jueves, 5 de enero de 2017

DE LA ANTIGUA CAMBODIA, DOS POEMAS


                                       Reina arrodillada
                                                           Período Angkor. S. XI.
                                                           Metropolitan Museum, NY  
 Los KHMER

 DEL CÓDIGO DE CONDUCTA DE LOS JÓVENES
 (Angkor, siglo XII, en pleno esplendor de la Cambodia an-
tigua)

 Se dice que el fuego es brillante,
 Pero sin duda el sol brilla más.
 Se dice que el brillo del sol
 -tan brillante, tan claro en el cielo.
 seguramente no brilla tanto
 como el divino Dharma
 del Buda.

 El fuego brillante pierde deseo,
 El fuego brillante termina su tiempo,
 Se pierde, extingue, extinto.
 El sol brillante navega alto
 En el cielo y con la misma seguridad se hunde
 Y mientras se pone se torna opaco,
 Sus rayos empalidecen.

 Pero piensa en el precioso Dharma:
 Brillante y más que brillante
 En este mundo y no menos brillante
 En el próximo mundo al que atraviesa:
 Brilla en la distancia inmensa, su
 Virtud es ejemplar, inextinguible
 Su gloria.




 CANTO

 ¡Tristeza al atardecer!
 Ahora, a lo largo de los arroyos
 Bandadas de martín pescadores emperchan.
 ¡Tristeza al atardecer!
 Ahora bandadas de mirlos 
 Se han instalado en lo alto de los árboles- sdok.
 Pero mi enamorada y yo
 Nunca nos miramos a la cara:
 Vemos tan sólo qué distantes están
 Su país y el mío.
 Al atardecer me quito el turbante
 Y camino a lo largo del borde de la selva.
 Camino, camino, y mis ojos la buscan,
 Camino a lo largo de la selva, 
 ¡Y ahí está ella, sacando agua!
 Pero es la estrella de la mañana,
 Que viene a sacar agua
 Ahí, del brumoso cielo.


FUENTES
El primer texto proviene de Keith Bosley. Poetry of Asia.
Five Millenniums of Verse from Thirty three Languages.
Weatherhill, 1979.
El segundo texto proviene de Willard Trask. The Unwritten 
Song. Poetry of the Primitive and Traditional Peoples of the
World. Volume II. The Macmillan Company, 1967.

No hay comentarios: