domingo, 26 de febrero de 2012

UNA ESCUELITA

Una escuelita
de cantores a la muerte

dispersos en el patio
reunidos como hojas
por el viento
al llamado
de un invisible maestro

¿quién abrirá la primera nota?
¿quién cierra el libro de músicas?

arriba la noche
como un visitante
al patio de la iglesia

algunos cantos vuelan hasta la luna
¿quién podría repetirlos,
o soplarlos siquiera
hacia la ingravidez?

los árboles aletean fino
como grandes espectros espantados

la bicicleta muele la grava

el camino es demasiado corto
o demasiado largo

y al alba
            escarcha


No hay comentarios: