecounted", con
fotos de Tripp y pequeños poemitas de Sebald]

El viajero
ha llegado por fin
 al puesto fronterizo

Un oficial de aduanas
ha desabrochado sus cordones
quitado sus zapatos

Su equipaje descansa
abandonado sobre
las tablas del piso

Su maleta de piel de cerdo
abierta de par en par, su pobre
alma ha volado

Su cuerpo, último
de sus efectos personales
aguarda meticuloso examen

El Dr Tulp llegará pronto
con su sombrero negro, seccionantes
instrumentos en mano

¿O se halla el cuerpo ya
vacío y sin peso,
flotando, apenas

guiado por puntas de dedos,
a través de la tierra
en la que uno sólo puede entrar descalzo?

3.
YO RECUERDO

(Escrito en inglés por W.G. Sebald)

el día en
el año siguiente
a la caída del
Imperio Soviético

compartí una cabina
en el ferry
al Hoek
de Holanda con

una chofer de camiones
de Wolverhampton
Él y veinte
otros estaban

transportando super-
anticuados camiones
a Rusia pero
aparte de eso

él no tenía ni idea
de adonde se
dirigían. El patrón
estaba en control y

de todos modos era
una aventura
buen dinero y todo eso
dijo el camionero

fumando un Golden
Holborn en la litera
superior antes
de irse a dormir

todavía puedo oir
cómo roncaba suavemente
a través de la noche,
verlo al amanecer

bajar por la
escalerilla: tripa grande
calzoncillos negros,
su puso su buzo

gorra de
béisbol, se metió
en los jeans y las zapatillas,
abrochó el cierre de su

bolso de plástico
se frotó la barba de tres días
con ambas
manos listo

para el viaje.
Me pegaré un
baño en Rusia
dijo. Yo

le deseé lo
mejor de Bretaña. Él
respondió estuvo bueno
conocerte Max.

jueves, 22 de marzo de 2012

POEMAS DE WANG WEI



Sin duda, Wang Wei (701-762) es uno de los grandes poetas.
Y un caso probablemente único en la historia de la literatura:
le tocó en suerte ser casi exactamente contemporáneo de otros
dos grandes poetas, Li Bai (más conocido como Li Po, 701-
761) y Du Fu (o Tu Fu, 712-770). Todos ellos vivieron duran-
te la famosa Dinastía Tang: un inmenso Imperio, dirigido des-
de la capital por el Emperador Ming Huang, cuyo reinado co-
menzara en 717 y se extendiera a lo largo de casi toda la vida
de estos tres grandes maestros. Los tentáculos del poder
central se extendían en la forma de múltiples niveles de
funcionarios oficiales -la mayoría de los poetas han estado  relacionados de una manera u otra con esta poderosa estruc-
tura- que a su vez estaba entretejida con un alto nivel cultural,
una verdadera elite literaria, que a través de exámenes y con-
cursos rigurosos y competitivos, estimulaban la creación poéti-
ca, musical y pictórica a lo ancho del imperio.

Wang Wei nació en Shansi, de una familia respetable (su pa-
dre era una de esos empleados oficiales del gobierno) en 701.
A los 16 años llegó a la capital, acompañado por su hermano
Chin, que era un año menor.
Al completar sus estudios y graduarse como chin-shih a la
edad de 23 años, es nombrado Secretario Asistente de Música.
Pero poco después se lo destina a un puesto menor en la pro-
vincia, en este caso en Shantung. Es cerca de ahí que Wang
Wei compra su famosa propiedad sobre el río Wang, al final
de una gran cadena montañosa, a la que ha dedicado numero-
sos poemas (algo más de 400 es la suma total de su produc-
ción sobreviviente en nuestros días). Vivió allí en diversos
períodos de su vida, yéndose y regresando.
Cuando tenía poco más de 30 años, muere su esposa, una
gran tragedia en su vida, de la que nunca se repuso del todo.
No tenían hijos. Wei no volvió a casarse.
En 737 realizó un viaje encomendado por el gobierno, a la
frontera noroeste, que duró de 2 a 3 años, una región salvaje,
experiencia que produjo también una buena cantidad de poe-
mas, los más visuales de su obra.
En 750 murió su madre, lo cual representó una nueva trage-
dia en su vida, ya que había vivido con él hasta entonces, y a
quien amaba profundamente. Compartía con ella sus creencias
budistas.
En 755 una rebelión terminó con la larga paz del período Tang
de casi 150 años de duración.
Wang Wei fue capturado por los rebeldes y cuando el Imperio
reganó el poder, el poeta fue acusado de traidor y escapó ape-
nas de una ejecución. Recuperó posiciones y, de hecho, obtuvo
su más alto cargo como vice-ministro dos años antes de morir.

Los poemas de Wei fueron reunidos por orden Imperial, luego
de su muerte, por Wang Chin, por entonces primer ministro.
Éste dijo que su hermano había compuesto cientos y miles de
poemas, pero que los problemas de la época los habían disper-
sado y que sólo uno de cada diez había sobrevivido.

La forma poética usada por el maestro chino, era el shih.
El shih consiste de series de líneas de 5 o de 7 sílabas, de los
cuales los números pares, riman.
En los tiempos de Wang Wei, existían dos formas de shih:
'el verso antiguo' y 'el verso moderno', también conocido como
verso 'regulado'. El moderno estaba sujeto a reglas más riguro-
sas que el anterior. Por ejemplo, incuía una sola rima a lo largo
del poema, que llegaba a tener 8 líneas. Otra exigencia era que
el segundo verso debía conservar un tono recíproco al primero,
etc.


LOS POEMAS


POEMAS DEL RIO WANG

EL HUECO DEL MURO MENG
Nuevo hogar este Muro Meng
Viejos árboles -algunos sauces murientes aún-
¿Y quién vivirá aquí en el futuro
Para aflijirse en vano por aquel que le precediera aquí?

COLINA HUATZU
Pájaros volándose hacia espacios interminables
Colinas alineadas todos los colores del otoño otra vez.
Subo hasta la Colina Huatzu y vuelvo a descender-
¿Será que mi tristeza jamás se terminará?

PARQUE DE LAS MAGNOLIAS
Colinas otoñales tomando lo último de la luz
Pájaros volando, el macho siguiendo a la hembra
Brillantes verdes aquí y allá distintos
Las nieblas del atardecer no tienen lugar de descanso.

CASA DE MADERA DE DAMASCOS
Damascos rectos y ásperos cortados para hacer los tirantes
Fragantes juncos tejidos para hacer el techo
Tal vez las nubes se forman en estas vigas
Y van y hacen la lluvia entre los hombres.

COLINA DE BAMBU
Altos bambúes reflejados en las serpeantes aguas
Así el ondulante río vira azul y verde
Somos invisibles en la huella de la Montaña Shang-
Algo que ningún leñador entendería.

RIBERA DE LOS CORNEJOS
La fruta se está formando roja y aún verde
Y es como si las flores estuviesen abriéndose de nuevo
Si yo detuviese a un visitante en estas colinas
Podría ofrecerle esta copa de cornejo*.

(*Cornejo: arbusto muy ramoso de 3-4 mts de altura, de cor-
teza roja en invierno, flores blancas en cima y por fruto dru-
pas redondas, carnosas y de color negro con pintas encarna-
das. Real Academia.)

PARQUE DE LOS VENADOS
Colinas vacías, nadie a la vista
Solamente ecos de voces humanas-
Con la luz regresando al bosque profundo
La cima del musgo verde se enciende de nuevo.

COLINA SUR
Mi barca iluminada puede llegar a Colina Sur
Colina norte es difícil, al agua ancha
Sobre la otra orilla podemos hacer nuestras casas
Lejos lejos, personas que no podemos reconocer.

BAJÍOS DE PIEDRAS BLANCAS
En los claros Bajíos de Piedras Blancas
Varas verdes casi al alcance de la mano
La gente a ambos lados del río
Lava aquí su seda bajo la brillante luna.

CASA DEL BOSQUECILLO DE BAMBÚ
Sentado solo en los oscuros bosques de bambúes
Toco mi laúd y canto y canto
Hondo en los bosques donde nadie sabe que estoy
Pero la clarísima luna viene y brilla sobre mí.

LADERA DE LAS MAGNOLIAS
Flores de loto en la punta de las ramas
Envían bermellón a través de las colinas
-La casa del valle vacía, no queda nadie allí-
Por todas partes por todas partes florecen y caen.

[Toda esta serie de poemas pertenecen al Pergamino del
Río Wang y constituyen el trabajo más conocido y caracte-
rístico de Wang Wei. La casa que compró le había pertene-
cido a un distinguido poeta, llamado Sun Chih-wen, quien
murió en 712 y a quien puede que aluda el primer poema,
aunque dejando abierta la posibilidad de que la persona en
cuestión sea el mismo Wang Wei.
Por cierto que las flores de loto que aparecen en el último
poema de esta serie, representan además del efecto vívido
de las flores, una ilustración de la imposibilidad, ya que los
lotos no crecen en las ramas de los árboles.]


