jueves, 22 de marzo de 2012

POEMAS DE WANG WEI



Sin duda, Wang Wei (701-762) es uno de los grandes poetas.
Y un caso probablemente único en la historia de la literatura:
le tocó en suerte ser casi exactamente contemporáneo de otros
dos grandes poetas, Li Bai (más conocido como Li Po, 701-
761) y Du Fu (o Tu Fu, 712-770). Todos ellos vivieron duran-
te la famosa Dinastía Tang: un inmenso Imperio, dirigido des-
de la capital por el Emperador Ming Huang, cuyo reinado co-
menzara en 717 y se extendiera a lo largo de casi toda la vida
de estos tres grandes maestros. Los tentáculos del poder
central se extendían en la forma de múltiples niveles de
funcionarios oficiales -la mayoría de los poetas han estado  relacionados de una manera u otra con esta poderosa estruc-
tura- que a su vez estaba entretejida con un alto nivel cultural,
una verdadera elite literaria, que a través de exámenes y con-
cursos rigurosos y competitivos, estimulaban la creación poéti-
ca, musical y pictórica a lo ancho del imperio.

Wang Wei nació en Shansi, de una familia respetable (su pa-
dre era una de esos empleados oficiales del gobierno) en 701.
A los 16 años llegó a la capital, acompañado por su hermano
Chin, que era un año menor.
Al completar sus estudios y graduarse como chin-shih a la
edad de 23 años, es nombrado Secretario Asistente de Música.
Pero poco después se lo destina a un puesto menor en la pro-
vincia, en este caso en Shantung. Es cerca de ahí que Wang
Wei compra su famosa propiedad sobre el río Wang, al final
de una gran cadena montañosa, a la que ha dedicado numero-
sos poemas (algo más de 400 es la suma total de su produc-
ción sobreviviente en nuestros días). Vivió allí en diversos
períodos de su vida, yéndose y regresando.
Cuando tenía poco más de 30 años, muere su esposa, una
gran tragedia en su vida, de la que nunca se repuso del todo.
No tenían hijos. Wei no volvió a casarse.
En 737 realizó un viaje encomendado por el gobierno, a la
frontera noroeste, que duró de 2 a 3 años, una región salvaje,
experiencia que produjo también una buena cantidad de poe-
mas, los más visuales de su obra.
En 750 murió su madre, lo cual representó una nueva trage-
dia en su vida, ya que había vivido con él hasta entonces, y a
quien amaba profundamente. Compartía con ella sus creencias
budistas.
En 755 una rebelión terminó con la larga paz del período Tang
de casi 150 años de duración.
Wang Wei fue capturado por los rebeldes y cuando el Imperio
reganó el poder, el poeta fue acusado de traidor y escapó ape-
nas de una ejecución. Recuperó posiciones y, de hecho, obtuvo
su más alto cargo como vice-ministro dos años antes de morir.

Los poemas de Wei fueron reunidos por orden Imperial, luego
de su muerte, por Wang Chin, por entonces primer ministro.
Éste dijo que su hermano había compuesto cientos y miles de
poemas, pero que los problemas de la época los habían disper-
sado y que sólo uno de cada diez había sobrevivido.

La forma poética usada por el maestro chino, era el shih.
El shih consiste de series de líneas de 5 o de 7 sílabas, de los
cuales los números pares, riman.
En los tiempos de Wang Wei, existían dos formas de shih:
'el verso antiguo' y 'el verso moderno', también conocido como
verso 'regulado'. El moderno estaba sujeto a reglas más riguro-
sas que el anterior. Por ejemplo, incuía una sola rima a lo largo
del poema, que llegaba a tener 8 líneas. Otra exigencia era que
el segundo verso debía conservar un tono recíproco al primero,
etc.


LOS POEMAS


POEMAS DEL RIO WANG

EL HUECO DEL MURO MENG
Nuevo hogar este Muro Meng
Viejos árboles -algunos sauces murientes aún-
¿Y quién vivirá aquí en el futuro
Para aflijirse en vano por aquel que le precediera aquí?

COLINA HUATZU
Pájaros volándose hacia espacios interminables
Colinas alineadas todos los colores del otoño otra vez.
Subo hasta la Colina Huatzu y vuelvo a descender-
¿Será que mi tristeza jamás se terminará?

PARQUE DE LAS MAGNOLIAS
Colinas otoñales tomando lo último de la luz
Pájaros volando, el macho siguiendo a la hembra
Brillantes verdes aquí y allá distintos
Las nieblas del atardecer no tienen lugar de descanso.

CASA DE MADERA DE DAMASCOS
Damascos rectos y ásperos cortados para hacer los tirantes
Fragantes juncos tejidos para hacer el techo
Tal vez las nubes se forman en estas vigas
Y van y hacen la lluvia entre los hombres.

COLINA DE BAMBU
Altos bambúes reflejados en las serpeantes aguas
Así el ondulante río vira azul y verde
Somos invisibles en la huella de la Montaña Shang-
Algo que ningún leñador entendería.

RIBERA DE LOS CORNEJOS
La fruta se está formando roja y aún verde
Y es como si las flores estuviesen abriéndose de nuevo
Si yo detuviese a un visitante en estas colinas
Podría ofrecerle esta copa de cornejo*.

(*Cornejo: arbusto muy ramoso de 3-4 mts de altura, de cor-
teza roja en invierno, flores blancas en cima y por fruto dru-
pas redondas, carnosas y de color negro con pintas encarna-
das. Real Academia.)

PARQUE DE LOS VENADOS
Colinas vacías, nadie a la vista
Solamente ecos de voces humanas-
Con la luz regresando al bosque profundo
La cima del musgo verde se enciende de nuevo.

COLINA SUR
Mi barca iluminada puede llegar a Colina Sur
Colina norte es difícil, al agua ancha
Sobre la otra orilla podemos hacer nuestras casas
Lejos lejos, personas que no podemos reconocer.

BAJÍOS DE PIEDRAS BLANCAS
En los claros Bajíos de Piedras Blancas
Varas verdes casi al alcance de la mano
La gente a ambos lados del río
Lava aquí su seda bajo la brillante luna.

CASA DEL BOSQUECILLO DE BAMBÚ
Sentado solo en los oscuros bosques de bambúes
Toco mi laúd y canto y canto
Hondo en los bosques donde nadie sabe que estoy
Pero la clarísima luna viene y brilla sobre mí.

LADERA DE LAS MAGNOLIAS
Flores de loto en la punta de las ramas
Envían bermellón a través de las colinas
-La casa del valle vacía, no queda nadie allí-
Por todas partes por todas partes florecen y caen.

[Toda esta serie de poemas pertenecen al Pergamino del
Río Wang y constituyen el trabajo más conocido y caracte-
rístico de Wang Wei. La casa que compró le había pertene-
cido a un distinguido poeta, llamado Sun Chih-wen, quien
murió en 712 y a quien puede que aluda el primer poema,
aunque dejando abierta la posibilidad de que la persona en
cuestión sea el mismo Wang Wei.
Por cierto que las flores de loto que aparecen en el último
poema de esta serie, representan además del efecto vívido
de las flores, una ilustración de la imposibilidad, ya que los
lotos no crecen en las ramas de los árboles.]


OTROS POEMAS

LA DAMA XI
Ningún favor real actual podría borrar
La memoria del amor que ella alguna vez conociera.
La visión de una flor llenó sus ojos de lágrimas.
No le habló una sola palabra al Rey de Chu.

[Se refiere que en 680 a.C. el gobernante del estado de Chu
destronó al de Xi y tomó su reina, quien, en un gesto de leal-
tad hacia su ex marido, y a pesar de darle hijos al segundo,
nunca le dirigió a éste la palabra.
Una flor es un conocido símbolo de un amante.]

LAMENTO POR HAO-JAN
Nunca volveré a ver a mi viejo amigo.
Día tras día las aguas del Han fluyen hacia el este.
Aún si preguntara por el anciano, las colinas
Y los ríos parecerían estar vacíos en Caizhou.

[Men Hao-jan fue un distinguido poeta, unos 10 años mayor
que Wang, que murió en 740. Se dice que Wang Wei escri-
bió este lamento en su camino a China del Sur en una misión
oficial. El trabajo de ambos poetas tenía mucho en común, y
sus nombres se asocian a menudo.
Caizhou: lugar natal de Meng, una isla en el río Han.
"Los chinos, para decir "paisaje", dicen "chanchouei": Mon-
tañas y Aguas". Víctor Segalen. Viaje al País de lo Real.]

EL SENDERO DE LA MONTAÑA
Guijarros blancos en el lecho del río,
Hojas enrojeciendo en el frío otoñal-
Aún sin que haya una sola gota de lluvia en el sendero
De la montaña, la ropa se humedece en ese aire tan verde.

UN ADIOS
Nuestra despedida en estas colinas ha terminado
El sol se pone y yo cierro mi puerta
La primavera será verde otra vez el año que viene-
¿Volverá también mi buen amigo?

[Basado en el Chao Yin Shih o "Apercibimientos para un
Caballero que se convirtió en un recluso", con una referen-
cia particular a los siguientes versos en la traducción de
Hawkes:
Un príncipe anduvo vagando
Y no regresó
En primavera el pasto crece
Fresco y verde.]

DE CARA A LA ALTA TORRE DE GUARDIA
UNA DESPEDIDA AL COMISIONADO LI
Nos separamos y veo desde la torre
La llanura del río toda oscurecida
El sol descendido y los pájaros volando a casa
El viajero está en camino.


TRES POEMAS
Vivo al lado del río en el puerto Meng
Mi puerta da hacia la boca del puerto Meng
Naves provenientes del sur siempre están arribando-
¿Hay alguna carta para mí?

*
Recién has llegado de mi aldea
Debes tener noticias de mi aldea-
El ciruelo de invierno afuera de su ventana-
Dime, ¿había florecido cuando partiste?

*
Veo que el ciruelo de invierno ha brotado
Y escucho a los pájaros cantando nuevamente
Estoy enfermo de corazón de ver las hierbas primaverales
Y me aterra que puedan crecer hasta mi puerta.

[El primero y el tercero de estos poemas deben leerse como
las quejas de mujeres cuyos maridos están lejos por cuestio-
nes oficiales. El segundo representa los pensamientos de tal
marido.
El ciruelo de invierno seguramente tiene un significado sim-
bólico, pero ignoro cuál.]



Fuentes
1. G.W. Robinson. Wang Wei: Poems. Penguin Books, 1973.
2. Vikram Seth. Three Chinese Poets. HarperPerennial, 1993.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

HE QUEDADO GRATAMENTE SORPRENDIDO,POR LA BUENA EXPOSICIÓN Y LOS POEMAS QUE LA ACOMPAÑAN, SALUDOS

Robert Rivas dijo...

Muchas gracias.

Rocio De la Rosa dijo...

Esta excelente llegue a buscar a Wang Wei por un libro de cuentos de Colima México que alega que Wang Wei había llegado a Colima y conocido a un rey Ix de acá... gracias nuevamente

Robert Rivas dijo...

Muchas gracias.

Fannito dijo...

No me concuerda esta fecha que aparece en el articulo: "... un inmenso Imperio, dirigido des-
de la capital por el Emperador Ming Huang, cuyo reinado co-
menzara en 917 y se extendiera a lo largo de casi toda la vida
de estos tres grandes maestros". ya que los poetas segun los datos que he visto nacieron en el 701, 712 y no recuerdo el otro. Favor rectificar si es 717 en lugar de 917, lo que parece logico. Gracias.

Robert Rivas dijo...

Sí, es así. Lo corrijo (errata de 'imprenta'. Gracias.