miércoles, 10 de diciembre de 2014

CUATRO POEMAS DE ROBERT WALSER

 
                                                   Robert Walser a los 22 años, en Zurich

Robert Walser suele transmitirnos la sensación de que
es un niño perdido. O, sino, un niño confundido, sorpren-
dido, en el mejor de los casos, por la realidad que experi-
menta a través de sus sentidos.
 Este rasgo de su escritura, que aparece de manera muy no-
toria en sus relatos breves -La Rosa, El Paseo, Relatos de
amor, Las composiciones de Fritz Kocher- se convierte en
el argumento mismo de su mayor novela: Jakob von Gunten.
  Siendo muy joven, en Berlín, estuvo durante un mes en
una escuela de criados. Cuenta Carl Seelig, en Paseos con
Robert Walser: "Describe la finura de pajes de muchos de
ellos. El ayuda de cámara de un conde lo contrató para tra-
bajar en un palacio de Alta Silesia, situado en lo alto de una
colina. Robert tenía que limpiar los salones, pulir las cucha-
ras de plata, sacudir las alfombras y servir, vestido de frac,
como "Monsieur Robert". Se quedó allí un semestre. Luego
describió la escuela de criados en su diario Jakob von Gun-
ten."


                                                        En Berlín, a los 27 años.

 Esa posición aparece también en una conversación con el
mismo Seelig, en diciembre del 49: "Cuando los artistas no
mantienen una relación de tensión con la sociedad, se para-
lizan con rapidez. No pueden dejarse mimar por ella, por-
que entonces se sienten obligados a plegarse a las circun-
tancias dadas. Nunca, ni siquiera en los períodos de mayor
pobreza, me dejé comprar por la sociedad."

 Los poemas cuyas versiones presento provienen de una
edición bilingüe; el editor del libro es Luzius Keller, y
la obra lleva el título de Modern and Contemporary Swiss
Poetry.


 HACIA ADELANTE

 Yo quería detenerme,
me volvió a impulsar,
pasados árboles negros,
sin embargo bajo los árboles negros
yo quería parar un poquito,
me impulsó de nuevo,
pasando verdes prados,
sin embargo junto a los verdes prados
yo sólo quería parar,
me impulsó de nuevo,
pasando pobres casuchitas,
en una de esas casuchitas
yo querría parar,
observando su pobreza,
y cómo su humo
se eleva calmadamente hacia el cielo,
ahora me gustaría parar por un buen rato.
Dije esto y me reí,
el verde de los prados se rió
el humo se elevó sonriendo humosamente,
me impulsó una vez más.
                                                                                    BP

[El término que utiliza Walser para la frase-eje de este
poema es trieb, el mismo que utilizara Freud para deno-
minar a la pulsión y diferenciarla del instinto. La pulsión
como algo que empuja (drive, en inglés), impulsa, justa-
mente, como en la impulsión, la compulsión, la repetición.]


Y SE FUE

Él se quitó suavemente el sombrero y se fue,
así se dice del hombre que es caminante.
Peló a los árboles de sus hojas y se fue,
así el austero viento de otoño.
Ella repartió sus clemencias con una sonrisa
y siguió su camino real, la reina.
Noche tras noche golpeó a la puerta
y se fue, esto de un corazón roto.
A su corazón él apuntó sollozando y se fue,
así se dice del hombre malogrado.
                                                                                    RM



AL LADO

Tomo un paseo; me lleva
un poco lejos, un poco ancho
y a casa; entonces sin
sonido ni palabra, solo,
estoy al lado de mi mismo.
                                                                                    RM

CUPLÉ

Soy vergonzosamente negligente al no haber leído un
     solo tomo de Marcel Proust;
hasta este día no conozco ni el más pequeño pedacito de
     lo que este eminente hombre ha producido.

Me crucé con algunas ilustraciones de las Casas Augsburg
     Fugger en una revista en alguna parte
y en relación con ellas me inundó el floreciente estado
    de los asuntos comerciales Germanos.

La silla de la que una chica acaba de levantarse, yo ví,
    mis amigos, prácticamente extasiado
sin ninguna otra razón que el placer que contiene en su
    inherente tendencia a prestar servicio.

En una iglesia escuché a un cantor cantar, tan indeciblemen-
    te precioso fue que siento que debo confesar
que me sentí al principio austero y puro como nieve recién
     caída, entonces de pronto
     ablandado, como si me evaneciera.

Recibí una desconcertante carta esta mañana, el autor de la
     cual estaba profundamente ofendido.
Sobre la fuerza de su contenido, que no pretendía apaciguar,
     caí rápida y profundamente dormido.

La tensión entre los deseos de la vida y la urgencia creativa
     raramente me han indispuesto;
la naturaleza y un vaso de vino en una taberna rural han sido
     suficientes para equilibrarme en mí más bien amablemente.

Tolstoi murió de este displacer: que la vida que él amó ya no
     la saboreaba;
para él, la simple tragedia, la seca comedia de un poeta-prín-
    cipe como Shakespeare rencoreaba.

Oh, la florida inmortalidad de Heinrich Heine, el hombre ha-
    bía de verdad sido tan incompletamente.
Mientras que Miss Vida Social le reprochaba, lo llamaba co-
    rrupto, con la Dama Más Allá él estaba limpio.
                                                                                             RM

 

                                                  Retrato de RW hecho por su hermano Karl

FUENTE
Luzius Keller. Modern and Contemporary Swiss Poetry.
  Dalkey Archive Press, 2012. Las versiones en inglés co-
  rrespoden a Burton Pike (BP) y a Reinhard Mayer (RM)
La versión original en alemán, es Gedichte und Dramole-
tte. Verlag Helmut Kossodo, Genf & Hamburg, 1971.

Las fotos pertenecen a un libro muy bello de Jürg Amann:
Robert Walser. Una biografía literaria. Siruela, 2010.

2 comentarios:

josediego dijo...

Hola. En primer lugar quiero felicitarte. Te he encontrado por casualidad
Acabo de abrir la novela de VILA MATAS, Doctor Pasavento y me he topado con Robert Walser al que no conocia
He buscado y te he encontrado a ti. Me ha gustado mucho tu resúmen y los cuatro poemas.
Yo he iniciado un blog para ir poniendo los poetas que me gustan. Sean conocidos o no. Aprovecho para poner algún poema mio y algún comentario que muchas veces tienen más que ver con recuerdos que con los propios poemas
El Blog es bilingüe
Hay poemas en castellano y en catalán
Mis poemas también son bilingües
Si lo visitas espero que te guste aunque solo sea un poquito.
Con tu permiso voy a poner CUPLÉ. Me ha entusiasmado.
Si no te parece bien que lo haya copiado de tu página lo quito
Gracias
Josediego


Robert Rivas dijo...

Me encantó tu comentario, Josediego. Por supuesto q podés transcribir Cuplé. Para eso está esta página, para dar a conocer, para desparramar semillas!