miércoles, 3 de octubre de 2012

POEMAS DE LA "ANTOLOGIA GRIEGA"




La Antología Griega es una colección de 4000 poemas bre-
ves, o 'epigramas', compilada en quince volúmenes desde 
las antologías tempranas (700 a.C.) hasta el reinado del
Emperador Bizantino Constantino VII (912-959 d.C.).
Se la ha llamado también la 'Antología Palatina' y forma
parte de él el así llamado Appendix Planudeana.
Actualmente se considera que el título de 'Antología
Griega' resulta de la combinación de dos antologías de
epigramas: aquella de Maximus Planudes y la Antología 
Palatina, así llamada porque el manuscrito fue redescu-
bierto en 1606 en la biblioteca del Conde Palatino en
Heidelberg.
La misma abarca un período de 1700 años.
El significado original del término 'Epigrama', era 'Inscrip-
ción'. Las primeras 'inscripciones' aparecieron en tumbas
y ofrendas votivas, y eran unas pocas líneas de versos conmemorativos -hexámetros, elegíacos o de metro iám-
bico- inscriptos en roca, ya sea de lápidas o de monumen-
tos.
El verso elegíaco parece haber sido en su origen el metro
de las canciones de flauta. La raíz sobrevive en la palabra
armenia que designa la flauta, elegn. El metro de los ver-
sos parece ser una extensión del hexámetro, que es el
metro de la épica de Homero.

La primera de estas colecciones que se conoce es la Guir-
nalda, que agrupó Meleagro de Gádara hacia 80 a.C.
Hacia el año 40 d.C., Filipo de Salónica realizó su propio
compendio de epigramas, algo más breve que el anterior,
llamado Corona.
En lengua inglesa, una de las mayores traducciones es la
de J.W. Mackail: Select Epigrams from the Greek Antho-
logy, de 1911, con sus invalorables prefacio y notas, un
verdadero liber aureus, como señala Dudley Fitts.


 1. AUTOMEDON (s. I a.C.- I d.C.)

Toda la larga noche,
Hablando y bebiendo,
Esos hombres se civilizaban;

Pero con la primera luz del este
Se yerguen para hacer la guerra
Como bestias rabiosas.


2. ANONIMO

No beses la cara de Alfeo:
Él navega los pechos de Aretusa
Y bebe de su más oscuro mar.


3. LUCIANO De SAMOSTATA (s. II d.C.)

El mal pintor captura 
Sólo forma, ninguna otra cosa.

Para encontrar la voz
Debes confiar en el color.


4. LUCILIO (148-101 a.C.)

Murmuran acerca de tí, Nicolo-
Dicen que te has teñido el pelo.
Yo sé más que eso. Era negro como el carbón
El mismo día que lo compraste.


5. ANTIPATER DE SIDON (s. II a.C.)

Nunca temí el ocaso de las Pléyades
O los riscos ocultos tras las rocas
Ni siquiera los relámpagos en el mar

Como le temo a los amigos que beben conmigo
Y recuerdan lo que hablamos.


6. PAULO SILENTARIO (ó SILENCIARIO) (s. VI d.C.)

Tus ojos tienen los párpados cargados
Como si vinieses de la cama,
Tu pelo embrollado
Las mejillas sin color,
El cuerpo pesado.

Si regresas de 
Una noche de amor, el regalo que has hecho
Supera a cualquier otro;
Pero si tu amante aparece sólo en sueños,
Que todos tus sueños me convoquen.


7. PAULO SILENTARIO

Aún vestida de arrugas querida Filinna,
Eres más hermosa que las jóvenes.

Preferiría saborear las manzanas
Que cuelgan de tus pesadas ramas

Que pellizcar los firmes pechos de las muchachas.
No me atrae la juventud.

Tu otoño brilla más que una mortal primavera.
Tu invierno es más cálido que el sol de verano.


8. ANTIPATER de SIDON

Relator del coraje de los héroes,
Intérprete de Dios, segundo
Sol en las vidas de los Griegos,
Resplandor de las Musas, Homero, intemporal
Portavoz del mundo entero-
Enterrado, extranjero, en esta tierra batida por el mar.


9. LEONTIO (s. VI d.C.)

Toca, copa
Los melifluos labios.
Yo, envidioso,
Miro y espero.


10. ASKLEPIADOS (s. III a.C.)

Didyme me saludó con una rama de olivo,
Y ahora mi corazón se derrite como cera
Envuelta por la llama.

Ah, sí, ya sé. Ella es negra.
También lo es el carbón antes de la chispa
Que lo hace arder como rosas.


13. ÍBICO de REGIO (s. VI a.C.)

LA ESTACION DEL AMOR

En primavera los árboles de membrillo
Maduran en el vergel sagrado de las niñas
Con agua de río;
Y las uvas se tornan violeta
Bajo la sombra del lujurioso follaje
Y de los recién nacidos brotes.

Pero para mí, Eros

Desconoce el descanso del invierno,
Y como los vientos del norte
Bajan ardiendo desde Tracia
Con chamuscantes relámpagos,
Kypris mutila mi corazón con negro
Y funesto amor.


14. ÍBICO

Arden la noche entera
los deslumbrantes astros.


15. ESTESÍCORO de MATAURUS (630-555 a.C.)

LA ESTACION DEL CANTO

Olvida las guerras.
Es tiempo de cantar.
Toma la flauta de Firgia
Y recuerda la canciones de nuestras rubias Gracias.

Clamor de murmurantes golondrinas:
Ya es primavera.


16. MELEAGRO (aprox. 100 a.C.)

Los sonidos del amor son agujas en mis oídos.
Mis ojos apagan el amor con ardientes lágrimas.

En busca del amor, noche y día,
Veo al Amor plegar sus alas:

Ni vendrá
Ni saldrá volando.


17. KAPITONOS (ó CÁPITO) (fecha incierta, probablemen-
                                                   te tardío)

Ninguna gracia,
Pura apariencia:

Ella complace
Pero no puede retener-

Flota como carnada
Sin al anzuelo.


18. GLAUCO de NIKOPOLIS (¿s. II a.C.?)

No, no la tierra, ni una losa de piedra,
Sino la íntegra vasta superficie del océano que ves
Es la tumba de Erasippo.
Él y su nave se ahogaron juntos. Dónde
Y en qué desconocidas profundidades vagan sus huesos
Sólo las aves marinas lo saben.


19. IÓN DE CHIOS (s. V a.C.)

No me dejes
completamente abandonado. Espera

A que la Estrella
De la Mañana sea un fantasma

En el cielo,
Una pálida ala

Blanca transportando
Al sol .



20. MINMERMO de ESMIRNA (600 a.C.)


Alma mía, sé joven.
Pronto otros serán hombres
Y yo estando muerto
Seré tierra negra.


21. BAQUÍLIDES (s. V a.C.)

Qué blanco
Su brazo

Mientras se alza
Curvándose...

Para arrojar...

Hacia los 
Vítores de
Esos hombres jóvenes.


22. PRAXILLA de SICYON (s. V a.C.)

Espiando a través
De la ventana abierta,
Tu rostro era
Virginal.

Pero eras
Toda una mujer
Debajo.


23. ESTESÍCORO de MATAURUS (c. 630-555 a.C.)

EN CONSUELO

No lloréis por los muertos.
Las lágrimas no pueden conservar
Todo lo que sentimos por ellos vivos.
Sólo se vuelve gris
Y se disuelve
No importa cuan desesperadamente
Deseamos.
No lloréis por los muertos;
Es en vano llorar.


24. SIMÓNIDES de CEOS (556-466 a.C.)

ACERCA DE LA POESIA Y LA PINTURA

La palabra es la imagen de la cosa.

La poesía es pintura que habla.
La pintura es poesía que calla.


25. BAQUÍLIDES

Esto es lo que sé:
Aprende de los demás
Su enjambre
De pericias.
No hay palabras,
Inventadas o deseadas,
Que no se hayan usado
Antes.


26. La poetisa ANYTE de TEGEO (s.VI a.C.)

EPITAFIO DE UN ESCLAVO

Vivo,
Este hombre fue Manes, el esclavo.
Muerto,
Ya es par del Rey Darío.


27. TEOGNIS de MÉGARA (s. VI a.C.)

¡Tontos y niños sois, humanidad! Lloráis
A los muertos y no a la muriente flor de la juventud.


28. SEMÓNIDES de SAMOS (s. VII a.C.)

LANZA DE BRONCE

Brilla, lanza de bronce, en la noche
mientras el viento sopla en los sacófagos.


29. AGATÍAS ESCOLÁSTICO (536-582)

La Hermosa Melita, en las agonías de la mediana edad,
Retiene su gracia juvenil.
Un rubor en la mejilla -ella seduce
Con los ojos. Han pasado muchos años,
Pero no su risa aniñada.
Todos los estragos del tiempo no alcanzan
Para rendir a la naturaleza verdadera.


30. CALÍMACO de CIRENE (c. 305-238 a.C.)

SEPULCRO DESIERTO

Licas, el mercader, hombre de Naxos,
No murió en tierra firme: el desdichado
Perdió en el mar nave y vida.
Entre el oleaje flota su cadáver.
Y yo, tumba desierta, sólo guardo
Su nombre y el clamor de esta advertencia:
Ten cuidado, navegante, del profundo mar
Una vez que se han puesto las Cabrillas.


31. PALLADAS de ALEJANDRIA (319- ca.400 b.C) 

MEDITACION

La alabanza, por supuesto, es lo mejor:
El habla simple la prole odia.
Pero, ¡ah, la miel del Atica
De decirle a un hombre exactamente lo que piensas de él!

32. AGATIAS de MYRINA ( 536-82 d.C.)

DE LA MUJER DE LOT CONVERTIDA EN SAL

Esta es una tumba, sin cadáver en su interior;
Este es un cadáver, sin tumba alrededor;
Cadáver-caracol tumba-de sí- misma, ser en el ser. 

33. LEONIDAS de TARENTO (s. III a.C)

Por sí mismo en el crepúsculo
Regresa a casa el ganado
Sobre la colina cubierta de nieve.
Profundamente dormido,
El vaquero yace junto a un roble,
Herido por un rayo. 

(Otra versión, la de Alistair Elliot:

Regresando a casa -la nieve cae sobre ellas- las vacas
Se conducen solas al cobertizo.
Mira, quieto junto al roble duerme Terimaco
El largo sueño: puesto a descansar por fuego del cielo.


34. PALLADAS

Deja que esta vida de inquietud
Pase de largo en silencio, como
Silencioso es el Tiempo mismo.
Vive desconocido, y así muere.


35. ALCAIOS de LESBOS (n. 630 a.C.)

PAJAROS

¿Qué pájaros son éstos
gansos salvajes- volando desde zonas donde terminan
                    tanto el mar como la tierra-
con sus inmensas alas y sus moteadas gargantas?


36. TIRTAOS de ESPARTA (s. VII a.C.)

FRONTERAS

Deberías alcanzar los límites de la virtud
antes de cruzar la frontera de la muerte. 


37. MNSALQUES de SIKYON (s. III a.C.)

Yo, desdichada Virtud, me siento
Junto a la tumba del Placer, mi pelo
Cortado, golpeado hasta el corazón
De ver al mundo tan seguro
De que la Sensualidad
Triunfará sobre mi.


38. ANONIMO

EL EPITAFIO DE SARDANOPALOS

Conservo el sabor de las fiestas,
Y haber emprendido el desenfreno,
Y los goces compartidos con amantes;
Pero las bendiciones de muchas
Posesiones las dejo atrás. 


39. ARISTODICOS de RODAS (s. VI a.C.)

A UN GRILLO

El sol no volverá
A verte, cantando tu estridente tonada,
En el precioso hogar que Alkis te
Ha dado. Volaste a
Las llanuras de Plutón y
El rocío mojó las flores de
La Dorada Perséfone. 


40. TIMOCLES (s. III a.C.)

Recuerda: recuerdas estas solemnes palabras-
La primavera es más bella, el tiempo más elusivo,
más rápido que el pájaro más rápido del cielo-
Mira, tus flores
Todas desparramadas sobre la tierra.
                                 (Versión Peter Jay)

 ¿Recuerdas ahora? Recuerdas
El tiempo en que te
Comenté el viejo dicho:
"Nada es tan hermoso 
Como la juventud. Nada es tan
Fugaz como la juventud. El pájaro
Más veloz del aire no puede atrapar
La juventud." Y ahora mira- tus pétalos
Todos derramados sobre la tierra.
                                  (Versión Kenneth Rexroth)


41. ANONIMO

UN REGALO

A vos este fragante aceite, dulzuras a la dulzura,
Traigo, como rebosante vino al embriagado dios. 


42. ARQUILOCO de PAROS (s. VIII a.C.)

MUCHACHA

Un rocío de mirto y la belleza de una rosa
Eran la felicidad en sus manos, y su pelo
Caía como la oscuridad sobre su espalda y hombros.

 
43. ANACREONTE de TEOS (s.VI a.C.)

Yo escribo como puedo mis poemas, Adriana.
Yo escribo.
Tú eres joven.



BIBLIOGRAFIA

Peter JAY. The Greek Anthology and other Ancient Epi-
                  grams. Penguin, 1981.
Dudley FITTS. Poems from the Greek Anthology. New
                   Directions. 1956.
Willis BARNSTONE. Greek Lyric Poetry. Bantam,1967.
Kenneth Rexroth. Poems from the Greek Anthology. Ann
                    Arbor, 1999.
Sherod SANTOS. Greek Lyric Poetry. W.W. Norton, 2005.
Dorothy BURR THOMPSON. Swans and Amber. Some 
                    Early Greek Lyrics. American School of Classi-
                    cal Studies, 1988.
Andrew MILLER. Greek Lyric. Hackett, 1996.
Barbara HUGHES FOWLER. Archaic Greek Poetry. Univ.
                   of Wisconsin Press, 1992.
Bradley NYSTROM. The Song of Eros. Ancient Greek Love
                   Poems. Southern Illinois Univ. Press, 1991.
M.L. WEST. Greek Lyric Poetry. Oxford Univ. Press, 1993.












 

No hay comentarios: