sábado, 7 de enero de 2017

LA CONTESTACION DE LAS CORTESANAS, DE SHAZEA QURAISHI



                               

No hace mucho tiempo, Manomohan Ghosh tradujo del sáns-
crito las cuatro obras de teatro monologadas llamadas Catur-
bbani, escritas alrededor del 300 A.C., que se refiere a la vida 
de las cortesanas en la India.
 Shazea Quraishi es una escritora y traductora de origen pa-
quistaní que ha vivido en Canadá y en Madrid, antes de ins-
talarse en Londres. 
 En las piezas originales, un narrador camina a través de las
habitaciones de las cortesanas, comentando cosas acerca de
las mujeres que va encontrando. A Quraishi esta escena le
sugirió la idea de darle voz a esas mujeres, en el estilo de
"no, no fue de esa manera, fue de esta otra."
 Parte de estos poemas se inspiró, por lo tanto, en la estupen-
da prosa de M. Ghosh, pero los dos primeros textos surgieron
de la lectura del Caturbbani mismo.


 LAS SESENTA Y CUATRO ARTES

 Y así, una cortesana de amable disposición,
 hermosa y en todo sentido atractiva,
 maestra de sesenta y cuatro artes que incluyen
 la música, la danza, la actuación, el canto,
 la composición de poesía,
 arreglos florales y confección de guirnaldas,
 la preparación de perfumes y cosméticos,
 confección de vestidos y bordado,
 prestidigitación y destreza manual,
 lógica, cocina, hechicería,
 esgrima con espada y vara, arquería,
 gimnasia, carpintería,
 arquitectura, química
 y minerología,
 la composición de acertijos,
 trabalenguas y otras adivinanzas,
 jardinería, escribir en código,
 lenguas, hacer flores artificiales
 y modelar la arcilla,
 entrenar gallos de riña, perdices
 y carneros, y enseñar a hablar a loros y estorninos...
 tal cortesana debería ser honrada por el Rey, alabada
 por los doctos, y todos buscarán sus favores
 y la tratarán con consideración.


 LOS DÍAS DE CHANDRAGUPTA MAURYA

 se dividieron en dieciseis horas 
 de noventa minutos cada una.

 En la primera,
 él se presentó
 y se preparó meditando;
 en la segunda
 él estudió los informes de sus agentes
 y formuló instrucciones secretas;
 en la tercera, 
 él se reunió con sus consejeros;
 en la cuarta,
 él atendió las finanzas del estado y la defensa nacional;
 en la quinta,
 él escuchó las peticiones y juicios de sus súbditos
 y en la sexta,
 se bañó y cenó y leyó literatura religiosa.
 Recibió impuestos y tributos
 e hizo citas oficiales en la hora séptima.
 En la octava, 
 él volvió a reunirse con su consejo y escuchó
 los informes de sus espías y cortesanas.
 La novena hora fue consagrada a la relajación
 y a la oración,
 mientras que la décima y la undécima hora fueron dedicadas
 a asuntos militares
 y la duodécima a informes secretos.
 En la décimotercera hora,
 el Rey consintió en un baño nocturno y una comida,
 y durante las siguientes tres horas él durmió
 -pero nunca dos veces en la misma cama.


 [Chandragupta Maurya gobernó durante 24 años. Gastado
por las constantes revueltas y las tensiones y cargas de un
gobernante, además del temor a ser asesinado, abdicó del 
trono para convertirse en un monje jainista hasta que ayunó
hasta morir.]


 TAMBULASENA

 Al principio
 todo mi cuerpo esta cubierto de piel
 dura como piedra. Entonces él vino

 y su boca era un río
 corriendo sobre mí, fresco y veloz
 con pequeños peces plateados.

 Noche tras noche
 me dio forma
 y me ablandó

 hasta
 mis huesos
 de terciopelo.

 *

 Ahora, me baño mientras él mira,
 siento sus ojos,
 luciérnagas sobre mi piel.

 Me inclino, 
 mi pelo, una cortina de agua
 entre nosotros.

 Lo dejo secarme,
 sus movimientos suaves al inicio, luego enérgicos,
 como un paño lustrando una lámpara.

 El agua chorrea
 por mi espalda. Él toma la soga
 de mi pelo y trepa.


 SONDASI

 Cuando él se para delante mío
 yo sonrío lento como la miel,

 le ofrezco
 mis pechos espolvoreados de polen.
 Presiono mi nariz sobre su piel,
 huelo Varunika en él.
           Espera

 la palabra una caricia,
 lo desvisto
 -es la primera vez que hago esto.

 **

 Al día siguiente regresa
 y ella no está con él.

 Lo siento en la silla verde, bajita,
 me muevo en su regazo
 pongo mi boca en su oído:
       Dime lo que haces con ella

 Me dice 
 y yo le muestro
 la llama encendida en mi interior.

 **

 Varunika,
 reina de los bosques.

 Las marcas de sus dientes en sus labios
       las marcas de sus uñas en su espalda,
              su nota de amor para mí.

 **

 La flor rosa oscuro que cayó
 de su pelo mientras ella pasaba
 -la guardo cuidadosamente en mi mano: cinco pétalos,
 uno regado con pequeñas, oscuras marcas,
          ¿Hay marcas en el cuerpo de ella?

 Abriéndola, rompí el terciopelo
 interior, once estambres se alzan
 sus protuberancias tocadas de polen
 sobre la punta de mi lengua.

 Los pétalos penden
 bajo el calor de mi mirada,
 sus bordes arrugándose suavemente.


 RADIKA

 Regresa
 a mí, amado,
 y llévame en tu regazo.

 Toma mi cara
 entre tus manos,
 desátame la trenza, dura

 como cuerno de búfalo
 y atraviesa mi pelo
 con tus dedos.

 Desata mi cinturón, abre
 la tela de seda
 que cubre mi cintura,

 Deja que mis aceitados miembros, mi
 perfumada piel
 te envuelvan

 como la rosa
 se traga
 a la abeja.


 FUENTE

Modern Poetry in Translation. Third Series- Number Twelve.
Freed Speech. London, 2009.

No hay comentarios: