sábado, 3 de mayo de 2014

POESIA CLASICA DE COREA

 





En otra parte he publicado los escritos de cuatro poetas
coreanos de esta misma época. La lengua coreana, perte-
neciente a una familia lingüística totalmente diferente de
la china. Sin embargo, hasta mediados del siglo XV, cuan-
do se inventó el alfabeto coreano, los letrados sólo utiliza-
ban el chino para escribir. Después de esa fecha, la mayo-
ría se convirtió en bilingüe. Hay registros de una literatu-
ra coreana ya en el siglo VI. Esos antiguos poemas, llama-
dos hyangga, se han preservado. Hubo tres grandes dinas-
tías en Corea: la Dinastía Silla (entre el 57 a.C. y 935 d.C.),
la Dinastía Koryo (entre 918 y 1392) y la Dinastía Choson
(desde 1392 a 1910). A esta última pertenecen la gran ma-
yoría de los poemas que siguen. La más popular, mnemó-
nica y elástica de las formas poéticas coreanas es la llama-
da sijo que consta de 3 líneas que en la traducción suelen
resultar seis.
 La interacción del sonido, el ritmo y el significado, forman
la estructura orgánica del sijo.

YI IL-LO (1152-1220)

LLUVIA NOCTURNA SOBRE EL RÍO HSIAO-HSIANG

Una tira de agua azul entre las orillas en otoño:
El viento barre una lluvia ligera sobre una barca que retorna.
Mientras la barca permanece anclada a la noche cerca de los
                                                                                [bambúes,
Cada hoja susurra fríamente, despertando a la pena.


 KIM KUK-KI (s. XII a XIII)

EN UNA CASA DE ESTACIÓN

Aunque bordeando los 50 años en el curso de la vida del
                                                                               [hombre,
Poca suerte he tenido en mi desventurada carrera.
¿Qué he logrado durante los años que pasé lejos de casa?
He regresado con las manos vacías desde tan lejos.
Sin embargo los pájaros del bosque me trinan amablemente;
Las flores silvestres, mudas, sonríen para que me quede.
Así que el diablo de la poesía me regaña en todas partes:
Junto con la pobreza, ésa es la causa de mis problemas.


SO KO-JONG (1420- 1488)

LENTO CRISANTEMO

Los crisantemos florecen con lentitud este año,
No he hallado la dicha de otoño junto al cerco oriental.
Descorazonado, sin duda, está el viento oeste: sopla
En mi encanecido pelo, en lugar de hacerlo en los amarillos
                                                                          [crisantemos.


 CHONG TO-JON (1337-1398)

VISITANDO A UN AMIGO

El humo, velado y ténue, hace siluetas en los árboles;
El pasto cubre la huella, asi que es fácil extraviarse.
Como áun estoy perdido, aunque próximo a tu casa,
Un viejo granjero, sin darse vuelta, apunta al oeste de un
                                                                               [puente.


YI CHO-NYON (1269-1343)

ESTAR CONSCIENTE

Blanca luna, blancas
Flores del peral, La Vía Láctea
Blanca a través del cielo.
Un pájaro ignorante
repite y repite su canto,
Sin darse cuenta
De la pena de la primavera.
Estar demasiado consciente es una enfermedad;
Me mantiene despierto toda la noche.


HWANG CHI-I (c.1506-1544)

ESPERÁNDOLO

Corto en dos
Una larga noche de noviembre, y
Pongo la mitad debajo de la colcha,
De perfume dulce como una brisa de primavera.
Y cuando él venga, la sacaré,
La desenrollaré centímetro a centímetro, para estirar la noche.


SÔNG HON (1535-1598)

ENVEJECER

La montaña silenciosa,
El agua sin forma.
Una clara brisa no tiene precio,
La brillante luna no tiene dueño.
Aquí, siguiendo su estilo,
Envejeceré en paz.


SÔNG SAM-MUM (1418-1456)

DESEO

Si me preguntaras qué me gustaría ser
En el mundo que está más allá de este mundo,
Te contestaría, un pino, alto y robusto
Sobre el pico más alto del Monte Pongnae,
Y ser grande, solo, grande,
Cuando la nieve llena cielo y tierra.


KIM CHÔNG-GU (ca.1495/1506)

PREGUNTA

¿Quién dice que soy viejo?
¿Es así un viejo?
El corazón le da la bienvenida a dulces flores,
La risa flota sobre fragantes tazas:
¿Pero qué puedo hacer, qué puedo decir?
Mi encanecido pelo flota en el viento de la primavera.


YUN SÔN-DO (1587-1671)

del CANTO DE CINCO AMIGOS

¿Cuántos amigos tengo? Cuéntalos:
Agua y piedra, pino y bambú-
La luna ascendente sobre las montañas del este,
Bienvenida, también es mi amiga.
¿Qué necesidad hay, digo yo,
De tener más amigos que cinco?


KIM SANG-YONG (1561-1637)

LLUVIA

Feroz bate la lluvia
Sobre las anchas majestuosas
hojas de la paulonia.
Mi dolor despierta y me retuerce el corazón.
La ruidosa lluvia bate sobre mis pesares.
Nunca más he de plantar
Un árbol con tan anchas hojas.


KIM PU-SHIK (s. XV)

EN EL TEMPLO KAMNO-SA

Adonde el vulgo no viene
He trepado y me siento sereno.
Las montañas lucen mejor en otoño;
Aún de noche destella el río.
Los pájaros blancos ascienden y desaparecen;
El velero va leve, y solo.
La mitad de mi vida la he gastado, para mi vergüenza
En este pequeño mundo codiciando fama.


KIM SHI-SUP (1434-1493)

AHORA SOL, AHORA LLUVIA

Ahora sol, ahora lluvia, y la lluvia se convierte en sol:
Ese es el modo del cielo, tanto como el de los hombres.
Mi gloria puede muy bien conducirme a la ruina;
Tu escapar de la fama puede darte un renombre.
Las flores pueden abrirse o caer, pero a la primavera no le
                                                                              [importa;
Las nubes pueden ir y venir, pero las montañas no discuten.
Les digo, hombres del mundo, y deben recordarlo:
En ninguna parte encontrarán ustedes
Felicidad toda su vida.


TANJONG (1441-1457)

CANTOS Y VOCES

Desde que dejé el palacio imperial como un ave resentida,
He arrastrado mi sombra solitaria entre las montañas azules.
Pido sueño noche tras noche, pero el sueño se niega a venir.
Año tras año pasan en aflicción, pero la aflicción no se agota.
El canto acallado, la luna está pálida sobre los picos del atar-
                                                                                      [decer;
Chorreados de sangre, los pétalos caídos son rojos en los va-
                                                                    [lles primaverales.
Cuando el cielo está sordo al canto del ruiseñor,
¿Por qué son tan sensibles los oídos de aquel que sufre?


CH'OE CH'I WON (n. en 857)

EN UNA NOCHE LLUVIOSA DE OTOÑO

Amargo surge mi canto en el viento de otoño;
Tan pocos amigos he tenido en toda mi vida.
Afuera la ventana gotea la lluvia de medianoche
Bajo la luz de la lámpara, mi pensamiento deriva muy lejos.


CH'OE KWANG-YU (s. XV)

EN UN DIA DE PRIMAVERA EN CHANG-AN

No logro sacudir el polvo de la calle de mis ropas de cáñamo;
En el cristal al alba, mi cabello encanece, mi rostro se marchita.
Las flores son aquí hermosísimas, aunque yo estoy triste:
Los árboles de mi viejo jardín enverdecen en mis sueños.
Ah, vagar sobre el mar, hacia casa bajo la luna neblinosa;
Con mi pobre caballo, estoy harto de preguntar qué vado cruzar.
Fracasé en estudiar duro a la luz de las luciérnagas y de la nieve
Y ahora hasta me hieren las oropéndolas de los sauces verdes.



SÔNG HON (1535-1598)

POR CASUALIDAD

Cuarenta años he estado viviendo en las colinas verdes;
¿Quién me buscaría pelea?
Sentado, solo, en una choza con la brisa de la primavera-
¡Qué ociosas rientes flores y qué somnolientos sauces!


SONG IKP'IL (1534-1599)

NAVEGANDO AL ATARDECER

Perdido entre flores, el bote regresa tarde,
Expectante de la luna, boga lentamente por los bajíos.
Aunque estoy borracho, igual arrojo una línea:
El bote sigue su curso, pero mi sueño no.


LA DAMA SIN SAIMDANG (1504-1552)

MIRANDO HACIA CASA DESDE UN PASO DE
                             MONTAÑA

Dejando a mi anciana madre en el pueblo costero,
¡Uy! Me estoy yendo sola a Seúl.
Mientras me vuelvo, cada tanto, para mirar atrás mi casa
                                                  [natal durante el camino,
Nubes blancas disparan hacia las oscurecientes monta-
                                                                        [ñas azules.


IM ÔNGNYÔNG (1496-1568)

A UN AMIGO

En el portón de un antiguo templo, otra primavera termina,
Rociando mis ropas con pétalos y lluvia.
Mientras regreso, con las mangas llenas de la dulce fragancia,
Las abejas de la montaña se enjambran sobre mí desde la
                                                                               [distancia.


KIM KOENGP'IL (1454-1504)

MI MANERA

Vivo en paz y tranquilo, confinándome en mi casa;
Sólo la luna está invitada a brillar sobre mi soledad.
Por favor no me preguntes cómo me les estoy arreglando;
Hay interminables olas de niebla y colinas sobre colinas.


KIM YUK (1580-1658)

Asegúrate de invitarme
cuando tu vino madure.
Yo te invitaré
cuando los capullos florezcan en mi árbol.
Discutiremos, entonces, cómo vivir
cien años sin preocupaciones.


KIM SANGYONG (1561-1637)

El amor es una decepción.
Ella no me ama.
Ella dice que viene a mí en un sueño:
es una mentira.
Yaciendo despierto toda la noche,
¿en qué sueño habría de verla?


SIN HÛM (1566-1628)

La persona que hizo una canción
debe haber tenido muchas penas.
Incapaz de decir lo que quería,
debe de haberlo cantado.
Si el canto pudiese disipar el dolor,
yo también empezaría a cantar.


MYONGOK (s. XVI)

La nieve cae sobre el pueblo de montaña
y entierra el sendero de piedra.
No abras el portón de ramas,
¿quién podría venir aquí a visitarme?
Mi único amiga es
una tajada de luna radiante.


CH'ON KÜM (Fechas desconocidas)

La noche se aproxima al pueblito de la montaña,
un perro ladra a los lejos.
Abro la puerta de ramas:
el cielo fresco y la luna.
Quédate quieto, deja de ladrarle a la luna
dormido sobre la montaña desnuda.


YI CHEHYÖN (1287-1367)

DESPUÉS DE LA NEVADA EN LAS MONTAÑAS

El cobertor de papel se pone frío, la luz del templo pálida;
El novicio no ha hecho sonar una campana en toda la noche.
Empezará a rezongar si abro la puerta tan temprano.
Pero tengo que ver al pino del jardín cargado de nieve.


SÖNG KAN (1427-1456)

UN PESCADOR

Las montañas se alzan sobre montañas y el humo desde los
                                                                                   [valles;
El polvo del mundo nunca podrá tocar a las gaviotas blancas.
El viejo pescador no está en absoluto desinteresado;
En su barca él posee la luna sobre el río del oeste.




FUENTES

Keith Bosley. Poetry of Asia. Five Millenniums of Verse
from Thirty-three Languages. Weatherhill, 1979.
Kim Jong-gil. Slow Chrysantemum. Clasical Korean Poems
in Chinese. Anvil Press Poetry, 1987.
Peter H. Lee. The Columbia Anthology of Traditional Korean
Poetry. Columbia Univ. Press, 2002.


                                                       

9 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Me ha parecido una maravilla descubrir esta sensible y preciosa poesía coreana.

Gracias por ofrecérnosla!

Un abrazo.
José.

Robert Rivas dijo...

Preciosa...mente melancólica, ¿no?
Gracias, José.
Un abrazo.

Seanna dijo...

Pero qué preciosos poemas. Hace mucho que no me pasaba por el blog (mea culpa), aunque no puedo más que repetir que te debo un montonón.
Muchas gracias por darte la molestia de traer poesía tan difícil de conseguir por estos lares.

Robert Rivas dijo...

Gracias, Seanna. La palabra "montonón", ¿fue a propósito? Me gustó.

Seanna dijo...

Pero claro que la palabra "montonón" fue muy a propósito. Aquí en México la usamos mucho, como superlativo de "mucho". Y claro que no habría palabra más indicada (o quizás si), para expresar justamente eso que quería decir, que te debo un montonón.

Robert Rivas dijo...

Gracias, Seanna. Supongo q 1 aplicación del término sería
"nos amontononamos".

Seanna dijo...

Sip, a veces la usamos así pero claro está que no viene en e l diccionario.

Anónimo dijo...

Me gustaria saber si puedo encontrar el poema de Sim Hûm traducido al Hangul. Y si es asi ¿podria decirme donde? Y si no es mucho pedir ¿podria decirme el nombre de el poema ?

Robert Rivas dijo...

El poema de Sin Hüm (1566-1628), quien alcanzara el rango de consejero del jefe de estado, reconocido académico de Neo-Confucionismo, escribió en chino. El libro del cual proviene este poema - The Columbia Anthology of Traditional korean Poetry, sólo tiene las versiones en inglés. De todos modos, voy a explorar un poco más el tema para ver si en otros libros de poesía coreana aparece en esa escritura. Saludos.