sábado, 18 de agosto de 2012

LOS CANTOS DEL PARAISO: POESIA ORAL DE PAPUA/NUEVA GUINEA



El territorio de Papúa Nueva Guinea está constituído por mon-
tañas cubiertas de selva. Sus habitantes originales llegaron a
esta isla al final del Período Glacial, hace alrededor de 50 mil
años.
La diversidad cultural es enorme: se calcula que habitan la is-
la mayor y las pequeñas unos mil grupos con lenguas diversas.
Estos cantos proceden de un trabajo conjunto de relevamiento
de las antiguas canciones tradicionales de esas diversas etnias.
El resultado fue publicado por Ulli Beier, un notable recopila-
dor de poesía oral de diversas regiones del mundo. Su cono-
cido African Poetry es sólo uno de ellos.
En esta traducción-transcripción, mencionaré la etnia a la
que pertenece cada canto.

Los MEKEO

Cuando sople la temporada húmeda
     La mujer se preocupará.
     Ella estará pensando.
Cuando sople la temporada seca
     La mujer se preocupará.
     Ella estará pensando.

El viento de la temporada húmeda
     soplará y soplará.
El viento de la temporada seca
     soplará y soplará.


Los HULI

Hoy está seco
Mañana nublado
Ayer una tormenta:
Todos vienen y van.
Tapura es eterna.

La fruta madura y se pudre,
El Pitpit florece y se seca,
El hombre llega hoy
Y se ha ido mañana:
Tapura es eterna.

El sol y la tierra conferencian,
El día y la noche conferencian,
El sol apura el día,
El día apura la noche,
Tapura es eterna.

El sol, la tierra, el día, la noche,
Todos tuercen el brazo del hombre,
Todos lo apuran.
El hombre llega hoy
Se ha ido mañana:
Tapura es eterna.


[Tapura: El nombre de la primavera]
[Pitpit: una caña comestible, considerada una delicia.]


Los NAMATANAI

Dos cuervos, dos cuervos
alimentándose de un nido de hormigas.
Dos cuervos dos cuervos.
La lluvia cayendo torrencialmente
no logra apaciguarlas.
Las hormigas pican en vano
la irritación no detiene el pico,
el pico de hambre y de muerte.


Los KIRIWINA

El lugar cambia, el alba rompe
Los pájaros despiertan

Mi pecho está marcado*
los muchachos bien parecidos
miran para otro lado.

La canoa espiritual con jóvenes
pero el camino me lleva lejos.

El viento susurra, la nube oscura sale a mi encuentro
la corriente me arrastra.

[*La muchacha está decorada para los ritos funerarios]


Los LANKAU

Delfines, delfines,
¡danos tu largo aliento
y llevate nuestro corto!


Los WAPE

Canción de guerra

Dame arco, dame flecha,
dame escudo, dame lanza.
El viaje es largo y peligroso,
dame nuez de betel, palo de pimienta y lima.
¡Ven mi perro, ven!
El viaje seco y agotador,
asi que búscame agua.
Tráeme daga y cuchillo
Enciéndeme el fuego mágico
Enciéndeme el fuego de la vida.
Alcánzame la sangre del diablo
envuelta en una hoja mágica
alcánzame el hueso del diablo
envuelto en una hoja mágica.
Ahora dame poder.
Alcánzamelos por detrás de tu espalda
que tus ojos no vean -
menos aún que sobrevivan mis enemigos.
Debo partir antes del amanecer
la luz del día debilitaría mis encantamientos.
Parientes ancestros y amigos
Ustedes que han partido antes que yo
Estén cerca mío estén a mi lado.


Los DAQUA

Canción de amor de Talamau

Él está sentado batiendo los tambores;
¿qué es lo que hace realmente?
¡Está rompiéndome el corazón,
a mí, Talamau!

Pídanle una respuesta,
¿qué es lo que hace realmente?
¡Díganle que estoy viniendo
para siempre!


Los RORO

Canto de amor

Hermosa muchacha
una vez vos y yo...
ahora estoy triste
solo en mi casa oo-oo-oo

El viento sopla
vos pensás en mí
yo escucho tu canto
en mi casa oo-oo-oo

El viento sopla
vos pensás en mí
tu mensaje entró
en mi casa oo-oo-oo


Los WAHGI Meridionales

Canto de amor

Anhelo verte, mi corazón duele
Estoy yendo hacía vos, pero las nubes te esconden.
Estoy chocando, estrellándome en la tormenta,
                                                 [como un gato ciego.
Estoy viniendo, pero no llegaré pronto.
Espera pacientemente, espera pacientemente en tu casa
Que será nuestra casa algún día.



Fuente

Words of Paradise. Poetry of Papua. Edited by Ulli Beier.
postface by Jerome Rothenberg. Unicorn Press, 1973.

Ilustración: Henri Rousseau: Les Flamants, 1907.

No hay comentarios: