sábado, 6 de julio de 2013

POEMAS DE DAN PAGIS

 Tal vez sería una buena idea ir traduciendo y publicando
poemas y poetas (mis traduversiones) a medida que los voy
cruzando. Tal vez no.

 Pero en este caso el primer 'tal vez' ha vencido.
 Tal vez sea bueno que exista el tal vez. Tal vez tampoco.



DAN PAGIS nació en Bukovina, que pertene-
cía a Austria y poco después a Rumania, y
luego a la Unión Soviética, y, por ahora,
a las estribaciones de los montes Cárpa-
tos situados en el límite entre Ucrania y Rumania. Enviado desde los 10 años de
edad a un campo de concentración en Ucra-
nia, logró escapar en 1944. Emigró a Is-
rael en 1956, donde llegó a trabajar como
profesor de literatura hebrea. Más adelan-
te enseñó en Harvard y en la Univ. de Ca-
lifornia en Berkeley. Murió en julio (tal
vez por esa pequeña coincidencia publico
ahora este pequeño homenaje) de 1986.

AUTOBIOGRAFIA

Morí con el primer golpe y fui enterrado
entre las rocas del terreno.
El cuervo le enseñó a mis padres
qué debían hacer conmigo.

Si mi familia es famosa,
ni un poco del mérito me corresponde a mí.
Mi hermano inventó el asesinato,
mis padres inventaron la pena,
yo inventé el silencio.

Después tuvieron lugar los hechos-bien-conocidos.
Nuestra invención fue perfeccionada. Una cosa llevó a otra,
se dieron órdenes. Hubo aquellos que asesinaron en su pro-
                                                                            [pia manera,
penaron en su propia manera.

No mencionaré nombres
no por consideración hacia el lector,
ya que  al principio los detalles horrendan
pero siempre terminan aburriendo:

puedes morir una vez, dos veces, aún siete veces,
pero no puedes morir mil veces.
Yo puedo.
Mis células subterráneas llegan a todas partes.

Cuando Caín comenzó a multiplicarse sobre la faz de la
                                                                                [tierra,
yo comencé a multiplicarme en la panza de la tierra,
y mi fuerza ha superado con creces a la suya.
Sus legiones lo desertan y se pasan a mi lado,
y aún esto es apenas la mitad de una venganza.


INSTRUCCIONES PARA CRUZAR LA FRONTERA

Hombre imaginario, ve. Aquí está tu pasaporte.
No te está permitido recordar
Tienes que caber en la descripción:
tus ojos ya son azules.
No te escapes con las chispas
por la chimenea:
tú eres un hombre, te sientas en el tren.
Siéntate confortablemente.
Tienes un saco decente ahora,
un cuerpo reparado, un nombre nuevo
listo en tu garganta.
Ve. No te está permitido olvidar.


FOTO POSTAL DE NUESTRA JUVENTUD

Sobre nuestro piano hay un Beethoven de yeso
que piensa: Gracias a Dios que me volví sordo.
Hasta los gorriones del barrio cantan fuera de tono esta
                                                                            [mañana.

Sólo el vendedor ambulante kurdo está siendo leal a sí
                                                                               [mismo
mientras renguea a lo largo de la calle gritando ¡Ropa
                                                                                [vieja!
en su hebreo básico de oferta.

No importa. Desde la maraña de voces, la voz única
                                                                            [asciende.
Una campana azul de aire
se arquea sobre nosotros.


CALENDARIO DE PARED

Diciembre. Un viento ártico, nuevo
Y amargo. Angeles y osos polares
Se hunden en su dormitar de invierno.
Arriba, en los pliegues de la nieve blanda,
Las tramperas de la primavera se alistan.

Junio. En una ceremonia militar
Llena de luz solar,
El hombre es enterrado al mediodía.
Justo entonces
Es medianoche en la panza de la mujer. El feto
Se presenta para su deber: reconoce el código.

Diciembre. De pronto el barco
Se da vuelta, me ahogo en un escuálido
Mar, y miro, y como se esperaba,
Justo entonces
Todos mis años robados pasan bogando
Como agua dulce.




TESTIMONIO

No, no: ellos eran definitivamente
seres humanos; uniformes, botas.
¿Como explicarse? Ellos fueron creados
en la imagen

Yo era una sombra
Un creador distinto me hizo a mí.

Y él en su compasión no dejó nada de mí que muriera.
Y yo huí a él, me alcé ingrávido, azul,
indulgente- hasta podría decir, disculpándome-
humo al humo omnipotente
sin imagen ni semejanza.


ESCRITO A LAPIZ EN EL VAGON SELLADO

aquí en este vagón repleto
yo soy eva
con abel mi hijo
si ven a mi otro hijo
caín hijo de hombre
díganle que yo

[Este es el poema más representativo de la obra de  Pagis]

BIBLIOGRAFIA

Carolyn Forché. Against Forgetting. Twentieth Century Poe-
try of Witness. W.W. Norton. 1991.
J.D. McClatchy. The Vintage Book of Contemporary Poe-
try. Vintage, 1996.




No hay comentarios: