sábado, 14 de julio de 2018

EL LEGADO DEL ESCRITOR INVISIBLE: LOS CUADERNOS

 Ninguna palabra agregada.
 Ninguna explicación, señalamiento, excusa.
 "Sólo he tejido pasado", como pudo haber dicho: "solo,
he tejido pasado".
La vuelta de página al olvido.
Si había algo que escribir, lo escrito.
Son objetos, desde luego.
Sin cuerpo no hay sensaciones.
Sin objetos, no hay escritura.
O no había. Antes. En el viejo tiempo de los cuadernos.
Hoy también es tiempo viejo para el que escribe.

Lo que se desplaza entre esos objetos.
Quienes están ahí, fantasmas de lo vivo.
La forma en que leyó.
La forma en que escribió.
La letra.
Las impresiones, las intenciones, lo intenso.

Como si, sentado en el jardín, dejase pasar el tiempo.
Lo que hizo es lo ya hecho.
'Y si algo faltase hacer, que lo haga o deshaga el viento.'