miércoles, 7 de marzo de 2012

MALASIA, 2° PARTE: FIGURAS MALAYAS





Creo que fue una idea de W.S. Merwin la de denominar
"figuras" a las formas abreviadas del proverbio, el dicho,
el aforismo y las cancioncillas. Sugiere que estas formas
pueden muy bien anidar poesía en su interior, sin por ello
atreverse a definir a la poesía, por considerar que ese inten-
to conduce a arenas movedizas.
Como creo que estas figuras son realmente bellas y logra-
das, más que las otras formas que incluye Merwin, las co-
reanas, chinas, japonesas y filipinas - en "East Window",
un libro dedicado a la poesía asiática, haciendo el autor la aclaración, por dos veces, de que él no domina
ninguna lengua de ese continente-, las presento como un
buen complemento de los poemas malayos recientemente publicados.


Si sabes una canción
cántala

                                Los estrechos son como un nuevo país
                                no hay nada en mis ojos
                                tengo un agujero en el corazón

La línea de pesca sale
y sale
pero uno de los extremos
está en mi mano

                                             A menos que ella sea la chica
                                             navega hasta la muerte
                                             como una barca vacía

Algunas ardillas saltan más alto
que otras
pero tarde o temprano tienen
que bajar

                                              Todo muy correcto
                                              pero tú hablas del amor
                                              demasiado fácil

Los helechos se inclinan sobre el agua
más allá jóvenes garzas están volando
me quedo sentado desvalido y añorante

                                          Por todas partes han caído joyas
                                          el amor es el rocío
                                          al amanecer

He sobrevivido siete días
en el desierto
sin agua ni comida
pero un día sin tí y queda
poco de mí




                                     Uñas teñidas con henna
                                      fragancia de agua de rosas derramadas
                                      tú eras mi enfermedad y tú
                                      eres mi cura

Lento salpicar y salpicar
me despierta
y me aferro a la almohada mojada

                                         Porqué fingís prender
                                         la vacía linterna
                                         porqué finges
                                         que hay una llama en tí

Pensé que mi alma estaba muerta
y tú descubriste que era una caja de albahaca dulce

                                          Pequeñas luces en el huerto
                                          y ella tiene pendientes de cristal
                                          y yo estoy a un paso de la muerte
                                          porque me ha mirado



Veo viento a lo lejos en las banderas
mi corazón no tiene calma
enfermo de esperar

                                          Ah flor de los templos
                                          brotando de la boca de un dragón

Algunas usan pulseras en las muñecas
yo las uso en los tobillos
y tomo mi propio camino en el amor

                                            El amanecer con nubes volando
                                            y una estrella
                                            como una cuchilla en las colinas
                                            si pudiese encontrarla a ella
                                            no vería nada más

Tú sabías cómo era yo
cuando empezaste

                                         Rememos hasta el fuerte encostrado
                                         de caracoles
                                         aún los monjes pecan
                                         a pesar de su aprendizaje
                                         y qué sabemos nosotros

Ni el arroz ni la bondad
producirán una cosecha acá

                                          Partiendo  para la isla
                                          olvida todas tus ropas
                                          pero no a mí



Las aguas encrespadas ahogan a los ansarinos
el dinero quita los modales
la pobreza quita la razón     

                               La luz de la luna cae sobre
                               los apilados frutos
                               siempre hay multitudes en este lugar
                               pero yo estoy solo (sola)

El árbol de lima se inclina sobre el agua quieta
qué dulce es tu voz
cuando estás pensando en otro (otra)                 



                                     

                                          

No hay comentarios: