martes, 17 de mayo de 2016

EL POETA LETÓN KÄRLIS VËRDINS



 Kärlis Vërdins nació en Riga en 1979. Se graduó en Litera-
tura en la Universidad de Letonia. Trabaja en el Instituto de
Literatura, Folklore y Arte de la Universidad de Letonia. Ha
sido traducido a varias lenguas y él mismo es traductor al le-
tón de Walt Whitman, Emiliy Dickinson, T.S. Eliot, Georg
Trakl, y muchos otros.


 VICTORIA

 ¡Juguemos a un juego en el que pudieras ganar!
 Podría ser tenis de mesa,
 como también orientarse en la selva de Kalngale.
 Podemos comparar nuestros pititos o tiros con volteo-
 estoy preparado para aceptar tus reglas.

 Me gustaría ver la sonrisa,
 que iluminará tu cara después de la victoria.
 Me gustaría ver cómo te quedás dormido, satisfecho,
 dejándome insomne-
 yo, que cuando escucho 'victoria', 'logro', éxito'.
sólo me estremezco de disgusto.


 ¡BON APPETIT!

 Si supieras lo que hay en esa salchicha,
 seguramente no te la comerías.
 Si supieras cómo se lavó ese plato,
 seguramente no lo lamerías hasta el final.
 Si supieras quién cosió tu saco
 y cómo se obtuvieron los derechos de venta,
 seguramente no lo usarías.
 Si tu madre supiera,
 quién te sacará el saco esta noche,
 puede que no hubiese querido cargarte.

 Si supieras en qué asuntos pudo andar mi boca,
 seguramente no me besarías.
 Si supieras las cosas que ha dicho mi boca,
 seguramente no escucharías.
 Así que comete tu salchicha, abrochate el saco,
 vamos a pagar y vamos a mi casa.
 Lo que puedo decirte con total sinceridad
 sólo requiere un par de palabras: ¡bon appetit!


 LIMPIANDO           (podría ser "Pasando el plumero")

 El espacio que me rodea mudó su antigua piel,
 y está reunido en los rincones como remolinos de polvo.
 El espacio sigue viviendo sin recordar.
 Trato de aprender de él: levanto el polvillo,
 me doy una ducha, me restriego la vieja piel.

 La nueva rosada, húmeda piel no recuerda nada.
 De qué otra manera podría estar sentado en el mismo cuarto,
 durmiendo en la misma cama, tomando la misma ducha,
 restregándome con aquellas mismas manos.

 Sino tendría que dejarme caer en el rincón,
 convertirme en polvo, terminar en una negra bolsa de plástico,
 esperar al martes o al sábado
 cuando pasara el camión de la basura
 para ponerme en un contenedor y luego seguir viaje
 a estas mismas calles familiares,

 Duermo en la misma cama,
 mi frente como un piso recién barrido,
 mi piel como una rosada funda de almohada,
 y yo no recuerdo nada.



FUENTE
MODERN POETRY IN TRANSLATION. Third Series,
Number Seventeen. PARNASSUS. Londres, 2012.

No hay comentarios: