sábado, 15 de septiembre de 2012

LAS AMANTES DE DIOS (4): LOS POEMAS DE MIRABAI



Mirabai nació en el pueblito de Merta, próximo a Ajmer,
a más de 300 kms de Nueva Delhi, en la región conocida
como el Rajastán. Hay coincidencia en fijar su fecha de
nacimiento en 1498 y disidencias en torno a la fecha de
su muerte, entre 1550 y 1573.
Se dice que nació princesa y que en 1516 se casó con Bhoj
Raj, el príncipe de Mewar. Cinco años después de la boda,
el príncipe, un adorador de la diosa Kali, murió en combate 
y a partir de entonces Mirabai sufrió dos pronunciados cam-
bios en su vida: por una parte abrazó más fuertemente la re-
ligión del dios Krishna, que era la de su clan familiar, y por 
la otra debió sobrevivir a su suegra y cuñado Ratan Singh
(ahora sucesor de su esposo), quienes intrigaban contra ella
-hasta con un par de intentos de asesinato.
Deja su casa y vaga como una mujer santa (sadhu), cantan-
do sus canciones devotas, en la tradición bhakti a su dios.
A pesar de que la mayoría de los devotos a esta religión per-
tenecían a las clases pobres, y Mirabai había recibido una aristocrática educación en sánscrito, en el arte de la arquería,
la danza y la prosodia.
Su dios-amante de piel oscura, es Krishna, a quien ella llama 
Hari, Girdhar, Shyam (el oscuro), y le habla con la voz de Ra-
dha, la amante mítica de Krishna. Después de la muerte de su 
esposo, Krishna se convirtió en su "verdadero marido".

(Krishna, para el hinduísmo, es una encarnación del dios Vish-
nu, un dios-vaquero que arrea a todos los seres hacia el cami-
no del Dharma, es decir, las obligaciones mundanas, las leyes
que mantienen orden y estabilidad tanto en la sociedad como
en el cosmos.)

Comenta acerca de Mirabai John Stratton Hawley: "Quien-
quiera que fuese... disparó la imaginación con su temerario
desafío. En un aspecto ella es reverenciada como la esposa espiritual de Krishna, callada y humilde y autosacrificada a 
su "marido-dios", pero en otro sentido es celebrada como la 
clase de persona que desbarató las complacencias donde-
quiera que iba, particularmente aclarando que la concepción 
que tenía el mundo acerca del lugar de una mujer no siempre 
es un lugar en el que se quiere estar. En estos dos aspectos, y 
siendo la única de su género que se ganara un lugar de honor 
entre los santos bhakti del norte de la India, ella ejerce una 
fascinación que ninguno de sus pares hombres puede igualar".

Los cantos-poemas de Mirabai se siguen cantando en la In-
dia hoy en día. Es la más famosa de los (y las) poetas bhakti.

Su dios, Giridhara, es una manifestación de Krishna, conocido
por el milagro de alzar una montaña.
La apasionada relación de Mirabai con 'el Oscuro' tiene una
parte de unión mística y otra de una fuerte nostalgia de la in-
tensa y ahora extrañada relación. Esta nostalgia es tan po-
tente que en ocasiones se convierte ella misma en el signo
de la presencia del Bienamado.


ES VERDAD QUE FUI AL MERCADO

Mi amiga, fui al mercado y compré al Oscuro.
Tú clamas de noche, yo clamo de día.
En realidad yo batía un tambor todo el tiempo mientras
                                                        [estaba comprándolo.
Dices que he dado mucho; yo digo demasiado poco.
En realidad lo puse en una balanza antes de comprarlo.
Lo que pagué fue mi cuerpo social, mi cuerpo local, mi
                     [cuerpo familiar, y todas mis joyas legadas.
Mirabai dice: El Oscuro es mi esposo ahora.
Debes estar conmigo cuando me acuesto; tú me lo prome-
                                                 [tiste en una vida anterior.


NO TE VAYAS, NO TE VAYAS

No te vayas, no te vayas. Toco tus plantas. Estoy vendida
                                                                                     [a ti.
Nadie sabe dónde encontrar el sendero bhakti, enséñame
                                                                      [dónde debo ir.
Me gustaría que mi cuerpo se convierta en una pila de in-
              [cienso y sándalo y que tú le pongas una antorcha.
Cuando haya caído a cenizas grises, espárceme sobre tus 
                                                                 [hombros y pecho.
Mira dice: Tú alzas las montañas, yo tengo un poco de luz,
                                                [quiero mezclarla con la tuya.


MIS OJOS

Mis ojos están sedientos 
de tí.
Todo el día
miro el camino,
mis ojos dolientes.
El pájaro en la rama
canta,
también doloroso para mí.
La gente habla
y se ríe de mí.
Pero Mira está vendida a Hari.
Ella es su esclava por muchas vidas.


MI AMOR ES MI CASA

Mi amor es mi casa,
miré hacia el camino durante años
pero nunca logré verlo.
Saqué el plato de veneración,
regalé mis joyas.
Después de esto, el envió palabra.
Mi oscuro amante ha venido,
la dicha está sobre mis brazos.
Hari es un océano,
mis ojos lo tocan.
Mira es un océano de dicha,
Lo toma todo en su interior.


DEJAME VERTE

Déjame verte.
Lo repito:
sé amable.
En el mes de Jeth
los pájaros están tristes y sedientos.
En Asarh los pavos reales y los pájaros de la lluvia
ruegan por nubes.
Lluvia en Savan.
Mis amigos celebran el festival de Tij.
Los ríos se desbordan en Bhadon.
Tu distancia me hiere.
En Ashwin
la madreperla bebe de la estrella Swati.
En Kartik la gente venera dioses.
Tú eres mi único dios.
Agahan está frío.
Ven pronto. Cuídame.
En Pausha la escarcha cubre la tierra.
Tú no estás aquí.
La primavera llega en Magh.
Todo el mundo canta.
La gente baila en Phagún.
Los árboles banraj me queman.
Mi deseo crece más fuerte en Chait.
Déjame verte.
En Baishakh, los árboles banraj florecen,
el pájaro koel canta.
Es el mes 
para consultar astrólogos y sacerdotes.
Mira, sola, está desolada.
¿Cuándo habré de verte?
Ella se pasa los días buscando cuervos. 


MI CANTARO SE ESTRELLA

Mi cántaro se estrella contra el suelo.
Estoy anonadada.
Su belleza me enloquece. Padre, madre, hermano
y hermana
todos dicen lindas palabras. Ven a casa,
olvídalo.
Pero el oscuro danzador me habita.
Su amor es luz a través de todo mi cuerpo.
Déjalos decir que estoy perdida.
El secreto. Girdhar sabe.


TORMENTA

Espesas sobre mi cabeza
las nubes del monsón,
un deleite para este afiebrado corazón.
Temporada de lluvias,
temporada de suspiros descontrolados-
¡el Oscuro regresa!
Ah, inflamado corazón,
Ah cielo bordeado de humedad-
la lengua del rayo primero
y luego el trueno,
convulsivas lluvias escupidas
y luego el viento, persiguiendo el calor del verano.
Mira dice: Oscuro,
he esperado-
es hora de llevar mis cantos
a las calles.


BIBLIOGRAFIA

A.J. ALSTON. The Devotional Poems of Mirabai. Motilal
                        Banarsidass, 1998. 

Andrew SCHELLING. For Love of the Dark One: Songs
                        of Mirabai. Hohm Press, 1998.

Robert BLY/ Jane HIRSHFIELD. Ecstatic Poems by Mi-
                        rabai. Beacon Press, 2009.

V.K. SETHI. Mira, the Divine Lover. Radha Soami, 1996.

Tony BARNSTONE. Literatures of Asia. Prentice Hall, 2003.

Daniel HALPERN. Holy Fire. Nine Visionary Poets and the
      Quest for Enlightment. HarperPerennial, 1994.

 


2 comentarios:

M. Yepes dijo...

Exclente informacion de Mirabay, una poeta de un corazón de oro! Su amor a Krishna fue precioso. Su Gurú era un ser muy humilde, pero aunque ella era de la realeza, recibió su luz!
Gracias

Robert Rivas dijo...

Gracias por tu interés y por tu comentario.