lunes, 13 de febrero de 2012

UN POEMA (TAL VEZ INEDITO) DE ROBERT GRAVES

Al igual que Marianne Moore y que Auden, Graves seguía
revisando sus poemas, aún después de publicados. El que
sigue es uno que dejó afuera de su "Collected Poems", edi-
tado en 1959.
Puede que Graves no hubiese querido verlo publicado -no
tenemos constancia alguna de ello- pero creo que darlo a la
luz en su versión castellana, no puede considerarse algo
grave, ¿no, Graves? Después de todo, Graves, significa tum-
bas, y éste poema es dulce y simpático.

                                         Graves, en Inglaterrra, alrededor de 1950.

LA CANCION DEL CAOS

'Yo tenía uno, pero se le salió la rueda.'
'Yo tenía uno, pero lloraba.'
'Yo tenía uno, pero todas las tuercas estaban flojas.'
'Yo tenía uno, pero desperdicié todo su jugo.'
'Yo tenía uno, pero nunca le encontré un uso.'
'Yo tenía uno, pero se murió.'

'Yo tenía uno, pero se le salió la rueda.'
'Yo tenía uno, pero sin vistas.'
'Yo tenía uno, pero me olvidé de ponerle una cadena.'
'Yo tenía uno, pero las cerezas me lo mancharon.'
'Yo tenía uno, pero nunca me comí un sólo grano.'
'Yo tenía uno lindo también.'

'Yo tenía uno, pero se le salió la rueda.'
'Yo tenía uno que no podía arrastrarse.'
'Yo tenía uno, pero no sé qué ha sido de él.'
'Yo tenía uno y ojalá tuviese una parte suya.'
'Yo tenía uno, pero los chicos hicieron un tambor de él.'
'Yo tenía el peor de todos.'

                                                   Manuscrito del poema por R. Graves

[Un inevitable comentario del traductor: en inglés no hay gé-
neros, de manera que muchos de los objetos y seres pueden
haber sido "una" o "ella". He usado el "él" en forma genérica,
valga la paradoja.]
Fuente: un bello libro de Rodney Phillips, en una edición de
la New York Public Library (uno de los lugares más lindos de
NY, para mí), de 1997.


"Me doy cuenta de cuando en cuando que ciertos poemas
fueron escritos por razones equivocadas, y me siento obli-
gado a removerlos; me dan una mala sensación. Solamente
los pocos poemas necesarios deberían conservarse. No hay
ningún misterio acerca de ellos: si uno es un poeta, al cabo
aprende cuáles son. Aunque por supuesto un poema perfecto
es imposible. Una vez escrito, se terminaría el mundo."
R.G. en "The Writer's Chapbook" Editado por George
Plimpton. Viking, 1989.

No hay comentarios: