miércoles, 30 de noviembre de 2011

POESIA ASIÁTICA (I)

Reúno en esta primera sección de poesía asiática tanto
autores (como Lal Ded) como etnias ("Los..."). Sus épocas
son muy diversas y su única pertenencia a alguna clase de
agrupamiento es geográfica. Cuánto del sabor y de la mú-
sica y del sentido originarios se ha perdido en estas trans-
mutaciones llamadas 'traducir', forma parte de la inefabi-
lidad de la que hablamos en otra parte.

ACADIO

INIB-SARRI (ca. 1790-1745 a.C.)

UNA CARTA A SU PADRE

Dos veces te he escrito diciéndote
Que estoy infeliz, mi señor,
Y tú contestaste:
"Ve y entra a la ciudad de Aslakka".

Ahora he ido a Aslakka
Y estoy aún más infeliz.

¡Ya que la esposa de Ibal-Addu es reina allí!
¡Esa mujer recibe regalos casi todos los días
de una multitud de ciudades,
incluyendo Aslakka,
pero me obliga  a mí a sentarme en un rincón,
como a una hembra idiota,
mientras me hundo los dedos en la mejilla!*

(* Probablemente Inib-Sarri estaba casada con Ibal-Addu)



ACADIO

DE UN TARDÍO TEXTO RELIGIOSO BABILONIO

Dentro de tus genitales -en los que confías- haré entrar
                                a un perro y trabaré la puerta cerrada;
Haré entrar a un perro y trabaré la puerta cerrada; haré
                           entrar a un pájaro hahhuru y allí anidará.
Cuandoquiera que yo entre o salga
Daré órdenes a mis pájaros hahhuru,
"Por favor, mi querido pájaro hahhuru,
no os acerquéis a los hongos".
Asimismo. El olor de las axilas.

Tú  eres la madre, Ishtar de Babilonia,
La hermosa, la reina de los Babilonios.
Tú eres la madre, una palma de cornalina,
La hermosa, que es hermosa en grado superlativo,
Cuya figura es roja en un grado superlativo,
Eres hermosa en un grado superlativo.





COREA

El MAESTRO WOLMYONG (c. 742-765)

REQUIEM

Sobre el duro camino de la vida y de la muerte
Que está próximo a nuestra tierra,
Tú te fuiste, temerosa
Y sin palabras.

No sabemos hacia dónde vamos,
Hojas sopladas, dispersas,
Aunque caídas del mismo árbol,
Por los primeros vientos de otoño.

Soporta, hermana, y perfecciona tus modos,
Hasta que nos encontremos en la Tierra Pura.




FILIPINAS

POPULAR

Lengua:
Chancho pálido
En un corral de hueso.

*

El agua
No necesita pies
Se cura a sí misma.

*

Cualquier clima:
los pantalones
de la gallina están enrollados.

*

Mosca:
Come con los mejores

*

Abuelo gato
Viejo como es
Nunca se ha bañado

*

El coco tiene
A la luna dentro

*

Quién mira a un espejo
Para ver un espejo

*

Estrellas:
Cosidas al atardecer
Arrancadas al alba

*

Féretro-barca
El timonel dormido
Navega

*

Almohada
Comió una sola vez
Desde que nació




INDIA

Los GOND

CANCIÓN DEL LEÑADOR

Bajo las hojas de un árbol de tendi
Hallé un fruto.
En tu claro cuerpo
Está reunida toda mi esperanza.




INDIA

Los KAMAR ( de Chhattisgarh)

CANCIÓN

Atrapé un pez en el estanque,
Dime: ¿te lo comerás o no?
En uno o dos días partiré de este reino,
Dime: ¿irás conmigo o no?




AFGHANISTAN

Los AFGANOS

CANTO

1.
Si me vieras, ven pronto:
La mortaja de la separación está envuelta a mi alrededor.

2.
Nunca había conocido el dolor;
Ahora es un campo que he heredado, y lo labro.


ARABIA

ABBAS IBN al-AHNAF (750-809)

El amor tiene árboles en mi corazón, y ellos
Son regados por ríos enjaulados.

La niña de ojos negros que es tan recatada,
Y habla tímidamente como una flauta alta,
Apartó el sueño de mi cabeza. Mi hígado
Se volvió llama y grité de dolor.

Yo amaba esas lágrimas que inundaban mis ojos,
Pupilas gemelas ahogadas detrás de un cielo líquido.




ARABIA

TUMADIR BINT AMR IBN AL HARITH IBN AL SHARID
También llamada AL-KHANSA (575-646)

LA NOCHE

Mi ojo lloró y me despertó.
La noche era dolor.




ARMENIA

GREGORIO DE NAREK (951-1009)

ODA MISTICA

Oh, el viento me ha golpeado muy duro,
El mar ha gritado,
Ha gritado contra mi cobardía.
Los truenos me han destrozado,
los relámpagos me envolvieron.

Azotado por una lluvia mortal,
abucheado por el grito del fuego,
arrastrado por mi mano salvaje,
aplastado por el puño del Torrente,
Agujereado por el dedo de la Primavera,
Lamentable derrumbamiento,
Mascando un légamo estrangulador,
Maquillado por una negrura fétida,
Enmarañado en el barro,

Me chocas. No siento.
Me despiertas. No siento.
Me hieres. No siento.
Me hablas. No oigo más.
Gritas contra mí. No oigo más.
Me ordenas. No oigo más.



AZERBAIJAN

BAYATI (Canciones)

1.
Blancas copas blancas
Niebla en las montañas.
Me acuerdo
De tu bigote negro.

2.
Tu pañuelo debiera ser azul,
Un amante debiera ser una buena pareja.
Con un amante buen mozo
Se soporta el dolor.

3.
Soy un racimo de rosas rojas.
Me heriste
Como al desvalido ruiseñor
Que encerraste en esa jaula





SIBERIA

Los YUKAGIR

EL CHAMÁN SE DIRIGE A SUS ESPÍRITUS

Ustedes, dueños de lo verde y de los árboles, ayúdenme.
Madre mar, que tiene por cobertor siete túmulos de nieve,
Como lecho, ocho capas de hielo,
Como collar, zorros negros,
Como espuma, zorros árticos,
Como olas, zorros cachorros.
Ayúdame, madre-dueña-del-mar.




CACHEMIRA

LAL DED (¿s. XIV?)

Arrastro una barca sobre el océano
Con una fuerte soga.
¿Me escuchará Dios?
¿Me llevará hasta el fin del camino?
Como agua en copas de barro no cocido
Goteo lentamente
Y me seco.
Mi alma gira. Mareada. Déjame
Descubrir mi hogar.



CACHEMIRA

Los LADAKHI

DOS CANTOS

l.
Los elevados viven en lugares altos.
Dentro de todas las alturas del cielo
Salvo el rey de los pájaros ninguno vuela.
Durante los tres meses del verano, lo que puede florecer,
                                                                               florece.
Salvo en los tres meses del verano, ah, no hay flores.
Yo, la joven, no pertenezco a mi madre.
En esta única vida, lo que puede ser feliz, es feliz.
Disfruta de esta única vida tanto como puedas disfrutar.

2.
En la pradera, en la pradera alta,
En la pradera alta ha brotado una flor.
¡Búscala, mi muchacho!
¡Una flor muy refinada ha brotado allí, mi muchacho!
¡Toma la agraciada flor!
Si la tomas con la mano, se marchitará.
¡Tómala con tu alma y guárdala en tu mente!
¡Tómala con tu alma y guárdala en tu mente!


CAMBODIA

Los KHMER

DEL CÓDIGO DE CONDUCTA DE LOS JÓVENES
(Angkor, s. XII, cuando Cambodia era una potencia en
el sudeste asiático)

Se dice que el fuego es brillante,
Pero sin duda el sol brilla más.
Se dice que el brillo del sol
(tan brillante, tan claro en el cielo)
seguramente no brilla tanto
como el divino Dharma
del Buda.

El fuego brillante pierde deseo,
El fuego brillante consume su tiempo,
Se pierde, extingue, extinto.
El brillante sol navega alto
En el cielo y con la misma seguridad se hunde
Y mientras se pone se torna opaco,
Sus rayos empalidecen.

Pero piensa en el precioso Dharma:
Brillante y más que brillante
En este mundo y no menos brillante
En el próximo mundo al que atraviesa:
Brilla en la distancia inmensa, su
Virtud es ejemplar, inextinguible
Su gloria.


CAMBODIA

CANTO

¡Tristeza al atardecer!
Ahora a lo largo de los arroyos
Bandadas de martín-pescadores emperchan.
¡Tristeza al atardecer
mientras el aire de la Angkor
real suena para poner a dormir al rey!
¡Tristeza al atardecer!
Ahora bandadas de mirlos
Se han instalado en lo alto de los árboles-sdok.
Pero yo y mi enamorada
Nunca nos miramos a la cara:
Vemos tan sólo qué distantes están
Su país y el mío.
Al atardecer me quito el turbante
Y camino a lo largo del borde de la selva.
Camino, camino, y mis ojos la buscan,
Camino a lo largo del borde de la selva,
¡y ahí está ella, sacando agua!
¡Sí, la veo y la contemplo!
Pero es la estrella de la mañana,
Que viene a sacar agua
Ahí del brumoso cielo.


CHINA

Los CH'UAN MIAO (China Occidental)

UNA CANCIÓN DE LA NATURALEZA

Durante la noche el rocío brota de las hojas y del pasto.
Entonces los insectos avanzan y beben el rocío.
Cuando se han saciado,
Comienzan a cantar.
Entonces los budas y los dioses disfrutan de su dulce música.


CHINA

LA DAMA HO (circa 300 a.C.)

UN CANTO SOBRE COTORRAS

Hay cotorras en la colina Sur.
Alistas tu red en la colina Norte.
Las cotorras remontan libres.
¿Para qué sirve tu red?

Cuando un par de cotorras vuelan juntas
No envidian a un par de fénixes.
Mi señor, yo soy una persona común-
Yo no envidio al Duque de Sung.


PERSIA

KISAI (Principios del s. XI)

EL NENÚFAR

Mira pues el nenúfar en medio de esas ondas
brillando como un rubí, y templado como una espada;
del color del cielo y tan luminoso como él,
y en su centro amarillo como la luna llena.
Parece un religioso  a quien los meses y los años
hacen palidecer el rostro, y que en la seda verde
se ha cortado a la vez su traje y su sobretodo.


                                          "El ejecutante del Rubab" de Muhammad Ja 'far
                                          Persia, c. 1590. (British Museum)

JAPÓN

Dos 'Wakas' de DOGEN (1200-1253)

WAKA ACERCA DE LA IMPERMANENCIA

¿El mundo? Gotas
luniluminadas sacudidas
del pico de la grulla.

WAKA

La mente no es un sólido
que uno puede tocar o ver-
Rocío, escarcha.



AZERBAIJÁN

CANCIONES DE MUERTE

1.
Soy la nieve de las cumbres,
no me derrito en el sol.
Entiérrenme en la sombra.
Soy joven, no me pudriré.

2.
Deja la ventana abierta.
Quiero ver quién viene.
¿Cómo pueden enterrar en una tumba
a alguien que murió de amor?



MONGOLIA

LAS CAMPANILLAS DE LA CARAVANA

Cuando las llamas del atardecer doran mi cabeza,
                                                                      pienso en tí.
Cuando las nieves eternas pasan al púrpura y al amarillo
                                                                oro, pienso en tí.
Cuando la primera estrella vuelve a llamar al pastor,
Cuando la luna lívida enrojece, pienso en tí.
Cuando ya no hay nada, pienso en tí.


Bibliografía.
K. Rexroth/ Ling Chung. Women Poets of China. New
                                                             Directions, 1972.
Willard Trask. The Unwritten Song. Vol II. MacMillan
                                                                         Co., 1967.
Jane Hirshfield. Women in Praise of the Sacred. Harper,
                                                                                 1994.
Keith Bosley. Poetry of Asia. Five Millenniums of Verse
              from Thirtythree Languages. Weatherhill, 1979.

Comentario: El nombre "Al-Khansa" parece una broma, pero
no es más que el resultado automático de los deslizamientos
entre una lengua y otra. Que un deslizamiento pueda ser gra-
cioso, eso ya no es tan raro.

RADZ

Tuvo que aprender a corregir los textos sin escribirlos
en el cuarto de mármol de la memoria
Justamente el ámbito que se había vaciado
y en el que cada vez se esfumaban las cosas
Las cosas que en el mundo exterior
se multiplicaban
como bacterias o como conejos
voraferozmente
Entonces repasaba, tropezando una y otra vez con vacíos
caminos a los que de repente les falta un tramo
y otro y otro
o puentes sin el extremo opuesto
Caminos que como en una pesadilla se esfuman en Nada
Y vuelve a recorrerlos
Cuando los encuentra
Y muchas veces no hay otra cosa que los tramos ausentes
Bruscos finales que sobresaltan a la angustia
Y recorre el pasillo de mármol de la mente
buscando esos caminos
A veces aparece una baldoza, una palabra
Muchas veces es nada más que eso
No una palabra señal, que condujera a las otras
escondidas en la oscuridad
Ni una baldoza que revelase la trama o el dibujo
de ese suelo que no aparece
Pero esa palabra significa que puede haber otras
Con eso ha tenido que trabajar
Sin escribir
Y ese trabajo es la funda de la crudísima ex-istencia
No hay otra posibilidad
O continúa escribiendo sin escribir
más que en la opacidad completa de su memoria
o desaparece
Y entonces escribe sin escribir
durante todo ese tiempo sin tiempo
Palpa, escucha el silencio, respira
Pasan sombras
a veces
como cuerpos
tras el cristal opaco
Cualquier fragmento que encuentre
dentro de esa ausencia
es como pan en las manos
o agua fresca en la frente
Sólo que él (Radz) sabe
que no son ni el pan ni la-agua
Que sólo ha encontrado
un tono/ una tonalidad
La minúscula revelación de que la ausencia
no ha llegado demasiado lejos.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LIBROS: "COMO SI YO NO ESTUVIERA" de SLOVANKA DRAKULIC

Tremendo libro escribió esta mujer acerca de las mujeres
y los hombres en la guerra Serbo-bosnia de 1990-93. Me-
tida en la piel de S., una joven maestra de 27 años desde
el comienzo mismo de la historia, que es el momento en
que paran unos colectivos en la plaza para llevarse a los
bosnios musulmanes a no se sabe dónde, Drakulic, que
entrevistó a numerosas víctimas de esos años, recorre el
trayecto brutal/sutil que transporta de la vida cotidiana a
la más profunda inhumanidad en cuestión de días.
La notable descripción de los estados mentales, así como
el seguimiento de las diversas 'paradas' de la terrible reco-
rrida de S. -campo de internamiento, 'casa de las mujeres',
campo de refugiados, asilo político- es poesía cruda y pura.
Poesía llena de la vida-muerte y tortura de esa guerra, para
llamarla eufemísticamente, ya que, como su nombre lo in-
dica -"limpieza étnica"- se trató de un verdadero genocidio.
El relato comienza y termina en un cuarto de Hospital en
Estocolmo.

Este libro me recordó inmediatamente otro de Dubravka
Ugresic, "El Ministerio del Dolor" -en este caso refugiados
croatas en Amsterdam, recordando sus pasados en las clases
de serbocroata de la universidad.
Los tonos, sin embargo, son totalmente distintos: nostálgico
en general el de los alumnos de Ugresic y desagarrador el
de la enhebradora de feminidades ("S.") de Drakulic.

Lo editó Anagrama en España, en 2001. Lo terminé de leer
hace un par de semanas.
Durante la lectura surge inevitablemente la pregunta de ¿có-
mo se sigue viviendo, después de ESO? En particular porque
esta guerra convirtió en enemigos étnicos a los hasta enton-
ces vecinos, amigos y a veces familiares que habitaban Bos-
nia-Hercegovina. ¿Cómo volver a vivir en los lugares donde
fueron asesinados tus padres o hijos o hermanos, por tus pro-
pios pares, (tu prójimo), de súbito divididos unos de otros
por absurdas pertenencias 'étnicas'?
(Es por esto que la filosofía oriental, en especial el budismo,
que es la más democrática de las religiones hindúes, pasando
por alto el sistema de castas, y Schopenhauer, tal vez el mayor filósofo occidental del siglo XIX, (¿O Hegel? ¿O Nietzsche?)coinciden en señalar que nuestro sufrimiento deriva de la cre-
encia equivocada en la existencia separada de nuestros yo individuales. A la que luego se agregarán razas, castas, etnias, regiones y naciones, como una lógica extensión de aquel error originario.)

Dos anotaciones al margen: los países nórdicos, que hoy re-
presentan sin ninguna duda el mayor grado de civilización
sobre la tierra, recibieron a miles de esos refugiados. Tam-
bién lo habían hecho con los nuestros, los latino-americanos
en los años de las dictaduras criminales. La descripción sen-
cilla del procedimiento 'natural' por el cual el estado sueco
le entrega sus papeles sentada en una oficina convidada con
té y masitas en lugar de los horribles pasillos atestados de
colas frente a la estólida burocracia de su país de origen
-nada que ver con nuestras instituciones oficiales, bancos,
correos, dependencias jubilatorias e impositivas, ¿no es
cierto?- y luego un departamento y un cheque para que
compre lo que necesita para habitarlo, también me conmo-
vió.

Segunda anotación: Un par de días después de haber leído
"Como si yo no estuviera", y todavía bajo los efectos de esa
pregunta -¿cómo se hace...?- una placa en la tele, acerca de
los partidos de fútbol programados para el día siguiente en
Europa. Entre ellos, "Bosnia-Hercegovina recibe a Portugal".
Bosnia Hercegovina, la de los miles de ejecutados, tortura-
dos, mutilados, desaparecidos, ¡juega al fútbol! Y sus juga-
dores se entrenan y el público acude al estadio y discute la
formación del equipo y las jugadas y, si hay, grita locamen-
te los goles. "La función del olvido". ¡La violenta y poseída
poesía de Drakulic me había hecho olvidar "la función del
olvido"! Para seguir adelante, para seguir viviendo, el huma-
no olvida las partes insufribles de su sufrimiento. O enferma
y muere, habría que agregar.
Las imágenes en la televisión no son en blanco y negro, y
no se ven francotiradores disparándoles a los chicos que sa-
len a buscar un balde de agua, sino en rutilante color y mues-
tran a un grupo numeroso de bosnios recibiendo burlonamen-
te a los portugueses -¡ah, identidades!- y en particular a su
estrella Cristiano Ronaldo, al grito de "¡Meeessi! ¡Meeessi!
¡Meeeesssiii! Cristiano, que de simpático no tiene nada, son-
ríe irónicamente. Yo, ni eso.


Tres años después de la publicación de "Como si yo no
estuviera" en Anagrama, apareció este otro libro de la misma
autora. Una crónica de los juicios llevados a cabo en La Ha-
ya contra los perpetradores de las barbaridades de las Gue-  
rras  Balcánicas, con la misma pregunta de Hannah Arendt:  
¿son monstruos esos asesisnos o no se puede distinguirlos de
las personas comunes?


SIGNIFICANTES INSIGNIFICANTES

Con las teclas mudas del piano,
con las letras mudas de la lengua-
las h solitarias
las invisibles vocales del eslavo
(Smrt -muerte- tiene dos íes ocultas)
los guiones, los paréntesis,
los acentos cincunflejos sin sus consonantes-
escribió con tinta de agua
sobre papel secante.
¿El resultado?
Esos "phhhhhh" y "fffmmm"
esos "pfhl" y "nnnmm",
dibujaban el vuelo completo
de una mariposa de campo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

LEONARDO Y UN EPITAFIO



Ajeno a las tribulaciones de Leonardo ("¡Oh Dios, que
vendes todos los bienes al precio de la fatiga!"), alguien
escribió un epitafio para su Emperador.

¿Cuán joven era el emperador a su muerte?
¿Cuántas batallas le esperaron en vano?

"Oh Leonardo, perché tanto penate!"
"He malgastado mis horas", escribe en sus Diarios.

Cien años más tarde, Fulke Greville, Primer Barón Brooke,
(1554-1628) escribió este poema:


¡Tediosa es la condición de humano!
Naces bajo una ley, y a otra
te descubres ligado;
vanamente te engendran, pero tienes 
prohibido el ser vano;
enfermo te han creado y te ves
compelido a estar sano.

¿Qué propósito
tendrá Natura en tan diversas leyes
-la pasión, la razón- que de la propia
división son la causa?"

Leonardo, en sus estudios, penetra bajo la apariencia
de la Naturaleza, buscando las causas, y pasa del mecanis-
mo al organismo, y de éste a la búsqueda de las energías 
primordiales.


El joven emperador, mil años antes, fue encargado a la
voluntad (o energias primordiales) de la piedra.


Leonardo: "Decipimur votis, et tempore fallimur, et mors
deridet curas, anxia vita nihil" ("Las promesas engañan,
el tiempo decepciona; la muerte burla los cuidados; las
ansiedades de la vida son nada".)


Leonardo desafía: Per matenere il donno pricipal di natura
cioe liberta.

El Emperador, mientras tanto, descansa.

EPITAFIO

Aquí tu joven Emperador
yace empedrado 
Joven entonces
y joven ahora
Y SIEMPRE
Esta roca lo aprieta
en su firme regazo




Leonardo se lanza de cuerpo entero al interior del misterio. 
Todavía
está vivo.
Y deja, como una estela, detrás suyo, esta frase misteriosa:
"Si la libertad te es querida, ojalá no descubras nunca que
mi rostro es la cárcel del amor." 

CUATRO POEMAS DE VELIMIR KHLEBNIKOV

Hace unos días, releyendo un artículo del lingüista
Roman Jakobson llamado "En busca de la escencia del
lenguaje", en el que este genio ruso que a la sazón traba-
jaba en Harvard, pone en tela de juicio las certidumbres
sembradas en el campo de la lingüística a partir de Ferdi-
nand de Sausurre, que plantea que el significante es to-
talmente arbitrario respecto del significado (el término
"árbol" nada tendría que ver con el árbol real, etc., salvo
en ciertas onomatopeyas). Jakobson plantea que las teo-
rías de Sausurre fueron tomadas -copiadas- de la teoría
estoica "de mil doscientos años de edad". A partir de ahí,
desarrolla R.J. una serie de investigaciones, ejemplos, fi-
guras, tropos lexicológicos, etc., para volver a vitalizar la
idea de que hay muchas influencias cruzadas entre el soni-
do y el sentido de las palabras. Un tema sobre el que no 
voy a extenderme ahora. Creo que en un grado mucho ma-
yor del que parece, nuestras ideas conceptuales responden 
a 'gustos', 'simpatías', razones ocultas para nosotros mismos.
Lo único que sí voy a rescatar del artículo es la importancia
que le otorga Jakobson al lenguaje poético: la elección y la
constelación de los fonemas, desafía la mera arbitrariedad
de la barra que relaciona y separa significante y significado.
Pero lo que realmente cautivó mi atención fue el párrafo
final del lingüista ruso. Dice: "Velimir Khlebnikov, el poeta
más original de este siglo, que en 1919 escribiera comentan-
do sus propias obras: <Comprendí que la patria de la crea-
ción se halla en el futuro; de allí viene el viento que nos en-
vían los dioses del verbo>".
Entonces decidí leer a Khlebnikov, por supuesto, sólo para
descubrir que no parecía haber nada suyo en castellano y
aún muy poco en inglés.
La frase de este misterioso poeta ruso se me hizo más enten-
dible cuando supe que pertenecía a una escuela poética lla-
mada "Futurismo" que abrió su flor en una época muy pro-
picia, inmediatamente después de la Revolución Rusa.
Khlebnikov sólo vivió 37 años, entre 1885 y 1922. Compar-
tió su escuela literaria con Vladimir Mayakovsky, Aleksander
Kruchenykh, Vasily Kamensky y D. Burliuk. Tanto él como
Mayakovsky (que se suicidó en 1930) lograron evitar las fe-
roces purgas estalinistas -gracias a sus tempranas muertes.
Decía Joseph Brodsky de V.K.: "A veces los versos de Khleb-
nikov suenan como lo que presumiblemente oían los pája-
ros de San Francisco (de Asís).(...) Sus palabras funcionan
como células golpeadas por una inmensa radiación".


A Khlebnikov le interesaba -para asociar libremente este sú-
bito interés mío en su poética- un nuevo lenguaje, que se lla-
maría "trans-racional", concentrado en la palabra ZAUM,
(za/um= más allá/sentido) que lograse revelar las fundamen-
tales Leyes del Tiempo: "las ecuaciones cósmicas que (...)
gobiernan los sucesos naturales e históricos".

Eran esos tiempos.




4 POEMAS DE VELIMIR (VIKTOR) KHLEBNIKOV


1.
Rey negro danza delante de la multitud,

Y hechiceros aporrean el tom-tom.
Grandes mujeres negras se ríen fuerte y grosero,
Títeres se tiñen la boca, y arden.
La sucia pava de ampolla,
Algunos huesos de pájaro, y un niño.
Nuestro Padre Mayor Auxiliante Sol
Nos golpea distraído-ignorantes.
Siete veces pasa la luz
Siete veces de la tierra al sol.
Miramos y vemos a la oscuridad volverse fría.
Miramos y vemos Requiem.
Rey negro danza frente a la multitud,
Y los hechiceros aporrean el tom-tom.


2.
Surcantes elefantes, batiendo colmillos de marfil
Que parecían piedra blanca
Detrás de las manos de un artista.
Venados en rodada, con las cornamentas enroscadas:
Parecían abrazados en antiguos coitos,
En tironeantes ardores y adulterios.
Los ríos se lanzaban al mar:
¿Parecía? La mano de uno estrangulaba el cuello del otro.


3.
Relumbrante-letra guiñante-ala,
Delicada langosta
Carga su panza-canasto
Con pasto agua-de-pradera.
¡Ping, ping, ping! pitar-silbar,
Canta-canto.
¡Maravilla ala-del-cisne!
¡Ausencia de nochidad! ¡Resplandor!

 4.
Vivo con alegres mareas,
Un Koran verde-primavera,
Mi álamo despierto temprano espera
Los emisarios del alba.
Listo para atrapar el pez-sol
En el lago azul de lo alto,
Arroja sus mallas
Y prolijamente enreda el bramido de los toros,
Un cabeza de trueno lento
Y la brillante fragancia de una tormenta de verano.
Mi caña de pescar de álamo,
Torre natural,
Tu arrojas tus verdes redes
Alto y a lo lejos de tu tronco
¡Y ahí está! el dios de la primavera
Boquiabierto, un pez-sol asombrado
En el fondo-del-bote
De cada refulgente hoja.
La verde boca saluda al alto cielo,
¡Se lo come! Trampas para dioses-sol,
Mi alto-vuelo álamo
Con rugido de cornetas y soplido-de viento
Desata un golpazo
Que lava el prado
Con una oleada de azul vodka.

LA VISION POETICA DE KHLEBNIKOV
"Hechizos y encantamientos, aquello que llamamos pala-
bras mágicas, el lenguaje sagrado del paganismo, palabras
como "shagadam, magadam,vigadam, pitz, patz, patzu"...
son hileras de meras sílabas a las que el intelecto no logra
darles sentido, y forman una clase de lenguaje másalládel-
sentido [zaum] en el habla folklórica. Sin embargo se atri-
buye un inmenso poder sobre la humanidad a estos incom-
prensibles y mágicos hechizos, una influencia directa sobre
el destino del hombre. Reclaman el poder de controlar el
bien y el mal y de influenciar los corazones de los amantes.
Los rezos de muchas naciones están escritos en un lenguaje
incomprensible para aquellos que rezan. ¿Entiende un Hin-
dú los Vedas? Los Rusos no entienden el Eslavónico de la
Antigua Iglesia. Tampoco los Polacos y los Checos entien-
den Latin. Pero una oración escrita en latín funciona tan po-
derosamente como un cartel ordinario en la calle... La magia
de una palabra permanece mágica aún si no es entendida, y
no pierde nada de su poder. Los poemas pueden ser entendi-
bles o pueden no serlo, pero deben ser buenos, deben ser
verdaderos." (Traducido del ruso por Paul Schmidt)



BREVE BIBLIOGRAFIA
1. Velimir Khlebnokov: The King of Time: Selected Wri-
tings of the Russian Futurian. Paul Scmidt (trans.) Harvard
Univ. Press, 1990.


2. Collected Works of V.K. Vol III: Selected Poems. Har-
vard Univ. Press, 1998.


UN AGREGADO
Si bien no se dedica a los poetas Futuristas, es necesario
mencionar el soberbio prólogo de Diana Myers a las versio-
nes que tradujeran del ruso Amaya Lacasa y Rafael Ruiz de
la Cuesta, con el título "Poesía Acmeísta Rusa", editado por
Visor en España, en 2001. La Escuela Acmeísta surgió casi
al mismo tiempo que el Futurismo, con un perfil mucho más
bajo y sin producir una ruptura tan drástica con la rica tradi-
ción poética rusa. Sus figuras más representativas son nada
menos que Anna Ajmátova, Osip Mandelstam y Alexander
Blok.

Tiempo después, un hallazgo. En su poético "Zoo o cartas
de no amor", de 1923, el autor ruso Viktor Sklovski ubica
como epígrafe del libro un largo poema de Khlebnikov,
"El Serrallo", extraído de Sadok sudej, la primera antolo-
gía de los futuristas rusos, lamentablemente influído en
exceso por su lectura de Walt Whitman.

Y, luego, otro, también del gran Viktor Shklovski, en su
libro "Érase una vez". "El grupo recién se estaba formando.
Después adquirió el nombre de Budletian (de la palabra
budu [¡Ups!].* Ellos publicaron el librito Una bofetada al
gusto del público. En este libro salieron por primera vez las
fechas-cifras de Khlebnikov. Estaban escritas en columnas:
se suponía que las fechas se diferenciaban entre ellas por el
número 317, solo o multiplicado. La última línea del trabajo
decía: "Alguno... 1917".
 "Me encontré en una velada con el silencioso Velemir 
Khlebnikov, vestido ed larga levita negra abotonada hasta el
cuello.
"-Las fechas del libro -le dije yo- son los años de la ruina de
grandes Estados. ¿Usted considera que nuestro imperio se
destruir+a en el año 1917? (Una bofetada fue publicado en
1912).
"Khlebnikov me contestó casi sin mover los labios :
" -Usted fue el primero que me entendió."


Otros libros en castellano:
Irina Bogdaschevski: Simbolistas Rusos. Sergio Arcos Edi-
tor, 2006.
V.V.A.A. Cinco poetas rusos. Norma, 1995.
Jorge Bustamante García. El instante maravilloso. Poesía
rusa del siglo XX. Unam, 2004.
V.V.A.A. Diez poetas rusos del Siglo de Plata. Ceal, 1983.
Viktor Shklovski. La tercera fábrica. Érase una vez. FCE,
2012.



Enlace 
VEINTE POETAS RUSOS

viernes, 18 de noviembre de 2011

EL INSOMNIO

El insomnio no tiene nada que decir
-podemos decirnos eso-
precisamente parece estar aquí para decirnos eso
¿Cuál es su idioma?
Nadie ha logrado oirlo
Ese camino blanco en medio de una luz
                                         que no debería estar ahí
Su música es harto silenciosa
está hecha de vacío y de silencio
y no de un silencio cualquiera
de esos que se producen por casualidad
o 'porque pasa un ángel'
El insomnio viene a pronunciar algo
que no se pronuncia
sino con silencio hueco
Tiene cierta ganada solemnidad
y no pronunciarse
forma parte escencial 
de esa solemnidad
Hay que tratar de evitar
que encienda tus pensamientos
porque lo hace con OMINEM
y una vez hambrientos
los alimenta con su silencio negro
y sin parar
El insomnio
es a toda esa luz
un ligero emisario de la muerte
que no viene a anunciarte nada
por el momento
Es un informante
que nada informa
o que te informa de la nada
Es una mera visita casi casual
por la cual se prenden todas las luces
de la casa
mientras la recorre 
con una mezcla
de rechazo y desaprobación
Y cuando se aleja
deja las luces tan inapagables
como encendidas

El insomnio viene a ser un mensajero
sin mensaje
que incluso puede hacer efectiva su visita
sin presentarse
Hasta la cama y el cuarto
sienten
la sorda amenaza de su efecto
y flotan y se revuelven
pero ya no abrazan
El insomnio ha venido:
no quedan graciosos
ni gracia
ni gracias
Y aunque se haya ido,
por la misma puerta
ha partido 
a dar un paseo
a veces bien largo
tu hermana invisible
tu única aliada posible:
tu hermana Esperanza.




Por suerte
es 'el otro'
el que se despierta por la mañana
-ése al que llamo
un 'pequeño héroe cotidiano'-
Y de los cajones
que no estaban
saca el viejo ánimo
y mientras se lo pone
se va dando cuenta
de que ha regresado
¿quién sabe cómo?
¿quién sabe cuándo?
su sonriente 
y
necesaria
necesaria
necesaria
hermana.



domingo, 13 de noviembre de 2011

AMALGAMAS (I)

"La noche del primer encuentro", empieza a decir, a decirse,
a decirle... una noche perdida para siempre en su propio mo-
mento. El momento, sin embargo, no se ha quedado quieto,
muerto, fijado, sino que ha rodado, ha sido robado, porque 
'todo lo roba el tiempo'. El tiempo o los tiempos.
El tiempo, que aún en mayor grado que casi todas las co-
sas forma parte de lo que sabemos-no sabiendo y de lo que
sabemos-por saberse. Lo in-fijable. Rimbaud: "Fijar vérti-
gos". (También aparece Christopher Isherwood: "Pocas,
muy pocas veces en el transcurso de nuestra vida -y Dios
sabe cómo y porqué será- nos da la impresión de que un 
espejo no sólo capta nuestra imagen sino que, además, la
retiene, como una máquina fotográfica. Años más tarde
nos basta con pensar en ese espejo para vernos a nosotros
mismos exactamente como estábamos en aquel momento".)
Los antiguos latinos tenían una expresión para este fenóme-
no, signare speciem in animo: dejar una imagen en el espe-
jo.
El otro del encuentro puede muy bien ser ese espejo.

El problema es que las palabras dicen de más y dicen de 
menos. Porque en la noción del "tiempo", el lenguaje pare-
ce estar en la relación más lejana posible entre las órbitas 
que trazan las 'cosas' y las palabras que las nombran.
"El primer encuentro" puede sugerir la primera vez que vi
a esa persona o el día del inicio de una relación amorosa,
o, ¿porqué no?, de otra clase de relación.
"La noche del primer encuentro" puede significar que ese
encuentro fue nocturno, o que se trata de la noche de ese
mismo día.
Y sin embargo, a pesar de sus múltiples posibilidades, esta
frase nos llevará probablemente, en el momento de leerla,
a la asociación con un encuentro amoroso. 
Ese instante es el que intento 'despegar' acá de los demás
átomos o moléculas o partículas del tiempo. Einstein: "Las
partículas son sólo un modo conveniente de agrupar suce-
sos".
Porque me gusta pensar que esa asociación 'se hace sola',
se hace por sí misma, como una ligera corriente que atrave-
sara el agua. Quiero decir que es el momento de mayor pre-
sencia y de mayor ausencia -en el mismo instante- del sujeto.

KOI TEKI CHOKKAN
Es un concepto clave de los últimos trabajos de Kitaro Nishi-
da, el primer filósofo original de Japón posterior a la época
Meiji. Significa: "la intuición que se concibe en el acto en sí".
O bien: "El acto que se figura en la intuición misma".
En alemán se traduciría como TATANSCHAUUNG, o acto-
intuición.
O, también, intuición en acción.
"Hay que dejar que la cosa se haga", le susurra el maestro
de tiro con arco a Herrigel.
Es un proceso de concentración que va hasta la aniquilación
de sí mismo.

La presión inconsciente del pulgar sobre una macilla muy 
fina. 'Fina' como lámina y 'fina' como impresionable.
Esa especie particular de laminilla podría muy bien ser
llamada "pétalo".

Es como se hace, cuando se hace, la poesía.

El momento... no encontrando film sobre el cual imprimirse,
y tanto film sería necesario que, por fino que fuese (delica-
do-delgado) no cabría en ningún cuerpo.
¿A cuál estoy llamando "el primer encuentro"?
Pasan las imágenes, hojas sueltas de film, sopladas, soplán-
dose.
¿Son 'ciertas'?
Uno de los lados de esa laminilla, hoja volátil, es el borde in-
terno de la realidad. Todo lo demás es mi in-vento.
No, todo lo demás es lo que me inventa, incluyendo mis
imágenes, mis recuerdos y también la forma de mirarlos, de
relacionarlos, sin saber, sin entender más que a medias.
Es el gran misterio sin misterio de lo visible.

La intuición devorada por el acto
el acto devorado por su intuición.
La palabra devorada por su pensamiento
y el pensamiento devorado por la palabra.
(El Lengüerpo, el Cuerpalabra)

El resto es memoria, me- moría, fantasmas en la niebla.

NOTAS

"Bosmans había leído en alguna parte que un primer encuen-
tro entre dos personas es como una herida leve que ambos
notan y que los despierta de su soledad y su embotamiento."
(Bosmans es un personaje de la novela de Patrick Modiano,
"El horizonte")

¡Plic!, desaparece la boya
pez y anzuelo
se deslizan ahora
unidos sus destinos

En un poema llamado "Dedicatoria para Ogai Mori",
la poetisa finlandesa Eeva-Liisa Manner, escribió:
"Tres cosas son necesarias a la experiencia artística:
claridad, armonía, belleza (dijo Tuomas)
y ruptura, añado
porque la belleza en sí ya no es bella,
y nunca lo ha sido. Los cazadores
lo saben: aquellos que aman
al animal que matan por placer: ese instante
en que ven la vida rompiéndose en los ojos."

(Las bastardillas son mías, las redondas son ajenas...
No, en serio: las bastardillas son mías. Tuomas es, con
toda probabilidad, Tuomas Anhava, también finlandés,
n. en 1927)

¿Estoy perplejo
o esto es tropezar conmigo mismo?

"La punta de una aguja brilla
como escamas de pescado cerca del film de aire del mar."
Östen Sjöstrand

sábado, 12 de noviembre de 2011

De los BAHUANI

A veces arden los huesos BAHUANI 
bajo la tierra


Las palabras aspiran 
rápido
su último propio aire

Luego en silencio
en sus túneles bajo el agua
o en sus celdas acústicas

esperan el rasgón 
en la red
o
la llegada
de una bandada de nuevos días 

En la vieja espalda de los montes
crecen
jóvenes árboles


Una expedición BAHUANI
no envía noticias
desde hace mucho tiempo


El tiempo se mide por las nubes
que surcan los cielos


Mensajeros de seres misteriosos
que es posible
que los BAHUANI
quieran y no quieran conocer


Secretos del mundo:
¿porqué siempre nos hablan 
de la vida o de la muerte?

Ayer ha pasado
en las aguas del río
un gran animal moribundo

Y hoy una numerosa formación
de aves 
dibujó por turnos
la curva del arco
y la punta de una flecha

En el barro hay huellas de animales
y en las manos 
tenemos un cuchillo y una taza


Miramos, oímos,
saboreamos,
olemos, palpamos


Y entonces las preguntas 
encienden sus hogueras
y nos vuelven a dejar temblando
sobre la piel costrosa de la tierra.





viernes, 11 de noviembre de 2011

DARSHAXEL

Darshan Axel Rivas
LIVE
en www.tedxriodelaplata.com
("Eventos. Nov 1, 2011. Oradores")


 Esta página está intentando convencer al investigador en
educación para lograr publicar sus textos tempranos y,
también algunas de sus fotos de la India.
¿Cómo era eso de los hijos realizando en su propia vida
sueños y aspiraciones de los padres?
¿Y aquello que decía Sarte? "Creo que un hombre siempre 
puede hacer algo con aquello que se ha hecho de él".


También es parte del misterio del amor, el amor que se tiene
por un hijo.


Y el amor compartido por la lectura (Kafka, Michaux, Ar-
taud, Benjamin, Sebald, Barthes), por el deporte, por las 
ideas (él viajando por Foucault, yo por Lacan), por la India 
(que él conoció y yo soñé por Lanza del Vasto y por Un Bár-
baro en Asia), por Nueva York y Londres y Berlín, caminan-
do juntos...


Y la preciosa-princesa, Micaela.



Que es como decir: 'la vida'.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

IDIOMAS OLVIDADOS

Versos incompletos
nunca completados
ah vida furtiva
que se come el pasado

'Una amapola que flota
en la corriente.
La amapola puede,
por metonimia,
ser la infancia;
y la corriente
la vida,
por metáfora.'

Se puede también sentir,
graciosamente,
que las eideias (pensamientos/visiones/palabras/imágenes)
se fugan del cuerpo
como las ratas del barco.


Con el sonido de una voz
abre las últimas latas de sueños
que le quedan:
rancias algunas,
para colmo,
pesadillescas.


Tirando del cabo 
del corazón,
la boya-bomba
impelente-aspirante,
fijada al fondo,
sordamente
amenaza.


La brusca sacudida
de esa gran medusa.


Se retuercen los días 
atrapados en las redes.
Hay sentidos aún sin descubrir
en las profundas mareas
de un cuerpo.