sábado, 13 de julio de 2013

ANTIGUA POESIA ARMENIA






Descendientes de Hititas y Uratianos, los Armenios
se denominan a sí mismos Hai y a su nación Haiasian,
derivando este nombre del de Haik, el legendario bisnieto
de Noé.
 Su lengua es indoeuropea, y la antigua Armenia puede
haber sido la cuna de los pueblos indo-europeos. Su alfa-
beto proviene del siglo V. Su conversión al cristianismo,
en el siglo III, significó la destrucción de todos los cantos
anteriores, devenidos paganos, además de generar la prime-
ra nación cristiana.
 Entre los textos sobrevivientes hay que mencionar la épica
de David de Sassoun, la épica más antigua conservada en
la historia humana, después de la Epica de Gilgamesh de
loa Babilonios.


NACIMIENTO DEL DIOS-DEL-FUEGO (Pre-Cristiano)
(Fragmento)

El cielo y la tierra trabajaron
el mar escarlata también trabajó
                                      y en el mar
la caña roja trabajó.
De la punta de esa caña
                  emergió el fuego
de la punta de la caña
                  llamas emergieron
                  y en la llama
un joven corría
tenía el pelo de fuego
                 una barba de llama
y sus ojos eran soles.




CANCION ANONIMA. LA VIDJAK.

¡Almohada sobre almohada!
¡Ven, siéntate encima!
Deseo que aparezcan doce estrellas,
Y que todas brillen sobre tu destino.

Un anillo cayó del cielo,
Vino a mi dedo,
Creí que la piedra era falsa:
¡Por suerte era un diamante!

La luna, la luna de la Fiesta,
La luna bajó en nuestro huerto
Y lo recorrió para hacer su nido
En el parterre de las rosas:
¡Joven esposa, que tengas suerte!

Que el mar para tí se transforme en vino,
Que para tí la barca se transforme en copa.
¡Escancia tú misma y bebe!
Es Dios quien te lo entrega,
¡Pequeña esposa, que tengas suerte!

[La Vidjak es la gran fiesta, pagana en su origen, luego
confundida con la de la Ascención y la de Pentecostés,
en el curso de la cual se tentaba la Suerte.]


GREGORIO DE NAREK (951-1009)

ODA MISTICA

Oh, el viento me ha golpeado duramente,
el mar ha aullado,
ha aullado contra mi cobardía.
Los truenos me han destrozado,
los relámpagos me envolvieron.

Azotado por una lluvia mortal,
abucheado por el grito del fuego,
arrastrado por mi mano salvaje,
aplastado por el puño del Torrente,
agujereado por el dedo de la Primavera,
lamentable derrumbamiento,
mascando un légamo estrangulador,
maquillado por una negrura fétida,
enmarañado en el barro.

Me chocas. No siento.
Me despiertas. No siento.
Me hieres. No siento.
Me hablas. No oigo más.
Gritas contra mí. No oigo más.
Me mandas. No oigo más.

[¿Un canto prefreudiano? ¿Las instancias de la naturaleza
(interior) y del mandato superyoico?]


NAHABED KOUCHAG (c. 1500-1592)

Yo soy joven, tú eres joven:
el tiempo está maduro.
Tu cintura
Es como un arco envainado
En mi mano:
Se curva.

Tus pezones cuelgan
Plenos como la uva.
Tu pecho
Es como el amanecer:
Yo abro y la noche
Se acaba.


NAHABED KOUCHAG (1500-1592)

Jamás hice confesión alguna a un sacerdote:
Viéndolo venir he huido de prisa.
Viendo a una bella joven, hacia ella he pujado,
Me arrodillé a su servicio, a su pecho me confesé.

[ Kouchag es un trobador medieval, que escribió miles
de cuartetos, llamados hyrens (que significa "en el estilo ar-
menio")]



ANONIMO

LA MADRE ES COMO EL PAN

La madre es como el pan tibio; quien lo come se sacía
El padre es como el vino puro; quien lo bebe se emborracha
El hermano es como el sol, que ilumina las montañas y los
                                                                                 [valles.


ANONIMO

LA ESPOSA MUERTA A SU MARIDO

Voy a convertirme en un águila. Iré a posarme ante tu
ventana: me lamentaré tan amargamente que el sueño se ale-
jará de tí para siempre. Todos los demás podrán dormir, y tú,
a partir de ahora, ¡ya no dormirás!


ANONIMO

EL LAMENTO DE ELLA

Mi amor es la arteria de mi corazón.
Él sólo tiene que decir una palabra gentil para hacerme feliz.
¡Ven, amado mío! ¡Ven, riega mi fuente!
Tengo sed de vos, ¿adónde te has ido?
Me dejaste en la sombra, ¡Haz surgir la luz!
Los muros de mi amor se han derrumbado, ven a recons-
                                                                                  [truirlos!


NAHABED KOUTCHAK (Segunda mitad del s. XV)

CANTO DE AMOR

Tu cara es como una luna que brilla sobre la tierra,
Como una espesa noche los racimos de tus mechones
Manzanas del paraíso son tus templos,
Y tus profundos ojos te fueron prestados por el mar.
Tienes cejas oscuras y arqueadas, ojos oscuros, mi amor;
Incomparable eres tú entre las incontables muchachas de
                                                                             [la tierra.
Tus pestañas son flechas para mi corazón;
Tu boca es una tulipa húmeda, llena de perlas.


FUENTES

Keith Bosley. Poetry of Asia. Five Millenniums of Verse
        from Thirty-three Languages. Weatherhill, 1979.
Alice Stone Blackwell. Armenian Poems, Rendered into
        English Verse. Atlantic Printing Co., 1917.


2 comentarios:

Seanna dijo...

Me ausento un ratito y veo que nos tienes un montón de sorpresas. ¿Cómo podría agradecerlo?

Robert Rivas dijo...

Así.