domingo, 5 de junio de 2011

POEMAS-CANCIONES DE LOS MONGOLES

La suma de los diversos pueblos mongoles (Bargutos, Ta-
saidam, Buriatos, Chaharos, Jalka, Tunguses, Manchúes,
Hazara) se subió a los incansables caballos asiáticos en el si-
glo XIII, portando sus yurtas (carpas de fieltro desmontables),
y, reunidos por Temujín, el Genghis Khan, construyeron
para el 1280, el mayor Imperio de la historia.
Atila ya los habia precedido, 800 años antes, asediando a
Occidente y perdonando la invasión de Roma debido a una
misteriosa entrevista con el Papa -León I-, en las afueras de
la ciudad.
No debe de ser ajeno a este insólito hecho, que Atila se for-
mase siendo joven en Florencia, bajo la tutela de un tío llama-
do Rúa.
Las viscicitudes históricas de los mongoles los llevó, en el si-
glo XX a ser el patio trasero de la Unión Soviética, contribu-
yendo al empobrecimiento modernizante que cae sobre los
pueblos tradicionalmente nómades. En la misma situación,
pero por otros canales, se encuentran beduinos y masais.

[Algunas de estas versiones de cantos poéticos (ellos los lla-
marían nada más que "cantos") fueron realizadas por Artu-
ro Carrera, como parte del proyecto que denominamos "Orí-
genes de la Poesía y Poesía de los Orígenes" y que permane-
ce inédito.]


MONGOLES

ELOGIO DEL ARCO Y LA FLECHA

Tomando entre ellos
Un sauce especialmente recto y esbelto,
De los muchos árboles del bosque,
Mensurando dos codos,
Cepillando con la gubia y la garopa,
Alisando con la rasqueta y con la lima,
Han hecho la veloz flecha blanca.

Juzgando como auspiciosas
Las alas del buitre
Que ronda bajo el cielo azul
Que parece tan azul,
Y ondula hacia la tierra,
Lo cortaron y examinaron,
Abrieron las alas por la mitad,
Y con la sagacidad de un hombre hábil,
Tomaron la pluma más larga.
Cazaron y lancearon
El boqueante pez
De ojo dorado,
Que atraviesa los Mares exteriores y se sumerge,
Que agita la superficie del ganges y se sumerge,
Lo pelaron y desollaron,
Lo hirvieron y derritieron,
Hicieron pegamento moteado,
Y pegaron las plumas.

Forraron el arco en su interior con cuerno
Extraído de una calavera,
En el reverso, tendones extraídos de un hueco de la rodilla.
Cortaron y desollaron
El cuero de un toro,
Lo curtieron y sobaron,
Lo torcieron y lo tendieron, e hicieron una cuerda de arco,
Y dijeron: Que un hombre excelente,
Diestro en disparar,
Benévolo en hacer amigos,
Heroico en la guerra,
Afable en generosidad,
Heroico en la lucha cuerpo a cuerpo,
Tire hasta que se curve.

Y se ganó el nombre de Arco Amarillo.


MONGOLIA RUSA. LA ETNIA BURIATA

CANTO AL ARRIBO DE LOS INVITADOS
Y LA NOVIA A LA PUERTA DEL DESPOSADO

¡Los pichones de golondrina están contentos con el pasto del
                                                                                     fangal;
los hijos del padre Buriata están contentos con esta gente feliz!
Un milano cautivo estaría contento con hierbas de las montañas;
¡el novio buenmozo está contento con su novia!

Nuestro bien alimentado perro no ladrará; nuestros respetados
invitados no se enojarán por bromas.

Nuestro potrillo bayo no se alejará mucho de su trotante madre;
¡nuestro tontuelo hijo no huirá de la madre de su novia!


MONGOLIA

LAS CAMPANILLAS DE LA CARAVANA

Cuando las llamas del atardecer doran mi cabeza, pienso en ti.
Cuando las nieves eternas pasan al púrpura y al amarillo oro,
                                                                                pienso en ti.
Cuando la primera estrella vuelve a llamar al pastor,
Cuando la lluvia lívida enrojece, pienso en ti.
Cuando ya no hay nada, pienso en ti.


MONGOLIA. LOS YAKOTA (versión de A.C.)

EL JOVEN CABALLERO BLANCO

La tentación

Arrojaremos nuestras monturas
muy fuerte, muy rápido.
Haz una capa más muelle
para tu dueña, tu dama.
Esta noche pienso visitar a mi dueña
y tomarla, la muy diáfana,
la más transparente...

Oh tú, yo espero en ti
para ayudarme y protegerme.
¿Me oyes? Partamos...

Entonces él se encolerizó,
pues era grande su amargura.
La sangre irrigó sus mejillas
y la sangre de su nariz
se puso a echar humo de calor.
Su pensamiento orgulloso
voló de su nuca.
Su pensamiento arrogante pasó
como una nube azul.
Se puso a hablar
en su cólera y amargura,
fue como un golpe de fusil.
Palabras insultantes.
Veneno de su boca.
Negrura de sus labios
sobre un cuerpo de nada.
El más vil de los comedores de hombres,
el más desbocado de los demonios.
Un demonio del más bajo infierno.


MONGOLIA RUSA. LOS BURIATA (versión A.C.)

CANTO EN HONOR DE LOS HERREROS

Oh vosotros, los nueve herreros blancos de Boshintoj,
que detenéis la chispa que vuela,
los resonantes, retumbantes útiles,
el firme yunque de acero
y la lima que rechina-
¡Vosotros, llegados a este bajo mundo,
con un molde de plata sobre el pecho,
las tenazas en la mano izquierda!
Potente es la  magia de la fragua,
admirables las maravillas
de vuestros potentes fuelles-
¡Oh vosotros, los nueve herreros blancos de Boshintoj
sobre vuestros nueve caballos blancos,
la chispa de vuestra llama es soberana!

MONGOLIA  (Versión A.C.)

LOS GANSOS SALVAJES

De una laguna del norte partiremos nueve.
De los nueve viajeros yo soy el último.
Noble Natsiné, ten piedad de mí.

Mi país está lejos y los vientos son contrarios.
Solo, he arrastrado las pesadas alas.
Noble Nastiné, ten piedad de mí.

Los primeros están en los nidos, los otros en un alto.
El invierno se acerca, el cielo se encapota,
Noble Nastiné, ten piedad de mí.

El cielo se encapota, las nevadas se aproximan.
Escucho el llamado de mis hermanos en la bruma,

Noble nastiné, ten piedad de mí.

El cielo está gris, los vientos se alzan.
Escucho a mis hermanos que se alejan en la bruma.
Noble Nastiné, ten piedad de mí.


MONGOLIA

CANTO

Tengo la sombra de densos abetos
Al pie de altos bosques.
¡verano de las distantes llanuras,
regresa a nosotros un día!

Tengo la sombra de perfumados pinos
Al pie de picos silenciosos,
¡Sol de las distantes llanuras,
regresa a nosotros un día!

Tengo la sombra de álamos plateados
Junto a transparentes arroyos.
¡Limo y pasto de las distantes llanuras,
regresen un día a nosotros!









2 comentarios:

Seanna dijo...

Te debo otra vez la vida... Este blog es maravilloso. Justo cuando empiezo a tomar interés en la poesía mongola, hize una búsqueda rápida y ¡zas! Ahí estabas.

Robert Rivas dijo...

¡Gracias, Seanna!
Nada menos que una vida salvada
2 veces.