OTROS POEMAS

LA DAMA XI
Ningún favor real actual podría borrar
La memoria del amor que ella alguna vez conociera.
La visión de una flor llenó sus ojos de lágrimas.
No le habló una sola palabra al Rey de Chu.

[Se refiere que en 680 a.C. el gobernante del estado de Chu
destronó al de Xi y tomó su reina, quien, en un gesto de leal-
tad hacia su ex marido, y a pesar de darle hijos al segundo,
nunca le dirigió a éste la palabra.
Una flor es un conocido símbolo de un amante.]

LAMENTO POR HAO-JAN
Nunca volveré a ver a mi viejo amigo.
Día tras día las aguas del Han fluyen hacia el este.
Aún si preguntara por el anciano, las colinas
Y los ríos parecerían estar vacíos en Caizhou.

[Men Hao-jan fue un distinguido poeta, unos 10 años mayor
que Wang, que murió en 740. Se dice que Wang Wei escri-
bió este lamento en su camino a China del Sur en una misión
oficial. El trabajo de ambos poetas tenía mucho en común, y
sus nombres se asocian a menudo.
Caizhou: lugar natal de Meng, una isla en el río Han.
"Los chinos, para decir "paisaje", dicen "chanchouei": Mon-
tañas y Aguas". Víctor Segalen. Viaje al País de lo Real.]

EL SENDERO DE LA MONTAÑA
Guijarros blancos en el lecho del río,
Hojas enrojeciendo en el frío otoñal-
Aún sin que haya una sola gota de lluvia en el sendero
De la montaña, la ropa se humedece en ese aire tan verde.

UN ADIOS
Nuestra despedida en estas colinas ha terminado
El sol se pone y yo cierro mi puerta
La primavera será verde otra vez el año que viene-
¿Volverá también mi buen amigo?

[Basado en el Chao Yin Shih o "Apercibimientos para un
Caballero que se convirtió en un recluso", con una referen-
cia particular a los siguientes versos en la traducción de
Hawkes:
Un príncipe anduvo vagando
Y no regresó
En primavera el pasto crece
Fresco y verde.]

DE CARA A LA ALTA TORRE DE GUARDIA
UNA DESPEDIDA AL COMISIONADO LI
Nos separamos y veo desde la torre
La llanura del río toda oscurecida
El sol descendido y los pájaros volando a casa
El viajero está en camino.


TRES POEMAS
Vivo al lado del río en el puerto Meng
Mi puerta da hacia la boca del puerto Meng
Naves provenientes del sur siempre están arribando-
¿Hay alguna carta para mí?

*
Recién has llegado de mi aldea
Debes tener noticias de mi aldea-
El ciruelo de invierno afuera de su ventana-
Dime, ¿había florecido cuando partiste?

*
Veo que el ciruelo de invierno ha brotado
Y escucho a los pájaros cantando nuevamente
Estoy enfermo de corazón de ver las hierbas primaverales
Y me aterra que puedan crecer hasta mi puerta.

[El primero y el tercero de estos poemas deben leerse como
las quejas de mujeres cuyos maridos están lejos por cuestio-
nes oficiales. El segundo representa los pensamientos de tal
marido.
El ciruelo de invierno seguramente tiene un significado sim-
bólico, pero ignoro cuál.]



Fuentes
1. G.W. Robinson. Wang Wei: Poems. Penguin Books, 1973.
2. Vikram Seth. Three Chinese Poets. HarperPerennial, 1993.

miércoles, 21 de marzo de 2012

¡AL RESCATE! (3) ANTIMERO, 'POETA DEL SIGLO XII a.C.'




Es ciertamente un enigma la existencia de Antímero. No se
encuentra registrada en ninguna parte. El único Antímero
mencionado en la historia griega, es Antímero de Mendes,
a quien Jenofonte coloca como un personaje secundario en
su "Apología de Sócrates". Por supuesto que para ello fue
necesaria la constitución del estado griego, ya que en el si-
glo XII, mencionado como aquel al que pertenecía este tem-
pranísimo poeta, la península estaba invadida por los dorios,
cuya supuesta producción literaria permanece en las sombras.
¿Se trata entonces de un ser inventado? Los notables poemas
que siguen fueron publicados como versiones del griego, con
ese nombre de autor y esa fecha de escritura, por Roberto
Juarroz y Laura Cerrato en una edición de la pequeña revis-
ta Poesía=Poesía, N° 11/13, de diciembre de 1962.
Nadie puede dudar de la seriedad de estos poetas-traducto-
res. Y, por si faltase un ingrediente a este misterio, ambas
versiones fueron vueltas a publicar por Lysandro Z.D. Gal-
tier, el inmejorable traductor de los 'Poemas' de Michaux en
la edición de Fabril. En este caso se trata de una formidable
antología titulada "La traducción literaria. Antología del
poema traducido", que Ediciones Culturales Argentinas pro-
dujo en Bs. As. en 1965.
Esta obra incluye 586 poemas traducidos por 213 traducto-
res. Algunos son merecedores de nuevos y futuros rescates.

Estos son los 2 poemas del fantasmal genio poético llamado
ANTIMERO


1. EL CANTO DEL YO

Ya desastre, ya fiesta, Yo para siempre Yo, lucha y espacio
y porfía en el ser. Yo precedo a los dioses,
Yo resido en nuevos y antiguos nombres para siempre,
soy el día secreto de los Príncipes secretos.
Pero Yo soy también el Aplastador de Príncipes,
            porque todas las cosas me son extrañas.
Tan pronto como Yo disueno, un hombres se habitúa a su
                                                                               [ muerte.
Soy la duración y la causa primera. Todo viene después de mí.
Yo, el origen, la apuesta, el ritual, el gran pajarero,
soy sin cesar inminente en los hombres. Rijo y exalto contra-
                                                                                  [dicciones,
el mundo me es como una dulce ruptura
y cada mañana me despierto en él más extranjero.
Duro, es todo. ¡Oh, que todo sea terriblemente
la tormenta, el gusto de la savia, el pez y las tumbas!
He aquí que sueño no-caminos puros de los hombres.
Yo significo y creo las relaciones armónicas.
Yo soy la dirección y la salida,
las cosas son lógicas sólo si Yo lo quiero en honor de mi
                                                                               [armonía.
Yo soy el camino, pero soy el no-camino, noviembre en verano,
la fábula del día, la nominación de las mañanas.



2. COSMOLOGIA DE DIAMERO (Fragmento)

Ya el Uno se consuma en el caos del Dos,
los primeros pensamientos duran en el día,
lo mismo que en la noche los primeros cultos secretos.
Ya los hombres convierten todas las cosas en lenguaje para
                                                                                [los dioses.
Ya las luchas adquieren duración, como los signos sagrados.
Ya muchos dicen: la vida está hecha para acordarse de haber
                                                                                        [visto.
He aquí que ya comienzan juegos sobrehumanos.
La nostalgia de lo que precedía a las cosas es inminente en
                                                                                    [algunos.
Ya la fuerza de los dioses nombrados se vuelve pesada,
los mitos preceden a las verdades, como los amores a las pre-
                                                                                   [ferencias.
Ya el verano dicerge suavemente del invierno,
el pajarero del pájaro y el ritual del desorden.
Ya la máscara se afirma armoniosamente contra el rostro,
toda estación se consuma en una purificación lógica.
Y sin embargo, en profundidad, disonancia y armonía,
                                                               [víctima y victimario,
todo se unifica ya en el fracaso del primer acto.
Cuanto más soy herido, más existo. Pienso así en el refina-
                                                                  [miento de mi muerte,
y la vista de todas las cosas hace de mí, Antímero, el servidor
                                                                                     [de dios.
Pues, tal como se dice, la mirada purifica el ser; es por eso sin
                                                                                           [duda
que el Príncipe de los días nos conduce a mirarlo todo.
Pero aquí no hay más que piedras por todas partes.
Yo veo esas cosas y me prefiero así.


a.[Es muy posible -al transcribirlo vuelvo a tener esa convicción-  que se trate de
una versión apócrifa. Una heterodoxia de Juárroz y Cerrato. No se ven relojes
pulsera, ni, en un rincón a la derecha, la cámara de filmación, porque estas ver-
siones poéticas fueron compuestas por verdaderos poetas. Es más: si he de pen-
sar que estos textos le pertenecen a Juárroz, me atreveré a decir que son sus
mejores versos...]

b. El siguiente poeta de la antología de Galtier es nada menos que Homero
(situado en el siglo VI a.C. También es raro: hubiese jurado que era del s.
VIII a.C..) El bello texto denominado "El perro de Odiseo" fue vertido al
castellano por Carlos Viola Soto, uno de los Grandes traductores a nuestra
lengua. Es, a mi modesto entender, el mejor traductor de Ezra Pound. Do-
minaba por igual el griego, el francés, el inglés y el italiano. Un gigante.
Prometido para la próxima.

UN POEMA DE MICHAEL ONDAATJE (Y SU CODA POR VIKRAM SETH)

                                           Foto por Adam Elder

LO QUE PERDIMOS
(Michael Ondaatje)

El poema de amor interior
los más profundos niveles de uno mismo

fechas cuando el abandono
de ciertos principios ocurrieron

El rol de la cortesía -cómo entrar
en un bosque, cómo tocar
los pies de un maestro antes de una clase o actuación

El arte del tambor. El arte de pintarse los ojos.
Cómo cortar una flecha. Gestos entre amantes.
El esquema de la marca de los dientes sobre la piel
dibujado de memoria por un monje

Los límites de la traición. Las cinco formas
en que un amante puede burlarse de un/a ex-amante

La habilidad en mensajes tentativos
que incluyen sí y no
pero nunca el directo tal vez

Nueve gestos de dedo y ojo
para señalar emociones clave

Los pequeños botes de la soledad

Versos que se alzaron
del amor
de vuelta al aire

desnudo con astucia
y alabanzas

Nuestros trabajos y días

Sabíamos cómo los monzones
(sed-oeste, nor-este)
podían gobernar la conducta

y cuándo descubrir
la sabiduría de los muertos

escondida en nubes
en ríos, en piedra sin partir

Todo esto se quemó

o fue permutado por poder y riqueza
desde los ocho puntos de venganza del compás

desde los dos niveles de la envidia



SAMPÂTI   (por Vikram Seth)

(Un soneto Petrarquino
basado en un personaje
del Ramayana)

'¿Por-
qué
estás
llorando?
'Yo
volé
demasiado
alto.
Des-
hecho
todos
me
ven
caer.'

En la foresta mágica del Ramayana, la antigua épica hindú,
Sampâti, 'el rey de los buitres', cuenta la historia de cómo per-
dió sus alas, en un cuento que semeja el mito griego de Ícaro.
Mi hermano y yo corríamos carreras y volamos hasta el sol.
Volamos más y más alto, más y más rápido en espirales.
Cuando el sol había alcanzado el medio del cielo, Jatayu em-
pezó a cansarse. Vi que estaba a punto de desmayarse de ca-
lor, asi que extendí mis alas sobre él y lo escudé. Mis alas ar-
dieron, y caí aquí, sobre la montaña Vindhya. He vivido aquí
desde entonces pero no he tenido noticia alguna de mi herma-
no.
Se cree que el Ramayana pertenece al período entre el 700 y
el 500 a.C.


Ambos poemas pertenecen a la Edición 57 de la publicación inglesa GRANTA, dedicada
íntegramente a la India, en la primavera de 1997.


viernes, 16 de marzo de 2012

LAS AMANTES DE DIOS (2): MAHADEVIYAKKA



Mahadeviyakka nació en un pueblo del sur de la India, en
el siglo XII. Devota de Shiva desde los 10 años de edad, de-
bió escapar de su impuesto marido, un gobernante local, pa-
ra regresar a una vida dedicada a quien ella denominaba "El
Señor de los Jazmines Blancos"*. Abandonó todo para reco-
rrer los caminos en soledad. Su principio era que al exponer
la existencia sin refugio, a la posibilidad del hambre, el frío
y la soledad, se posibilita la entrada de lo sagrado en nuestras
vidas.
Los poemas lírico-religiosos en verso libre en Kanada, se lla-
man vacanas. Que significa, literalmente, "decir, cosa dicha".
El Kanada es una lengua dravídica, hablada en el sur de la In-
dia por unos 30 millones de personas. De las 4 lenguas draví-
dicas mayores, sólo el Tamil supera en la antigüedad de su
tradición literaria al idioma hablado por Mahadeviyakka.
Hay, asimismo, cuatro grandes santos que entre los siglos X
y XII, escribieron notables vacanas: Dasimayya, Basavanna,
Allama y Mahâdêviyakka.
A su escritura, que no es la obra de eruditos, ni de miembros
de una corte, sino a veces hasta de personas iletradas, se la
llamó los Upanishads del Kanada.
Las tres formas del amor, según las convenciones de la In-
dia tradicional, el amor prohibido, el amor en separación y
el amor en unión fueron expresadas en sus poemas.

Se cuenta que murió a los veintitantos y que esa muerte
fue un 'convertirse en uno con Shiva'. La leyenda dice que
en el momento de morir desapareció en un estallido de luz.


(SOBRE LA DECISIÓN DE DEJAR DE USAR ROPA)

Monedas en la mano
Pueden ser robadas,
¿Pero quién puede robar este cuerpo
De su propio tesoro?

La última hilacha de ropa
Puede ser arrancada,
¿Pero quién puede pelar el Vacío,
La desnudez que lo cubre todo?

Tontos, mientras me visto
Con la luz matinal del Señor de los Jazmines,
no puedo ser avergonzada-
¿Qué me harías esconder debajo de la seda
Y del brillo de las joyas?


CUANDO TENGO HAMBRE

Cuando tengo hambre,
Los aldeanos
Llenan mi escudilla de mendiga
Con arroz.

Sedienta, voy hacia
Los abrevaderos del ganado, los manantiales,
los arroyos.

Para mi sueño,
Templos abandonados
Son frazada suficiente.

Y cuando me siento sola,
Oh blanco Señor de los Jazmines,
Mi alma se profundiza
Contigo.


CUANDO EL CUERPO

Cuando el cuerpo se vuelve tu Espejo,
¿cómo puede servir?

Cuando la mente se convierte en Tu mente,
¿qué queda para recordar?

Una vez que mi vida es Tu gesto,
¿Cómo puedo rezar?

Cuando toda mi conciencia es Tuya,
¿qué puede haber para conocer?

Me convertí en tí, Señor, y Te olvidé.


LAS PALABRAS

No lo llamo su signo,
No lo llamo volverme uno con su signo.
No lo llamo unión,
No lo llamo armonía con unión.
No digo que algo haya pasado,
No digo que nada ha pasado.
No lo llamaré Tú,
No lo llamaré Yo.
Ahora que el Señor de los Jazmines Blancos es yo misma,
¿Qué uso podrían tener las palabras?

COMO

Como
un tesoro escondido en la tierra
el sabor en el fruto
el oro en la roca
el aceite en la semilla

el Absoluto escondido
en el corazón

nadie puede conocer
los caminos de nuestro señor

blanco como el jazmín.


* Parece ser que la forma de Shiva en el templo de Udutadi,
lugar de nacimiento de Mahadeviyakka, era Mallikarjuna,
que puede traducirse como "Señor Blanco como el Jazmín"
o como "Arjuna, Señor de la diosa Mallika".

Fuentes:
1. Jane Hirshfield. Women in Praise of the Sacred.
2. A.K. Ramanujan. Speaking of Siva. Penguin, 1979.

viernes, 9 de marzo de 2012

UNA ENSALADA MEDIEVAL: LA SALSA DEL SIGLO XV



Los siglos no se deberían recortar, pero se recortan.
En general, de los otros siglos.
Diferentes verduras, dicen los historiadores, no confundir
coles y pepinos, tomates y zapallos.
En este caso se trata de recortar el mismo siglo en siglas que
permitan rearmarlo a gusto. Las combinaciones están a dispo-
sición del visitante. Yo sólo propongo los ingredientes y las
salsas.
Esta es la ensalada (tienen fama de saludables, pletóricas de
frescuras, vitaminas, ciertos efectos laxantes y depurativos),
de posibilidades que ofrece entre otros maestros cocineros,
Roberto Calasso.

INGREDIENTES DE LA ENSALADA "SIGLO XV"

Theologia Platonica
                                        Horapolo
                   Nanni da Viterbo
                                          Corpus Hermeticum
Ianua Coeli                                 Pierio Valeriano
                     Pico della Mirandola
                                                   Emblematum liber
Athanasius Kircher (¡Upa!)
                     Hierogliphica
                                        disfecte membra
Fasanini
                                     Ciriaco de Ancona
Plotino/Plutarco/Diódoro Sículo
                            Hypnerotomachia Poliphili
                                Teosofía mosaica de Fludd
Mensa isiaca
                     Clemente de Alejandría
                                          Tabula smaragdina
Hermes Trimigesto
                    De Verborum significatione
       Ficino (platonismo blando)
                                                             Queremón
De Vita Coelitus Compranda
                                                  Teosofía teutónico-cósmica de Böhme
                        Semper festina lente
Giovani Pietro della Fosse
                                                Oedipus aegyptiacus
                       Andrés Alciato
                                                       Ianua infermi
           Franceso Colonna


ADEREZOS

jeroglifia egipcia
misticismo y fabulación
alquimia
hermetismo
fraude
magia

Es verdad que todavía quedan muchos adeptos a la carne.
Muchos insisten en que la carne es un bien insustituíble.
Que el placer de la carne, con todos sus defectos, es el pla-
cer de los placeres.

Y algunos, mezclados en la multitud, opinan que lo mejor de
todo es la combinación de la carne bien jugosa con una buena
ensalada.

No pierdo nada al creer que eso es lo que quiso decir Sir Tho-
mas Browne (1605-1682) cuando escribió: "los paganos sabían mejor cómo relacionar y leer estas letras místicas que nosotros
los cristianos, pues nosostros vemos con ojos más descuidados
los jeroglíficos comunes y desdeñamos extraer teología de las
flores de la naturaleza".


Se podría aducir que ciertos elementos usados para esta en-
salada pertenecen a otra, llamada "Siglo XVI", y nada sería
más incontestable. Sólo puedo decir, en mi defensa, que hay
apios y cebollas de más de un siglo, zanahorias que viven
más tiempo que las tortugas y los cocodrilos. Que las verdu-
ras griegas, por ejemplo, algunas de las cuales he ubicado co-
mo elegibles ingredientes de la ensalada "Siglo XV", parecen
perdurar mucho más que los vegetales de otras regiones. Tal
vez este hecho pueda aducirse al casi inexplicable clima pro-
picio que nutrió a Grecia durante algunos cientos de años,
que produjo una serie de verduras hasta entonces desconocidas
o directamente inexistentes.
          
                                                  

jueves, 8 de marzo de 2012

LAS AMANTES DE DIOS (I) MAKEDA, REINA DE SABA

MAKEDA, REINA DE SABA (ca. 1000 a.C.)

Iniciamos aquí una serie de notas dedicadas a las amantes de
Dios, desde la Antigüedad hasta la Edad Media.



Una de las primeras amantes de Dios es Makeda, la famosa
Reina de Saba (territorio ubicado en los actuales Yémen y
Etiopía). La historia del viaje de Makeda y de su encuentro
con el Rey Salomón tiene al menos dos versiones: la bíblica
y la del Kebra Nagast, una antigua crónica abisinia acerca de
la realeza etíope.

Según la versión bíblica, Makeda, renombrada por su pureza,
belleza y amor de la sabiduría supo que había un rey al norte
de su propio reino, reputado por su sabiduría. Viaja entonces
a la corte de Salomón, llevando varios cajones de piedras pre-
ciosas y oro y, luego de reunirse con él y comprobar que su
fama era bien merecida, le ofrece el tesoro portado y se con-
vierte a la creencia en un sólo Dios. La Biblia agrega que en-
tonces Salomón a cambio le otorgó "todo lo que ella deseara",
y que ella regresó a su patria.

La versión del Kebra Nagast difiere bastante de la bíblica. En
primer lugar aclara que Makeda permaneció en la corte del
rey durante seis meses. También cuenta que Salomón era un
"gran amante de las mujeres" y que tenía cuatrocientas espo-
sas-reinas y seiscientas concubinas. Que el rey no podía dejar
pasar la ocasión de seducir a una mujer tan bella y que ordenó
hacer una gran fiesta a cuyo fin invitó a la reina de Saba a su
recámara. Ella aceptó poniendo como condición que él no la
tomaría por la fuerza durante el sueño. Salomón se comprome-
te a ello, pero a su vez reclama la promesa de Makeda de que
no tomará nada de su casa sin permiso.
Por supuesto, después de algunas horas de sueño, ella despier-
ta sedienta y se desliza de la cama para tomar agua. Pero antes
de que pueda beber su primer trago, el rey, que fingía dormir,
la detiene y le dice que está rompiendo su voto. Ella bebe de
todos modos, liberándolo a él de su promesa. Regresa embara-
zada a su reino. Para la crónica abisinia, Makeda no es en mo-
do alguno víctima de un truco de Salomón, sino que es fiel a
su amor por la sabiduría y todo su pueblo disfrutará de ese ac-
to -la transmisión de algo sagrado. Según esta historia la pure-
za es un gran valor, pero hay un momento en el cual la total sa-
biduría requiere tomar una decisión por fuera de las convencio-
nes morales.
El resto de la historia no es menos compleja: el hijo de
esa unión es Menyelek, que viaja de joven a Israel, para cono-
cer a su padre. Al regreso, acompañado de varios medio her-
manos, resulta que el príncipe ha robado el Tabernáculo -ver-
dadera representación de la sabiduría divina- un acto cuya sig-
nificación es que, contra las tradiciones occidentales, la sabidu-
ría no se da sino que se toma, y que sólo es obtenible rompien-
do un tabú.

Dos textos de Makeda. El 1° refiere sus palabras antes de via-
jar a Israel. El 2° es parte de la bienvenida que le diera a los
hijos de Salomón, cuando llegan a su palacio acompañando a
Menyelek.


                                                 1

La sabiduría es
más dulce que la miel,
trae más dicha
que el vino,
ilumina
más que el sol,
es más precioso
que las joyas.
Ella hace
que los oídos escuchen
que el corazón comprenda.

La amo
como a una madre,
y ella me envuelve
como a su propia criatura.
Seguiré sus huellas
y ella no me me empujará de sí.


                                                 2

He caído
a causa de la sabiduría,
pero no fui destruída:
a través de ella me sumergí
en el gran mar,
y en esas profundidades
atrapé
una perla que otorga riqueza.

Descendí
como el gran ancla de hierro
que los hombres usan para estabilizar sus naves
en la noche de los bravos mares,
y sosteniendo alzada la brillante lámpara
que ahí recibí,
trepé por la soga
al barco del entendimiento.

Mientras estaba en el oscuro mar,
dormí,
y no abrumada allí
soñé: una estrella
se encendió en mis entrañas.

Me maravillé
con esa luz,
y la aferré,
y la alcé hasta el sol.
Me acosté sosteniéndola,
y no he de soltarla.



Fuente: Jane Hirshfield. Women in Praise of the Sacred. 43
Centuries of Spiritual Poetry by Women. Harper Perennial,
1995.

miércoles, 7 de marzo de 2012

MALASIA, 2° PARTE: FIGURAS MALAYAS





Creo que fue una idea de W.S. Merwin la de denominar
"figuras" a las formas abreviadas del proverbio, el dicho,
el aforismo y las cancioncillas. Sugiere que estas formas
pueden muy bien anidar poesía en su interior, sin por ello
atreverse a definir a la poesía, por considerar que ese inten-
to conduce a arenas movedizas.
Como creo que estas figuras son realmente bellas y logra-
das, más que las otras formas que incluye Merwin, las co-
reanas, chinas, japonesas y filipinas - en "East Window",
un libro dedicado a la poesía asiática, haciendo el autor la aclaración, por dos veces, de que él no domina
ninguna lengua de ese continente-, las presento como un
buen complemento de los poemas malayos recientemente publicados.


Si sabes una canción
cántala

                                Los estrechos son como un nuevo país
                                no hay nada en mis ojos
                                tengo un agujero en el corazón

La línea de pesca sale
y sale
pero uno de los extremos
está en mi mano

                                             A menos que ella sea la chica
                                             navega hasta la muerte
                                             como una barca vacía

Algunas ardillas saltan más alto
que otras
pero tarde o temprano tienen
que bajar

                                              Todo muy correcto
                                              pero tú hablas del amor
                                              demasiado fácil

Los helechos se inclinan sobre el agua
más allá jóvenes garzas están volando
me quedo sentado desvalido y añorante

                                          Por todas partes han caído joyas
                                          el amor es el rocío
                                          al amanecer

He sobrevivido siete días
en el desierto
sin agua ni comida
pero un día sin tí y queda
poco de mí




                                     Uñas teñidas con henna
                                      fragancia de agua de rosas derramadas
                                      tú eras mi enfermedad y tú
                                      eres mi cura

Lento salpicar y salpicar
me despierta
y me aferro a la almohada mojada

                                         Porqué fingís prender
                                         la vacía linterna
                                         porqué finges
                                         que hay una llama en tí

Pensé que mi alma estaba muerta
y tú descubriste que era una caja de albahaca dulce

                                          Pequeñas luces en el huerto
                                          y ella tiene pendientes de cristal
                                          y yo estoy a un paso de la muerte
                                          porque me ha mirado



Veo viento a lo lejos en las banderas
mi corazón no tiene calma
enfermo de esperar

                                          Ah flor de los templos
                                          brotando de la boca de un dragón

Algunas usan pulseras en las muñecas
yo las uso en los tobillos
y tomo mi propio camino en el amor

                                            El amanecer con nubes volando
                                            y una estrella
                                            como una cuchilla en las colinas
                                            si pudiese encontrarla a ella
                                            no vería nada más

Tú sabías cómo era yo
cuando empezaste

                                         Rememos hasta el fuerte encostrado
                                         de caracoles
                                         aún los monjes pecan
                                         a pesar de su aprendizaje
                                         y qué sabemos nosotros

Ni el arroz ni la bondad
producirán una cosecha acá

                                          Partiendo  para la isla
                                          olvida todas tus ropas
                                          pero no a mí



Las aguas encrespadas ahogan a los ansarinos
el dinero quita los modales
la pobreza quita la razón     

                               La luz de la luna cae sobre
                               los apilados frutos
                               siempre hay multitudes en este lugar
                               pero yo estoy solo (sola)

El árbol de lima se inclina sobre el agua quieta
qué dulce es tu voz
cuando estás pensando en otro (otra)