sábado, 4 de octubre de 2014

4 POETISAS GRIEGAS o "MÁS ALLÁ DE SAFO"

  
 
 
Las poetisas griegas, que Antipater de Tesalónica
bautizó en el siglo I d.C. "las Nueve Musas Terre-
 nales". "El Cielo creó a las nueve Musas, pero la
Tierra ha criado nueve más para su propio..."
"Praxilla, Moero, Anyte, Myrtis, Erina, Telesilla,
Corina, Nosis y Safo"
 
Se conocen sólo 29 poetisas en la abundante lite-
ratura griega de la antigüedad. 22 de ellas son
de la época griega propiamente dicha y las restan-
tes 7 son de la época romana.
La poesía griega, iniciada en el siglo VIII a.C.,
originalmente era cantada, a veces en forma indi-
vidual y a veces en forma coral. Los poetas le po-
nían música a sus versos. Los más antiguos canta-
ban exclusivamente en sus pueblos de origen, los
siguientes ya viajaban llevando sus cantos por do-
quier. La primera colección de poemas se realizó
en el siglo III a.C. en la corte real de Alejandría.
Luego de conquistar Egipto, Alejandro Magno
fundó la ciudad, que se convirtió en el centro
literario del mundo griego. Los poemas se es-
cribían sobre papiro, se guardaban en rollos,
muchos de ellos en la Biblioteca de Alejandría.
Muchos otros se han perdido y se han hallado
partes de esos papiros envolviendo momias, por
ejemplo. Recién los epigramas de la época Hele-
nística, con los que se compuso -en el año 100
a.C. aproximadamente- la célebre Antología
Griega, poseen una transcripción medianamen-
te confiable. El epigrama, como opuesto al canto
lírico, es una forma escrita, tendiente al libro.
"Epigrama" significa "inscripción". Si bien los
epigramas comenzaron siendo inscripciones
que se colocaban en las tumbas, la mayoría de
los epigramas que encontramos en la Antolo-
gía Griega son puramente literarios.
 
 

CORINA (de Tanagra, ¿s.V a.C.?)

Corina vivió en la ciudad de Tanagra, del distrito de Boeo-
cia, en Grecia Central. Se discute todavía en qué siglo vivió.
Algunos comentaristas antiguos la sitúan como contemporá-
nea de Píndaro, un poeta de la misma región, en el siglo V a.
C. Y se dice que ambos eran discípulos de la poetisa Myrtis
cuya obra se halla perdida.  Pero datos del Papiro de Berlín,
con manuscritos del trabajo de Corina, hacen pensar que Co-
rina puede haber vivido en el sigloIII a.C. 
Josephine Balmer, autora del invalorable "Classical Women
Poets", tiende a ubicarla en la fecha más lejana, como contem-
poránea de Safo, Telesilla y Praxilla, basándose para ello en
la temática de sus poemas.
También es muy discutido el mérito de su obra. Por ejemplo
el geógrafo griego Pausanias, escribió en 150 d.C. que Corina
había vencido a Píndaro en un concurso poético, pero agrega
que seguramente se debió a que la belleza de la poetisa impre-
sionó a los jueces por encima de sus versos. Más contemporá-
neamente, diversas voces, entre ellas algunas feministas, han
acusado tanto a Corina como a Safo, como a otras mujeres
poetas de la antigüedad griega de 'excesivo simplismo' y de
perpetuar, en el caso de la autora que aquí nos ocupa, la do-
minación masculina -'el sistema de valores masculino'- den-
tro del mundo femenino.
Se conservan cerca de cuarenta fragmentos de su obra.



  IOLAO

 [déjanos adorar en el santuario]
    tú y yo ambos
           -nosotros dos
 [para hacer nuestros largamente vinculantes votos]


  ORESTES

 Mientras se laza el alba de las fuentes del océano,
ella toma del cielo la sagrada luz de la luna;
así, por voluntad de Zeus, las estaciones cambian lentamente,
el invierno convirtiéndose en las flores de primavera;
y ahora nuestro coro halla placer en nuestros dolores,
el duro, duro trabajo de la danza, por toda
la ciudad de los siete muros(1)                                  (1) Tebas


    MYRTIS

 Es a Myrtis a quien hay que culpar
                                   Myrtis, te digo
    voz-de-golondrina
           hermana-cantora-
ella se desvió hacia los cantos de lucha de Píndaro


   PÍNDARO

 En cuanto a tí, Píndaro,
Tú hablaste el griego
      de la ciudad y del estado:
el idioma del mercado.  (1)

(1) Crítica irónica de la 'desviación' de Píndaro hacia una poesía más
inclinada a temas mundanos.


  EL ARTE DE CORINNA

 Pero yo canté la gloria de héroes locales
                     vivados en nuestras heroínas

...........

 [de] Metioche y Menippe
   [hijas intrépidas del gran Orión
                            disparando estrellas a través de los cielos]

.............

 [o de Antiope] de Hyria
                    hija de esta tierra
un lugar apto para hermosas danzas


.............

[y de tí, madre Tanagra,
como] Hermes y Ares
       una vez se fueron a las manos
por vos...


..............

[Y yo recordé]
       el destino de las hijas de Minya


..............

[y las lágrimas de Hyrie]
por el hijo que ella anhelaba
      alzar en sus brazos


   EL SUEÑO

 [En mi sueño, vos decías:]
¿Todavía estás dormida?
      Esta no sos vos, Corinna
[dejando fluir los días...]


LAS MUSAS

1.
(Vienen Musas)
de voz clara
a mí

2.
deja tus resguardados calveros
      con miel en tu voz
a través de los estrechos accesos de Euripus*
      desde el Olimpo
     para encontrarte aquí conmigo

[* Euripus es el angosto estrecho que separa la isla de
Euboea de Boeocia, conocido por su flujo irregular, citado
proverbialmente como una indicación de liviandad.]


ANTE EL ALTAR DE EROS

Thespia, Thespia,
     tus hijas son rubias
tus amante, forasteros
      y tus forasteros, amados;
las Muses te tienen en sus corazones

[Thespeia, a la que Corina llama Thespia, es una hija de Eso-
po, de la cual ese poblado, a los pies del monte Helikón, aso-
ciado con las Musas, tomó el nombre.]


EL SUEÑO

[En mi sueño tú dijiste:]
¿Aún duermes?
     Esta no eres tú, Corina
[alejarse bogando los días...]

[Se trata de un fragmento en el cual Corina refiere haber sido
visitada por una diosa en un sueño. El último verso podría tra-
ducirse también como "los días, llevados por la corriente..."]









NOSSIS (de Locris -sur de Italia-, s. III a.C.)
 Contemporánea de Anyte, se conservan sólo 12 (y el último
se le atribuye sin certeza) de sus epigramas. Su poesía está
interesada en el mundo interior de las mujeres: elogia su be-
lleza, sus cualidades espirituales, y celebra las deidades de
la vida femenina, así como la relación emocional que las
mujeres establecen tanto con la familia como en la amistad.
De ahí que se la conociera, en su tiempo, como thelyglossos,
"de femenina lengua".



1.

Nada es más dulce que el amor, todas las demás riquezas*
son secundarias: hasta a la miel he apartado de mi boca.
Esto dice Nossis: Quienquiera que Kypris no haya besado
no sabe nada de sus flores, qué clase de rosas. (1)

*Algunos traducen "alegrías" en lugar de "riquezas".

2.

Forastero, si navegas a la tierra de las danzas amorosas,
                                                                               Mitilene,
para encenderte con las flores de la gracia de Safo,
dile que una amiga suya y de las Musas, la tierra Locriana
me parió. ¡Y sabiendo que mi nombre es Nossis, sigue
                                                                    tu camino! (2)


3.

Cuando vayamos al templo, miremos la estatua
de Afrodita, hábilmente trabajada con oro.
Poliarquis la erigió, habiendo cosechado mucho
del propio esplendor de su cuerpo. (3)


4.

Parece que Afrodita tomó con dicha
esta vincha, una ofrenda de Samythia-
está sutilmente trabajada y huele dulcemente a néctar,
con el cual la diosa nombra al suave Adonis. (4)

5.

Cuando te reíste con fuerza y pronunciaste una palabra
amistosa hacia mí, pasa. Soy Rintón de Siracusa,
una pequeña luciérnaga de las Musas, que de
las trágicas parodias obtuve mi propia corona de hiedra.


6.

Ah, Artemis de Delos, y preciosa Ortigia,
dejad caer vuestros puros arcos y flechas en las faldas
                                                                  [de las Gracias;
lavando sus pieles en Inopos, entrad a la casa
para ayudar a Alketis en su arduo trabajo.(+)
 


   Notas a los poemas de Nossis
 (1) El beso de Afrodita es tanto erótico como poético. Las ro-
sas son tanto un símbolo del don poético de las Musas, co-
mo de la sexualidad de Afrodita.
(2) Mitilene es la ciudad natal de Safo. Estas líneas están di-
rigidas a quien pueda llevar el mensaje. Se supone que quien
viaja a Mitilene, lo hace en busca de la inspiración causada
por la poesía de Safo, así como le sucedió a la misma Nossis.
 (3) Poliarquis, una prostituta, pudo dedicarle una estatua a
Afrodita con sus ganancias.
 (4) Luego de que el joven amante de Afrodita, Adonis, fue-
se asesinado, ella preservó su cuerpo en un bálsamo de néctar.
 + Artemis es la cazadora virgen que ayuda a las mujeres en
el parto. Delos y Ortigia simbolizan a Artemis (nacida en Or-
tigia) y a Apolo (nacido en Delos). Inopos: debe lavarse en el
arroyo de Delos después de cazar y antes de asistir a Alketis
en el parto.

 




ERINA (ca. 350 a.C., ¿Rodas o isla de Tenos?)
 Erina era conocida por tres epigramas propios y por ser men-
cionada en forma alabatoria en al menos siete epigramas aje-
nos en la Antología Griega. Pero en 1928 apareció en Italia
un papiro que contenía un extracto significativo de su hasta
entonces perdida obra maestra, "La rueca". Eran 53 versos de
una obra de 300. A partir de entonces se produjo un gran in-
terés por la obra de Erina, mayor que el dedicado a cualquier
otra poetisa, exceptuando a Safo. De todos modos, son más
las preguntas que las certezas en torno a esta joven que, según
la tradición antigua, murió a los 19 años. Su obra está centrada
en un personaje femenino, Baucis, amiga desde la infancia, y
que, al parecer, murió también muy joven. En su obra se en-
cuentran rasgos de la poesía homérica -al igual que en Safo-
pero Erina, al igual que Corina, escribió en el dialecto local
dórico, mezclando entonces las formas 'elevada' y 'baja' de
la poesía.

LOS VIVOS Y LOS MUERTOS (1)

Desde aquí, nuestros apagados ecos intentan en vano alcanzar
                                                                                   [el Hades;
pero los muertos sólo conocen el silencio: la oscuridad corroe
                                                                                    [el resto.


ORACIÓN FUNERARIA (2)

Solonicus, pez veloz, guía solitaria de los marinos en busca
                                                                                   [del sol:
guía su alma (a través de la oscuridad) ahora desde esta se-
                                [vera nave -mi dulce y única compañera.


RETRATO DE AGATHARCHIS

Con habilidad y amor estas delicadas líneas fueron dibujadas
      -Prometeo (1), ten cuidado: nosotros en la tierra aún pode-
      mos dirigir vuestra habilidad;
este retrato la conserva tan cercana a la vida;
agrégale una voz y Agatharchis está completa
     -sonríe y habla.

(1) Prometeo es un Titán legendario que según el mito, creó a la humanidad a partir
de la arcilla.


ANTE LA TUMBA DE BAUCIS (1)

I

Mi nombre es Baucis, la Novia (2). Sed conmovidos hasta las
lágrimas al pasar junto a mi solitaria piedra, y dejad este
mensaje para los codiciosos muertos: "Hades, tú le vendes
tus almas a la envidia". Luego observad estas palabras y
desesperad ante el salvaje destino de Baucis -cómo una vez
ella se casó pero con esas antorchas nupciales su pira funera-
ria fue encendida.
Y ahora tú, Señor Hymen (3), habéis enlentecido su solemne
marcha nupcial a ese sollozante arrastrarse hacia la ancha
tumba en espera.

II

Deja que mi losa, dos sirenas de piedra, y muy lamentada
                                                                                     [urna-
sus dispersas cenizas grises convertidas ahora en sujetos del
                                                                                   [Hades-
canten Saludo y luego Adiós a aquellos que pasen junto a mi
                                                                [fría y oscura tumba-
sean amigos de su ciudad o forasteros de otro estado.
Decidles que estos ladrillos sepultan a una novia, y también
                                                                         [decidles esto;
que mi padre me nombró una vez Baucis, que fui criada
en Tenos (4), si quieren saberlo, y que mi alma gemela
Erina grabó esta solitaria tumba con mi breve existencia.


(1) Estos dos epigramas están incluídos en la Antología Griega.
(2) La asociación entre boda y muerte se encuentra también en los cantos folclóricos
de la Grecia actual.
(3) Hymen: el dios del matrimonio.
(4) Tenos es una isla en las Cíclades, en el mar Egeo. Según ciertas fuentes, Erina
también provenía de este lugar.

 




ANYTE (ca. 290 a.C., de Tegea, en Arcadia)
 Se conservan 19 epigramas suyos. Arcadia está en el Pelopo-
neso. Escribió también poemas líricos y probablemente hexá-
metros. Casi seguramente fue contemporánea de Nikias y de
Mnsalkes. De los poemas que son sin duda suyos, casi todos
contienen cuatro líneas y toman la forma de inscripciones,
sean éstas reales o imaginarias. Parece haber sido la primera
persona en escribir epitafios para animales y en introducir
los temas bucólicos en los epigramas.

