lunes, 25 de mayo de 2015

POESÍA BÚLGARA CONTEMPORÁNEA




 Los primeros poemas que han llegado a nuestros días en
lengua búlgara provienen del siglo IX. Coinciden con la
llegada del cristianismo a esas tierras y fueron escritas en
cirílico. Si bien predomina el contenido religioso, éste es
fresco, por ser una religión nueva allí. Sin embargo, no es
escasa la literatura secular que corresponde a la cultura es-
lava que se desarrolló en esos tiempos, diferente del resto
de Europa. El estado étnico conocido hoy como Bulgaria
debió echar raíces y crecer en el borde del Imperio Bizan-
tino. Pero en el siglo XIV, en pleno florecimiento de esta
región, se produjo la conquista Otomana. La sociedad
cristiana fue ferozmente suprimida por los señores mu-
sulmanes. La poesía sobrevivió entre los campesinos, en
forma oral, con temas sencillos en la forma de cantos
anónimos. Ya en el siglo XIX la influencia de las poesías
rusa y francesa benefician el desarrollo de una poesía su-
til pero no sofisticada, sin tendencia a la oscuridad. 
 En el siglo IX, uno de los grandes poetas históricos de
Bulgaria planteó que "Prefiero decir cinco palabras/ que
mis hermanos y hermanas puedan entender/ que miles 
que ellos no entiendan."



 EDVIN SUGAREV (1953-   )
 Poeta con gran actividad política. Se graduó en la Univ.
de Sofía y fue uno de los creadores del primer movimiento
democrático en Bulgaria. Fue miembro del Parlamento Búl-
garo en el '91.


 MOMENTOS LIMINARES 

 la luz languidece
 disminuye

 como si alguien raspara
 los frescos de una antigua iglesia con una piedra bruta
 como si una mortaja ocultase los colores
 o un monje demente hundiera su pincel en tinta negra
 y las sombras crecieran en densidad
 más visibles y sólidas que las cosas reales

 cae el atardecer
 la tierra cálida se perfuma
 con nueces y vino
 y los murciélagos
 en sesgados vuelos
 observan de soslayo
 los pequeños lagos secretos

De la versión al inglés de Lumilla G. Popova-Wightman.




MIRELA IVANOVA (1962-   )
 N. en Sofía. es la más famosa poetisa búlgara moderna.
 Muy traducida. Escribe ensayos y reseñas. Traductora del
alemán. 

 TELEGRAMA APOLOGÉTICO

                                             Para Georgi Rupchev

 Recuerdas por supuesto que yo estaba borracha
 y te seguía rogando que me besaras las lágrimas.
 Quería quedarme con vos esa noche,
 pero tenía miedo de que me curases de toda mi culpa
 sin cuya 'hacete-la-dulce' carga no puedo vivir.
 Entretejo mi culpa haciendo una escalera de soga
 por la cual, sin sonido alguno, llego a Dios,
 o al menos a mi rincón en el cielo...

 No me quedé. Estúpidamente, inexplicablemente, me puse
                                                                     [el impermeable
 e inventé interminables excusas.
 Vos te acordás, por supuesto: somos diferentes.
 La culpa ante vos es el paso más perfecto
 a la cima, donde volveremos a encontrarnos.
 Te beso sobriamente y torpemente
  pero más que nada ardientemente.

         Mirela



 GEORGI GOSPODINOV (1968-   )
 N. en Yamboi. Es muy conocido como novelista, autor de
Una novela natural, una obra traducida a numerosas len-
guas. Es columnista en diarios.

 EL RITUAL

 Escuchen lo que dijo ese hombre
 mientras esperaba en el mostrador

 Aquel que vino a saberlo todo
 está siempre vestido de negro
 yo no bebo yo me conmemoro
 cada segundo ustedes saben
 tal y tal número de células
 brotan en nuestros cerebros
 cada minuto hombres muertos
 cada día funerales
 lluvia y barro sepultureros borrachos
 no soy un cura pero debiera
 ser un cura de mi mismo
 para llorar sobre mi propia muerte
 ser sepulturero y cementerio
 Fortinbras de mi propio cuerpo
 ya no bebo
 me conmemoro

 después de todo nos debemos el ritual a nosotros mismos


 [Fortinbras es el nombre de dos personajes menores del Hamlet de Shakespeare]

 Traducido del búlgaro al inglés por Biliana Kourtasheva.



 KRISTIN DIMITROVA (1963-   )
 N. en Sofía. Graduada en estudios en literatura inglesa y
norteamericana. Editora y periodista. ha obtenido 5 premios
nacionales de poesía.

 UNA VISITA AL RELOJERO

 Crucé la calle
 para entrar a un negocio secreto
 donde cientos de manecillas muelen tiempo.
 Pequeños rostros en fila dejan de lado sus discusiones
 acerca de momentos perdidos y empiezan
 a latir reprochonamente, mirar
 desde tres paredes con estantes. Dos relojes despertador
 saltan lentamente las vallas de los minutos.
 Un reloj abuelo con un péndulo por corbata
 me muestra el camino.
 Un rayo de sol
 inscribe en el mostrador
 su propia visión de la exactitud.
 Allá abajo, el relojero
 está jugueteando con los intestinos abiertos
 de un cuerpo desbaterizado.
 Su puerta hace sonar una campanilla.
 "¿Un nuevo reloj?"
 Lamenté crearle falsas esperanzas
 así que dije "Una nueva cadena, por favor."
 Luego pensé: Uno que se las ingeniara para cortar
                       el tiempo en tiras asombrosamente delgadas
                       y por ende hacer buen uso de su vida
                       será el más feliz de todos nosotros.
 El relojero alzó la vista
 y no estuvo de acuerdo.



BOIKO LAMBOVSKI (1960-   )
 N. en Sofía. estudió en Moscú y luego psicología y lengua
francesa en Sofía. 

 EL HOMBRE DE ARCILLA

 Eh, Doctor,
 ¿qué hacemos con
 el hombre de arcilla?

 No quiere estudiar.
 "Mis ojos," dice
 "se deshacen desde las letras."

 Sus ojos parecían
 gotas asustadas.

 No apto para soldado.
          el comité militar
 encontró la enfermedad de las palomas
 en su cerebro.

 No apto para payaso-
 tiembla
 mal,
 temblando a la derecha
 temblando a la izquierda
 su sonrisa

 Eh, Doctor ¿qué
 vamos a hacer con el hombre 
 de arcilla?

 El doctor alzó la mano hasta su frente.
 La tierra después de cada sequía - eso es su frente.

 El doctor no cree 
 en la maestría de Dios.

 El fuerte no le cree a los débiles.

 El pez no le cree a la red que lo hamaca.

 El sano no le cree
 a los enfermos.

 El árbol no le cree
 al beso de la sierra.

 El viviente no le cree a los muertos.

 Él no cree en el Doctor,
 el hombre de arcilla.


    Traducido al inglés del búlgaro por Kristin Dimitrova.



 LYUBOMIR NIKOLOV (1954-   )
 N. en Kiryaevo. Estudió periodismo en la Univ. de Sofía.
Vive desde 1990 en Estados Unidos.


 MANZANAS

 Las manzanas han caído y se pudren en el patio.
 Y vos no estás acá.
 Por otra parte, todo lo demás sigue como antes.
 El grillo chirría en el pasto seco.
 El cristal de la ventana está hecho añicos.
 La piedra ha caído junto a la cama.
 Esquirlas de vidrio cubren la almohada.

     Traducido del búlgaro al inglés por Miroslav Nikolov.




 NINO NIKOLOV (1933-   )
Un poeta prolífico. Estudió durante cierto tiempo en la Univ.
de Iowa, en Estados Unidos. Ha viajado mucho. 

 LA VENTANA

 La mujer del balcón de enfrente
 se desviste cuando sale el sol
 y se sienta en la silla de mimbre
 con los ojos cerrados.

   La lluvia
 cae sobre los trazos de la lluvia pasada,
 y el sol y las nubes se turnan.
 Me gusta cuando se desviste,
 la mujer del balcón de enfrente:
 la luz del sol juega alrededor de su delgado cuello,
 sus pechos se alzan como soles salientes.
 Cuando me levanto a la mañana me pregunto
 cómo será el día - porque sé
 que la mujer se desviste para el sol.

 De la versión en inglés de Ewald Osers.


 LUCHEZAR ELENKOV (1936-   )
Nacido el 21 de julio de 1936, comenzó a publicar en los 
'70. Co-editor de un diario internacional literario, fue se-
cretario de la Unión de Escritores Búlgaros.

 Agitadas por la tierra, la lluvia y la luz del sol,
 incansables y hermosas como flores de girasol
 me las crucé en el camino. Y detrás mío explotó
 la risa de diez muchachas.

 Como un volcán mi corazón volvió a descansar
 y pude sentirlo dividiéndose en diez Luchezar Elenkovs
 y cada uno de ellos gritaba detrás mío:  
                                       "No te vayas. Estamos aquí."

 Y agitaban sus brazos como velas de molino.
 Yo me apuré a alcanzar a mi compañía.
 Pero ellas derramaron sobre mi su risa de diez voces:
                                        "Ámanos..."

 Y así desaparecieron del camino como una nube rosada,
 las diez muchachas que mi mente había inventado.

 De la versión en inglés de Ewald Osers.


  LYUBOMIR LEVCHEV (1935-   )
 Nació en un bello pueblo de montaña llamado Troyan. 
 Con la publicación de su primer libro en 1956, fue con-
siderado un talento excepcional. Muy seguido por los jó-
venes. Fue Presidente de la Unión de Escritores Búlgaros.


 APPASIONATO

 Amo el cielo de noche,
 ya que sólo él está desnudo.
 Y la luz del día me guarda
 de ver la desnudez del universo.

 ¡Ah, esa desnudez estrellada!...

 ¡No te vistas!
 Quiero verte.
 Para descifrar tu asunto,
 que me atrae tan fuertemente.

 Ámame.
 Sé mi noche.

De la versión en inglés de Jascha Kessler y Aleksandar Shubarov.



 GEORGI DJAGAROV (1924-1995)
 Nació en el pueblo de Byala y luchó como partisano en la
Segunda Guerra Mundial. Siempre se involucró en cuestio-
nes sociales y políticas. 

 NOCHE

 ¿Por qué no estás durmiendo, criatura?
 ¿Por qué lloras?
 ¿Qué aflige tu sueño?
 ¿Las hojas que caen con estruendo en la oscuridad?
 ¿O ese tranvía con sus lejanas estridencias?
 ¿Esas voces que se apagan?
 ¿La luna
 trepando las distantes colinas?
 ¿O la lechuza chillando en el bosque?
 ¿O esa estrella que corre desnuda
 venida a perturbar la quietud
 de este mundo preocupado del cansancio?

 ¿Por qué no estás durmiendo?
 Duerme, criatura, duerme.

De la versión en inglés de Jascha Kessler y Aleksandar Shurbanov.


 BOZHIDAR BOZHILOV (1923-   )
 Ha publicado más de 40 volúmenes de poesía, es el más
prolífico de los poetas búlgaros vivientes. Nació en la
ciudad de Varna, en la costa del Mar negro. Ha viajado 
mucho. Editó un libro acerca de su viaje a Estados Unidos.

 PROBLEMAS

 Fue un día horrible.
 Los problemas se apilaron sobre mi,
 como si hubiese pasado 
 por un terremoto.
 Sin embargo en este día de miseria,
 tan horrible para mi,
 mis punzadas me proporcionaron un poema que es contento.


 LILAS

 Algún día cuando me vaya,
 aún bromeando como de costumbre,
 aún acerca de la vida y de la muerte,
 entonces todas tus tristes palabras,
 cuyas espinas me punzaron, 
 florecerán como las lilas
 de la Anunciación.

Ambos poemas traducidos de la versión al inglés de Jascha Kessler y Aleksandar
Shurbanov.




ELISAVETA BAGRYANA (1893-1991)
 Es la más respetada poeta búlgara y ha recibido numerosos
premios nacionales e internacionales. Nació en Sofía. Desde
la publicación de su primer libro, en 1927, ha jugado un pa-
pel central en la literatura de su país.


 CORRIDA DE RÍO

 Un río extrañamente llamado-
 Lielupe-
 corre, corre,
 a través de mis ojos cerrados,
 a través de mis recuerdos,
 a través de mis fantasías,
 a través de mi dormir
 cuando el atragantado de limo
insignificante día ha terminado.

 Las mañanas, el barco partiendo
 me llama
 con su bocina ululando
 desde el muelle.

 Y ahí estoy, navegando aguas arriba
 una vez más
 hacia el viento
 entre los extraños de a bordo.

 Adelante, lejos,
 se aproximan asentamientos,
 a la deriva en un viaje diferente,
 dos orillas nunca soñadas.
 Los juncos se agachan,
 las lilas acuáticas llamean
 como sonrisas blancas,
 y todo ello pasa, escapándose.

 ¡Ilusorio! No todo ello-
 nosotros somos los que pasamos,
 mientras las orillas, los árboles, las piedras
 permanecen.

 Que dos palabras blancas nuestras
 alcancen su refugio,
 como lilas
 en las aguas de las orillas
 de los recuerdos de alguien.

De la versión en inglés de Jascha Kessler y Aleksandar Shurbanov.


 BLAGA DIMITROVA (1922-2003)

 NIÑO Y MAR

 El niño se arranca de mis manos 
 para quedarse a solas con el mar.
 Sobre el borde de la tierra se para,
 sobre el umbral que se derrumba en la eternidad.
 Una pequeña voz brotando de la arena
 le dice a las cien voces del mar,
 -¡Ven y agárrame si puedes!
 Y el elemento de melena blanca está ahí,
 su infinitud abandonada por un juego.
 Una ola corre a sus talones,
 tratando de alcanzarlo, siseando, salpicando,
 y entonces retrocede, simulando temor,
 alejado por pequeños pies desnudos.
 "¡El mar está huyendo!"
         Aunque al momento siguiente la ola
 regresa una vez más, fingiendo estar furiosa,
 amenazándolo con su espumosa boca.
 Él corre de ella gritando audazmente,
 cacheteado por detrás por una palma mojada,
 ambos rebuznando risas.
                            Y así y así
 niño y mar jugarán para siempre,
 a menos que yo los aparte
 forzadamente, tratando de alejar
 al niño hacia las manos y las palabras,
 ninguna de las cuales él entiende,
 conduciéndolo imperceptiblemente,
 y paso a paso, hacia el exilio
 de su comunión con el mundo.

 De la versión al inglés de Jascha Kessler y Aleksandar Shurbanov.


FUENTES

Emery George. Contemporary East European Poetry. An
Anthology. Oxford University Press, 1993.

Wayne Miller and Kevin Prufer. New European Poets. 
Graywolf Press, 2008.




















    



No hay comentarios: