jueves, 17 de octubre de 2019

CANTOS DE PUEBLOS ORIGINARIOS DE LA MELANESIA

  



 LOS KURELU   (Del valle Baliem, en Nueva Guinea)

 MÚSICA FÚNEBRE PARA UN HIJO MUERTO EN
BATALLA

  EL PADRE

 Los guerreros fueron al Tokolik
 Y se movieron despacio entre los estanques.
 Él, solo, avanzó,
 Ahora se ha ido

 Nuestro hijo está muerto
 Y esto es muy triste.
 Nuestra tierra ya no puede estar aquí
 Nos iremos muy lejos.

 ¿Iremos hacia el norte, a la fuente de Elesi? 
 ¿O al sur al Valle del Sur?
 ¿Habremos de ir con la gente del oeste,
 O habremos de empezar una nueva vida, lejos?


 [Mientras el coro de mujeres canta
    Ai-i-e-eo
    Ai-i-e-eo
    Ai-i-e-eo
    E-eo]


  
 LOS MBOWAMB (De la región del Monte Hagen)


 HECHIZO PARA RECUPERAR A UN MORIBUNDO

 ¡Corazón vivo, vivo, vivo!
 ¡Hígado vivo, vivo, vivo!
 ¡Kenenena-banana vivo, vivo, vivo!
 ¡Árbol-Jara vivo, vivo, vivo!
 El pájaro-kundkunt se posa en el árbol-keraip y bate
                       sus alas.
 ¡Está lleno de vida!



  CANTO DE AMOR

  elelo elelo elelo le-e pajo wapajo we wapajo lole
  ¿Adónde puede haberse ido Ken de Pokatl?
 ¡Me siento en la orilla del Río Klomant y la llamo!
 Sólo quiero oír su voz, después me iré.




 CANTO DE CORTEJO Y RESPUESTA

 La joven:
 ¡Ah, mi guapo muchacho!
 ¿Creés que tengo que decirte algo lindo?
 ¡Escuchá bien, voy a decirte algo!
 ¡Actuás como el mismo Kokon Morok*,
 Mi guapo muchacho!
 ¿Querés que te diga algo más?
 ¡Escuchá!
 ¡Así como el caracol se enrosca, poné tu brazo alrededor
                                                                                [mío,
 Mi guapo muchacho!
 ¿Todavía no tuviste suficiente?
 ¡Como los hombres se arrojan en el río que corre, así
                                    [podés manejarte conmigo,
 Mi guapo muchacho!
 ¿Decirte algo más que eso? -¿qué te hace pensarlo?


 El muchacho:
 ¡Ah, vos joven hermosa!
 Pensás que tengo que decirte también algo.
 ¡Escuchá!
 ¿Qué significa que te burles así de mí?
 ¡Ah, hermosa muchacha!
 ¿Querés escuchar algo más?
 ¡Escuchá!
 ¡Como la inundación arrastre las rocas consigo, así me
                       arrastrás a mí,
 Hermosa muchacha!
 Tenía que decirte algo - ¡fuiste vos que lo querías!

 [*Kokon Morok: Una figura donjuanesca legendaria.]


  ISLA WOGEO  (Pueblo no identificado)

 CANTOS

           1

 Él tiene dos aros,
 Dos aros que brillan como dos soles.
 Él se mira a sí mismo en el espejo.
 Sí, su querida gusta de él.


           2

 Mi querida tiene piel suave,
 Piel suave y fina.
 Su piel brilla como el atardecer en las aguas,
 Como los rayos de sol a través de las hojas de palma.



  LOS MOANUS   (Islas Almirantazgo, Archipiélago
                                                    de Bismarck))

 CANTO DE UNA MUJER LLAMADA HI PAK

 Estuve parada en la playa de Tjokele.
 Saludé con la mano.
 Dejé de saludar con la mano.
 Mi mano estaba cansada.
 Las velas dirigiéndose al sur habían desaparecido.
 Mi hombre es Koun.
 Estuve parada en la playa de Tjawokil.
 Grité.
 Dejé de gritar.
 Mi mandíbula estaba cansada.
 Las velas del lugar al que son arrastradas tierra adentro
                                            habían desaparecido.
 Mi hombre es Kamau.



 Pueblo no identificado    (Islas Duque de York)

 CANTO DE UNA MUJER EN UNA FIESTA DE BODA

 Él la agarra:
 "¡Un arcoiris!"
 Ellos cantan
 uin ueu.
 Ella dice: "¡Mirá!
 Una nueva franja
 en el arcoiris."
 Con sus más hermosos ornamentos
 sobre sus cuerpos
 se bañan en el mar.
 Ella lo muerde.



 Los BUIN   (Islas Salomón)

 CANTO DE UN HOMBRE

 Seguí tu rastro con rabia en mi corazón.
 Cuando te conviertas en viuda,
 Te llevaré a mi casa-
 Yo todavía era pequeño.
 Cuando me hiciste ir a ver a tu marido Tocón-de-Árbol.-
Seguí tu rastro con rabia en mi corazón.
 Cuando tu marido muerto se bañe en el mar del otro mundo
 Quiero poner una hoja del fleco de tu pollera en mi bra-
                                                                                 zalete.-
 Tu marido es petiso,
 Decile esto: "Llegarás a conocer la lanza.
 Él ya la tiene en la mano para eso."



 LOS KANAKA   (Nueva Caledonia)

 CANCIÓN DE CUNA PARA UN NIÑO CUYA MADRE
SE HA IDO A RECOGER COMIDA

 ¿Por qué esas lágrimas?
 ¿Por qué esas lágrimas
 Y estos sollozos
 Y estos lamentos

 Por qué estás llorando en tu cesto
 Sobre tu almohada
 Tu cesto de lianas dobladas
 Tu almohada enrollada?

 ¡Salgamos!
 Estás llorando para que salgamos
 Para que deslicemos abierta la puerta
 Para atravesar la máscara
 Sostenida por un poste
 Para ir al suelo sagrado
 Y el sendero

 ¡Arriba! ¡Vamos!
 ¡Levantate!
 Escuchá

 Escuchá al árbol
 Que está cantando ¡u-u-h! ¡u-u-h!
 Escuchá al agua de ahí
 El agua en el desfiladero
 Escuchá al bosque ahí arriba
 Y a los árboles melaleuca allá abajo
 El surco que traza el viento
 Llevándolos para acá y para allá
 Mezclándolos entre sí.



 LOS FUYUGHÉ    (Sufalan, Papúa)

 CANTO DE LA VEJEZ Y LA CABEZA BLANCA

 La cigarra del bosque
 Ghélélé ha cantado.
 Una nube sobre el Monte Glumé,
 Una nube ha cubierto su cabeza.

 Ah, mis hijos e hijas,
 Bajen y vean
 La sombra sobre nuestra tierra
 Esta sombra que desciende...

 ¿Podré volver a escalar alguna vez?
 Estoy demasiado viejo, y gastado,
 Mi cuerpo demasiado débil,
 Demasiado débil se ha vuelto.

 La cigarra del bosque
 Ghélélé ha cantado.


 [ Ghélélé es una cigarra de Papúa, de gran tamaño, que can-
ta al atardecer.]



 LOS DOBUAN   (Islas D'Entrecateaux)

 ENSALMO ANTE LAS PRIMERAS VIDES
TRENZANTES



 ¡El kapali! ¡El kapali
 trenzándose alrededor!
 ¡Se ríe con alegría!
 Yo con mis hojas
 mi tallo largo en el punto del brote
 mi tallo corto en la hoja.
 Kapali, kapali
 trenzándose alrededor
 se ríe con alegría.
 Ojalá que mi jardín se oscureciera con el follaje
 yo con mis hojas.
 Kapali, kapali
 trenzándose alrededor
 se ríe con alegría.

 [Kapali es una especie de araña. "La sugerencia", dice R.
F. Fortune, "es que estas viñas trabajan hacia arriba y alre-
dedor de los palos (tutores) como un kapali tejiendo su 
red."]



 LOS FIJIANOS    (Islas Fiji)

 ACERCA DE LA PESTILENCIA QUE ATACÓ A
LOS FIJIANOS LUEGO DE SU PRIMER CONTACTO
CON LOS BLANCOS (Ca. 1791)

 La gran enfermedad se sienta en lo alto,
 Sus voces suenan roncas,
 Caen y yacen indefensos y lastimosos.
 Nuestro dios Ndengei es avergonzado,
 Nuestras propias enfermedades quedaron de lado,
 La cuerda de estrangular es una cosa noble.
 Ellos caen boca abajo; caen con la savia todavía adentro...
 Un letargo ha caído sobre los caciques,
 ¡Qué terrible es esta enfermedad!
 No vivimos, no morimos,
 Nuestros cuerpos duelen; nuestras cabezas duelen,
 Muchos mueren, unos pocos siguen viviendo.
 La cuerda de estrangular trae la muerte a muchos,
 El malo alrededor de sus vientres se pudre,
 Nuestras mujeres gimen en su desesperación,
 Su likku anudado a su alrededor no lo pierden,
 ¡Atención al chirriar de las cuerdas de estrangular!,
 Los espíritus se alejan fluyendo como agua que corre,
 ra tau e.

 [La cuerda de estrangular: "una alusión a la costumbre de
estrangular a los enfermos" B. Thomson)


 LOS MBOWAMB     (Región de Monte Hagen, Nueva 
                                                                  Guinea)

 CANTO DE AMOR

 elelo elelo eleo le-e pajo wapajo we wapajo lole

 ¿Adónde puede haber ido Ken de Pokatl?
 ¡Me siento en la orilla del Río Klomant y la llamo!
 Sólo quiero escuchar su voz, entonces me iré.



Pueblo no identificado  (Nueva Guinea)

 Hoy está seco
 Mañana nublado
 Ayer una tonada:
 Todos van y vienen.
 Tapura es eterna.

 La fruta madura y se pudre.
 El Pitpit florece y se seca,
 El hombre llega hoy 
 Se va mañana:
 Tapura es eterna.

 Sol y tierra confieren,
 Día y noche confieren,
 El sol apura el día,
 El día apura la noche.
 Tapura es eterna.

 Sol, tierra, día, noche,
 Todos le tuercen el brazo al hombre,
 Todos lo apuran.
 El hombre llega hoy
 Y se ha ido mañana:
 Tapura es eterna.

 [Tapura es la primavera; Pitpit es una caña comestible, con-
siderada una exquisitez.]

 Según refiere Jerome Rothenberg en Technicians of the Sa-
cred: A Range of Poems from Africa, America, Asia & Ocea-
cia, los habitantes de las Islas Trobriand, en Nueva Guinea,
creen que la mente, nanola, por cuyo término le inteligencia,
el poder de discriminación, la capacidad para aprender las 
fórmulas mágicas, y todas las formas de habilidad no-manual
son descritas tanto como las cualidades morales, residiendo
en algún lugar de la laringe... La memoria, sin embargo, el
depósito de las fórmulas y de las tradiciones aprendidas de
memoria, residen más hondo, en la panza... La fuerza de la
magia, cristalizada en las fórmulas mágicas, es transportada
por los hombres de la generación actual en sus cuerpos... La
fuerza de la magia no reside en las cosas; reside dentro del
hombre y sólo puede escapar a través de su voz.



 Esta es seguramente una colección demasiado reducida,
dada la riqueza excepcional de la literatura oral de esta
región del mundo. La vastísima zona que comprende Aus-
tralia, Papúa/Nueva Guinea, Nueva Zelanda y las islas del
Pacífico comparte una serie de características, pero a su 
vez presenta una enorme diversidad. En esta región del
mundo se habla un tercio de las lenguas existentes (más de
2000 idiomas diferentes). Los habitantes de las islas que
constituyen la Melanesia hablan idiomas que, salvo algunas
excepciones, provienen del grupo lingüistico austronésico.
Son pueblos que han ido migrando desde el lugar de origen
de la humanidad (África) y ya existen registros de su presen-
cia en Australia hace 50.000 años. La extraordinaria 
diversidad de idiomas en la Melanesia (tan sólo en Papúa/
Nueva Guinea se hablan más de 800 lenguas bien distintas
entre sí), ha sido paliada por el uso del pidgin melanesio,
que en PNG se conoce como tok pisin, en las Islas Salomón
como pijin y en Vanuatu como bislama



 FUENTES

 Willard R. Trask. The Unwritten Song. Volume I.
The Far North/ Africa/ Indonesia / Melanesia/ Australia.
The Macmillan Company, 1966. Los dos tomos de esta
obra de Trask son sin duda de lo mejor que se ha publica-
do acerca de la poesía de los pueblos originarios. Aparte 
de esta obra, hay que mencionar la de Keith Bosley, dedi-
cada exclusivamente a la poesía asiática, y la del gran 
Jerome Rothenberg, con Technicians of the Sacred, entre
otras obras de singular valor.
 El texto sobre Tapura proviene de Uli Beier. Words of Para-
dise.







domingo, 13 de octubre de 2019

POEMAS DE WOJCIECH BONOWICZ





 Wojciech Bonowicz es un poeta y periodista polaco, naci-
do en enero de 1967 en Oswiecim. Estudió filología polaca
en la Universidad de Jagiellonian. Ha publicado siete libros
de poesía -los que presentamos aquí pertenecen a una colec-
ción titulada Signos [o Señales] polacos-, además de una
muy elogiada biografía de Fr. Józef Tischner (sacerdote y
filósofo polaco que vivió entre 1931 y 2000).
 Vive en Cracovia.

 DE LA ANTOLOGÍA PALATINA

 'Tristes. Aunque llevan mucho tiempo muertos.
 Aquí están tristes. Quieren beber de nuestros labios
 ya que aún disfrutamos de la vida. Es justo
 sacarle a algunos para darle a los siguientes.
 Así es como se comportan los dioses.'


 LIMPIEZA

 El día se sienta en los cuartos
 aún en el baño
 desliza una línea de luz.

 Inclinado sobre una bañera
 sostengo en mis dedos
 mi viejo pelo.


 EL POETA

 El poeta tiene que mirar. El poeta observa
 mira de cerca hasta cuando se da vuelta
 él es un poeta. El poeta no puede
 cerrar los ojos. Adentro
 tiene otro par de ojos pero
 ¿son suficientes? No, no son suficientes.
 La maldición de la poesía, este mirar
 mirar buscando. Mientras otros duermen, el poeta
 no duerme. Se mantiene vigilante.
 Sobre el gran ojo
 que no le pertenece.


 HISTORIA PRIVADA

 'No duele' dice ella en su sueño. Sé que me lo dice
 a mí. Entonces ella regresa al lugar señalado

 por el miedo. Gato y paloma un momento antes
 de la persecución y la huida. Una flor tragada en silencio

 y los dedos escriben en el aire las primeras tres
 letras del día. No duele. 'Dolerá', digo yo.


 ÁRBOLES

 Los muertos caminan entre nosotros. Y
 nos imaginamos que no nos han
 olvidado. Decimos: ah regresan urgidos
 por la añoranza. Y sin embargo caminan entre
 nosotros como entre árboles.


 MI SUEÑO CON RELOJES

 Comíamos relojes de unos tazones de lata.
 Los relojes tenían ojos, como todo en un gulag.
 Cada rajadura nos escrutaba con su ojo helado.
 Los muertos se iban a dormir en surcos y en el lecho
                         de los ríos. Ninguno
 tenía reloj en su muñeca. Esta era nuestra única comida.
 Aparte de eso, el hielo que no se podía mover,
 la pared de hielo, sobre ella mi aliento bamboléandose
               al amanecer.


 CÓMO AYUDAR

 De vez en cuando un poema
 levanta su cabeza.
 Entonces pensás

 cómo ayudarlo a
 retener la radiante mirada
 del desorientado.



 FUENTE

 Modern Poetry in Translation. Third Series. Number
Eighteen. Transitions. Edited by David & Helen Cons-
tantine & Sasha Dugdale. Los poemas de Bonowicz fueron
traducidos del polaco al inglés por Elzbieta Wójcik-Leese.
Gran Bretaña, 2012.