EPITAFIO

Cuando este hombre, Manes, vivió, era un esclavo;
Muerto, vale tanto como Darío el Grande.


ESTATUA DE HERMES

Yo, Hermes, estoy aquí junto al cruce de caminos
bordeados de árboles cerca del agua de la costa,
resguardando a los hombres cansados por el viaje;
mi fuente murmura fría y clara.


EL DOLOR DE UN PADRE

1. ANTIBIA
Este lamento es por Antibia, una virgen. Muchos
en la esperanza, al menos -vinieron a la casa de su padre,
atráidos por los dichos acerca de su belleza, y la creciente
                                [fama de su sabiduría. Pero el Destino,
el destructor, barrió todas esas esperanzas
                                               [ fuera de cualquier alcance.

2. ERATO
Éstas son las últimas cosas:
                   echando los brazos alrededor de su padre muerto
habló Erato, sus lágrimas corriendo, perlas de agua-fresca:
'Padre, me estoy apagando rápido, la oscuridad cae sobre
                                                                                 [mis ojos,
y me estoy deslizando dentro de ella
                                         hacia la negra Muerte.


AFRODITA JUNTO AL MAR

Este lugar es sagrado para la diosa.
Aquí su placer constante
es mirar cómo tremula el mar desde la orilla,
y asegurar el bienestar de los marineros;
a todo lo ancho el océano
tiembla cuando mira su estatua, brillando de aceite. (1)

(1) El adjetivo griego, liparos, significa 'brillando' o 'untado', o 'brillando de
aceite', ya que la estatua de la diosa, que representa el amor, implica a los amantes,
que solían untarse de aceites, así como Afrodita untó de aceite el cadáver de Ado-
nis luego de su muerte.


FRESCA PRIMAVERA (Una pastoral)

1.
Siéntense, todos, bajo las extensivas hojas de este laurel,
beban el agua dulce de esta fuente;
si están ansiosos de aire en el calor de la cosecha,
descansen aquí:
dejen que la brisa del Viento-Oeste les atice con sus
refrescantes golpes. (1)

2.
Forastero, descansa tu dolorido cuerpo debajo de estas
                                                                 [frescas rocas
donde los vientos murmuran a través de jóvenes hojas
                                                                           [verdes. (2)
Bebe el agua fría de la fuente - recibe alivio,
    un breve respiro
para los viajeros en el insoportable calor.

(1) Esta metáfora remite a la descripción que hace de ese viento Homero en la
Ilíada.
(2) Otra alusión a Homero, en los poemas épicos, sachein es el rugido del mar.



EL ADIÓS A UN DELFÍN

Nunca más volveré a encontrar a mi dios en los navegantes
                                                                                    [mares,
mi cuello alzándose y cayendo detrás de las profundidades.
No, no soplaré alrededor del arco de la nave, adentro y
                                                                                    [afuera,
por tersos agujeros de remos, un mascarón encantado
como si viviera, ya que la oscura marea del oleaje
me han echado sobre tierra seca,
y yasgo aquí ahora, atrapado por esta serena playa.


EL CABALLO DE GUERRA

Un recuerdo para mi caballo, duro-en-la-batalla:
Damis la ve ahora
muerta cuando el astil de los dioses de la guerra
atravesó su manchado flanco;
su oscura sangre como una lámina bajo su piel,
verdadero escudo de piel, (1)
salpicando sangre oscura
sobre esta tierra,
goteando a través del suelo que ambos hemos arado.

(1) Hay varias alusiones a Homero en este poema. La que corresponde a este
caso se llama talaurinos y significa 'portando un escudo cubierto de piel'. Aquí
Anyte lo utiliza para describir la piel del caballo, a la vez piel y escudo.






 BIBLIOGRAFIA

Josephine Balmer. Classical Women Poets. Bloodaxe
    Books, 1996.
Diane J. Rayor. Sappho's Lyre. Archaic Lyric and Wo-
   men Poets of Ancient Greece. Univ. of California Press,
   1991.
 


Peter Jay. The Greek Anthology and other Ancient Epi-
    grams. Penguin, 1981.
Willis Barnstone. Greek Lyric Poetry. Bantam Books,
    1967.
 


Las ilustraciones provienen de Francois Chamoux: Es-
   cultura de la Antigua Grecia. Ed. Hermes, 1968.




2 comentarios:

Susana Losada dijo...

Gracias por este artículo y la biografía!

Matilde Cánepa González dijo...

Gracias por tu laboriosa recopilación .