lunes, 13 de mayo de 2013

MAS POEMAS EROTICO-AMOROSOS DE LA ANTIGUA GRECIA



En el período antiguo de Grecia, existían cuatro géneros
literarios bien definidos: la poesía elegíaca (el origen del
nombre es oscuro) que se inició en forma de cantos-de-
guerra, como los de Calino de Efeso (ca. 660 a.C.) y se
transformó luego en poesía amorosa, por ejemplo en Mim-
nermo de Colofón y en Teognis de Megara; la poesía iám-
bica (término probablemente asiático, también de origen
desconocido), definida así por el metro -T.S. Eliot dice,
por ejemplo, que el inglés es hablado en pentámetros iám-
bicos (5 ta DAHS) y que sin duda tanto la Biblia como
Shakespeare están escritos de ese modo: "Y Dios dijo,
que se haga la luz, y se hizo la luz."-; la poesía mélica, o
lírica, que incluye tanto la lírica coral como la personal,
y que difiere tanto en el contenido como en la forma de
los otros dos, siendo sus primeros exponentes Alceo de
Mitilene y Safo de Efeso; y el drama (tragedia y come-
dia).

Tus ojos tienen los párpados cargados
Como si vinieras de la cama,
Tu pelo embrollado
Las mejillas sin color,
El cuerpo pesado.

Si regresas de
Una noche de amor, el regalo que has hecho
Supera a cualquier otro;
Pero si tu amante viene sólo en sueños,
Que todos tus sueños me convoquen.

PAULO SILENTARIO (s. VI d.C.)


EPITAFIO DE LA JOVEN PROMETIDA

Soy Baukis, de la novia.
Cuando cruzas este pedestal amargo
Dile a la muerte
Debajo del suelo,
"Estás envidiosa, ¡oh, muerte!",
Ya que quienes vean
Este monumento
Sabrán
Que el suegro
Quemó a la joven
En la pira
Con las antorchas que no se usaron
En la comitiva nupcial.
Oh, Hymen,
Tú has transformado la canción nupcial
En una marcha fúnebre.

ERINNA (com. s. III a.C.)


MAÑANA

Alba que pone fin a nuestro sueño
También despierta
Al ruidoso ruiseñor

IBICOS (s. VI a.C.)


Los sonidos del amor son agujas en mis oídos.
Mis ojos apagan el amor con ardientes lágrimas.

En busca del amor, noche y día,
Veo al Amor plegando sus alas:

Ni vendrá
Ni saldrá volando.

MELEAGRO (a. II a.C.)


Ninguna gracia,
Pura apariencia:

Ella complace
Pero no puede retener-

Flota como carnada
Sin el anzuelo.

KAPITONOS (fecha incierta, probablemente tardío)


No me dejes
completamente abandonado. Espera

a que la Estrella
de la Mañana sea un fantasma

en el cielo,
un ala pálida

blanca
transportando al sol.

ION de CHIOS (s. V a.C.)


Este hombre; este nadie; vil; este bruto esclavo;
Este hombre es amado, y gobierna el alma de alguien.

BIANOR (Se le ha llamado "Bianor de Bithynia" y tam-
bién "Bianor el Gramático". S. I d.C.)



Quisiera escribir odas de guerra
pero sólo el amor resuena
en mi lira de siete cuerdas

Que otros celebren guerras y batallas.
Yo sólo puedo cantar mi desventura.
No fui vencido por enemigos y sus ejércitos:
fui derrotado por tus ojos y su mirada.

ANACREONTE de Teos (ca. 570 a.C.)


Lloro por Antibia, la virgen,
la fama de cuya modesta belleza
atrajo a muchos pretendientes a su casa paterna
-ya que el Destino hizo volar sus esperanzas.

ANYTE de TEGEA (Sólo sobreviven 19 epigramas
suyos. ¿s. IV a.C.?)


Si alguien está con ella, entonces
Me iré, pero si duerme
Sola por favor dejadme entrar,
Y digan que ebrio atravesé
A los forajidos hasta esta puerta,
Y que el Amor atrevido me guiaba.

POSEIDIPPOS de MACEDONIA (n. ca. 310 a.C.)


Yo toqué a la sensual Hermione.
   Ella tenía puesto un cinturón
con aplicaciones brillantes-
  letras doradas, Kypris: todas hablaban
diciendo, "Ámame
     y olvida que duele
si otro me tiene."

ASCLEPIADES de SAMOS (n. ca. 320 a.C.)



¿De qué sirve la vida cuando el dorado amor se ha ido?
Francamente, preferiría estar muerto que desconocer
El cálido entregarse de una muchacha,
Sus suaves brazos en la cama
De noche: ¡hermosa flor de la juventud que todas las mujeres
Y hombres anhelan!
Cuando llega la vejez
El hombre se siente débil y feo y se arrastra
Bajo un aplastante dolor
Pierde la simple dicha
De mirar al sol.
Los niños lo desprecian.
Le resulta repugnante a las mujeres jóvenes- en este triste
Callejón ciego que Dios ha hecho de la vejez.

MIMNERNOS (600 a.C.)



Qué blanco
Su brazo

Mientras se alza
Curvándose

Para arrojar...

Hacia los
Vítores de
Esos hombres jóvenes

BAQUILIDES (s. V a.C.)
["Hay nueve Poetas Líricos", escribió Eustatio en su
Introducción a Píndaro, "Alcman, Alkaio, Safo, Este-
sícoro, Ibico, Anacreonte, Simonides, Baquílides y Pin-
daro".]



LAMENTO

Las estrellas y los ríos
y las olas
te llaman de regreso.

PINDARO (n. en 518 a.C. en Boiotia, murió a los ochenta
en Sicilia, en 438 a.C.)


SOCRATES A SU AMANTE

Mientras besaba a Agatón mi alma inflamó mis labios
ahí se detuvo, doliente, habiendo querido saltar a él.

PLATON [429- 347 a.C. Discípulo de Sócrates y funda-
dor de la Academia]


DIALOGO

"Echale una fuerte mirada a la delgaducha Diocleia.
Es una Afrodita flaca,
pero dulce."

"Nada se interpondrá entre nosotros;
cuando esté acostado sobre sus flacos pechos
estaré apretando directamente su corazón."

MARCO ARGENTARIO (Principios de la Era Cristiana)


UN CAMINO AL CORAZON

Ven suavemente
y frota mirra aromática sobre sus pechos:
la cueva vacía que rodea su corazón.

ANACREONTE (N. en Teos, Asia Menor, circa 572 a.C.
Murió en Atenas, para entonces convertida en una demo-
cracia, a los 85, en 490 a.C.)


Ahora
en mi corazón
veo claramente

un hermoso
rostro
resplandeciente

delineado
por el amor.

SAFO (Entre s VII y VI a.C. Petisa y morocha, la mayor
poeta lírica de la antigüedad. Dijo de ella Platón: "Algunos
dicen nueve Musas- pero cuenten de nuevo, miren a la dé-
cima: Safo de Lesbos")


ELOGIO DE LAS MUJERES

Sólo en dos ocasiones son las mujeres
algo diferente de una aflicción:
en el lecho nupcial
y
en la tumba.

PALLADAS de ALEJANDRIA (fines del s. IV d.C.)


SOBRE EL AMOR

El amor es tres veces un ladrón,
no importa cómo lo tomes:
Está desesperado,
insomne
y nos desnuda.

DIOFANES de MYRINA (Poeta desconocido de época in-
cierta que aparece en la Antología Griega)


El beso de Europa sería dulce
si descansase apenas sobre los labios,
el más suave toque sobre la boca.
Pero más, mucho más que esto:
ella aprieta fuerte
y arranca el alma de mis profundidades.

RUFINO (¿Período romano o Bizantino? Fechas inciertas.)


Aquí, debajo de esta piedra, yo yazgo,
la famosa mujer que se desprendió de su ropa
por un solo hombre.

ANONIMO


Y ahora peinas y trenzas tus cabellos,
y ahora te pintas las uñas.
Y ahora te vistes para alguien
en los ricos púrpuras rojizos del oceáno.

Pero mis ojos sólo ven a Ródope,
que está en algún lugar lejano.
Y yo, solo, ni siquiera soporto
ver la Estrella de la Mañana.

PAULO SILENTARIO (Pablo, llamado Silentario -"secre-
tario privado"- era un alto funcionario de la corte de Justi-
niano, ca. 560 d.C.)


Mirar y codiciar no es amor.
Aquel que confía demasiado en sus ojos es ciego.

Pero aquel que ve en un rostro sencillo
la belleza y la luz interior-

ése conoce el horno del fuego del amor.
La belleza toca a aquellos que conocen su forma.

MARCO ARGENTARIO


Yo sería una blanda rosa
en tu amable mano, descansando
sobre las cálidas nieves
de tu amoroso pecho.

ANONIMO


Xantipe, cantando con su lira,
con susurrantes ojos
enciende mi alma en llamas.

¿Pero cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo?
Todo es incierto.
Excepto que mi alma arde.

FILODEMO (110- 35 a.C. Maestro de filosofía griega
entre los romanos, influyó en Virgilio y en Horacio. Han
sobrevivido alrededor de 25 de sus epigramas en la Antolo-
gía Griega.)


Algo hay ahí, por Pan que hay algo escondido-
Por Dioniso, ¡fuego detrás de las cenizas!
He perdido mi temple: no quiero enredarme. A menudo
Los muros son furtivamente roídos por callados arroyos,
Y temo, Menexeno, que este silencioso
Reptante logrará penetrar en mi interior, y arrojarme
Al amor.

CALIMACO de KYRENE (c.300-240 a.C. Hemos tradu-
ducido en otra ocasión, con el título del "Mejor Epigrama",
un famoso y 'perfecto' epigrama suyo.)


Yaces dormida, Zenófila, delicado capullo.
Sobre tu cuerpo, encima de tus párpados
quisiera extenderme,
como lo hace el sueño.

Del propio sueño cuya magia
cierra los ojos de los dioses,
el vuelo impediría,
para llegar, bien que sin alas,
yo solo a poseerte.

MELEAGRO de GADARA (n. ca. 140 a.C., murió a los
70 años, ca. 70 a.C. Su importancia no se limita a sus pro-
pios poemas, sino al haber sido uno de los más destacados
compiladores de la Antología Griega.)


BIBLIOGRAFIA

Peter Jay. The Greek Anthology. Penguin, 1981.
Constantine Trypanis. The Penguin Book of Greek Verse.
                                    Penguin, 1984.
M.L. West. Greek Lyric Poetry, Oxford Univ. Press, 1993.
Bradely Nystrom. The Song of Eros. Southern Illinois Univ.
                             Press, 1991.
Stephen Bertman. Erotic Love Poems of Greece and Rome.
                     New American Library, 2005.
Dudley Fits. Poems from the Greek Anthology. New Direc-
                    tions, 1956.
Willis Barnstone. Greek Lyric Poetry. Bantam, 1962.
Sam Hamill. The Infinite Moment. Poems from Ancient
                    Greek. New Directions, 1992.
















1 comentario:

Anónimo dijo...

Que selecta seleccion!

Entre todos elijo Safo y Silentario.

Silentario cuando habla de "la deliciosa Theano..
y los aqui transcriptos.
Todo el resto acaricia el oido.
Muy lindas estas paginas
de poemas de la Antigua Grecia