lunes, 9 de abril de 2012

LOS POEMAS DE YÜAN HUNG-TAO (1568-1610)

(Es habitual ubicar la poesía de los grandes maestros chinos
en su contexto histórico.) Yüan Hung-Tao vivió en el que se
conoce como tardío período (Dinastía) Ming, una época de
decadencia política y de confusión, aún cuando en lo artís-
tico haya sido un período brillante.
El reino padeció, durante la vida de Yüan, la crueldad del
eunuco Wei Chung-hsien (¿constituirá un caso de discrimi-
nación llamarlo así?), nacido en el mismo año 1568 y
muerto en 1627. Wei se había convertido en el favorito del
débil emperador Hsi Tsung y, ejerciendo un poder desmesu-
rado fue destruyendo impiadosamente a todos sus rivales,
hasta que finalmente fue enviado al exilio, donde se suici-
dó ahorcándose. Su cuerpo fue desmembrado por orden im-
perial, lo cual constituye la mayor degradación en la socie-
dad confuciana.
En el orden intelectual, la Dinastía Ming significa, sin em-
bargo, una revitalización del budismo, que tiene su raíz en
los espléndidos escritos Zen de la Dinastía Sung. La figura
más destacada en la época de Yüan, es Chu-hung (1535-
1615), probablemente el mayor pensador chino desde el si-
glo XII. Se convirtió en el maestro de su generación y fue
también maestro particular de Yüan Hung-Tao (y de sus
hermanos) en la forma de grupos de estudio, acompañados
de prácticas budistas.
Yüan forma parte de la tradición literaria china que, junto
al movimiento pictórico, implica riquísimas discusiones teó-
ricas. Muchas de ellas tienen como eje la cuestión del res-
cate y respeto del pasado, o bien la renovación de medios y
fines de las artes nombradas. Yüan le escribe a su amigo
Ch'iu T'an una intensa carta en la que explica porqué es im-
posible seguir exactamente la tradición. En este caso, así co-
mo se suele jugar con la homofonía de 'traductore/traditore',
se podría hablar de 'tradición/traición', de parte de los más
conservadores.
De todos modos, la idea central de la poética de Yüan es la
del wu-fa (literalmente, "ningún estilo", "ningún método",
"sin emulación") y se adelanta a la formulación paradojal
del pintor Tao-chi (1641-1729) que escribió: "El método
que consiste en no seguir ningún método es el método per-
fecto". La idea no es sembrar la anarquía total en las artes,
sino que uno debería seguir los propios sentimientos interio-
res o la "sensibilidad nativa" -hsing-ling- en lugar de seguir
los dictados de una autoridad exterior.
Una carta a uno de sus tíos ilustra el estilo de vida que lle-
vaba Yüan: "Tsung Ping (375-443) ha dicho: 'He hallado
que las riquezas no son tan buenas como la pobreza y las
altas posiciones no son tan buenas como las bajas'. Al prin-
cipio, yo solía pensar que se trataba de una declaración pre-
tensiosa. Pero ahora creo en ella. Una vez le dije a Huang
Hui [1554-1612]: 'Fijate en los viejos templos y en los pe-
queños negocios a lo largo de las calles de Ch'ang-an a la
medianoche: allí los chicos mendigos y los monjes mendi-
cantes roncan como si tronase. ¡Mientras tanto, los ancianos
millonarios de pelo cano están acunados entre sábanas de
seda, detrás de las cortinas de sus camas, deseando en vano
un momento de ojos-cerrados!"
Yüan escribió, además de poesía, pequeños relatos y breves
ensayos. Sus dos hermanos varones también fueron destaca-
dos poetas.

ME LEVANTO DE MI LECHO DE ENFERMO Y ME
QUEDO SENTADO, SOLO


El pasto salvaje -verde y brumoso;
¿ha existido alguna vez un otoño que no haya traído dolor?
La casa de este hombre enfermo no tiene visitantes-
aún mi pequeño perro duerme todo el día.
Debo buscar en los libros cosas para usar en mis poemas;
sin dinero para un vino que me dé calor, me abrigo más.
Con la puerta cerrada, leo a Chuang Tzú:
los capítulos sobre "Cascos de Caballo" y "Las Inundaciones
                                                                                de Otoño".

PARTIENDO DE PO-HSIANG AL AMANECER

Salgo de la cama antes del alba
y, medio dormido, trepo a mi carruaje.
Estos viajes oficiales son como comida encajada en los dien-
                                                                                            tes,
¡la nostalgia tiene tan mal sabor como las castañas de aguas
                                                                                   podridas!
Una niña parada frente a una taberna, con el cabello despeina-
                                                                                               do.
Un monje budista hierve agua en una pequeña cabaña.
No ebrio, pero tampoco sobrio,
escucho como el tambor de la mañana suena a través del pol-
                                                                                              vo.

ACERCA DE UN ENCUENTRO CON MI HERMANO MA-
YOR AL ARRIBAR A LA CAPITAL

Le has dado la espalda a las ocupadas multitudes del mundo
y cantas para tí mismo desde libros de segunda mano.
Tu puesto oficial no es importante-
tienes poco contacto con la gente;
una larga estadía en la capital ha traído nuevas arrugas a tu
                                                                                         cara.
Sobre las agrietadas paredes hay retratos de monjes budistas;
arriba en las ventanas, pueden verse nidos de pájaros.
Editor en la Academia -no es la mejor de las ocupaciones,
pero aún así, ¡ten cuidado con el viento y con las olas!


SOÑANDO

El mundo de los sueños no puede ser hallado más allá de mi
                                                                                almohada-
pero en ningún lugar de mi almohada puedo hallarlo.
Y cuando estoy en el mundo de los sueños
mi almohada puede muy bien no existir.
Despierto, siento que mis sueños están vacíos;
en el sueño, el mundo despierto ha desaparecido.
¿Puedo estar seguro de que el mundo despierto
no tiene una almohada debajo suyo?
Si el soñar y el estar despierto se alternan,
¿cuál es la fantasía, cuál es real?


EL PRIMER DIA DE LA PRIMAVERA

Este es el día en que el labrador deja el arado,
la jovencta deja su telar,
el estudiante hace a un lado sus libros,
el funcionario deja de cobrar impuestos,
el comerciante cierra su negocio.
el pescador recoge sus redes...
¿Entonces porqué soy el único hombre
que camina por peligrosas laderas, bajo montañas inmensas?


LEVANTANDOSE POR LA MAÑANA DESPUES DE
PERNOCTAR EN EL TEMPLO DE HUAN-CHI


¡Eh, ahí, Yüan Hung-tao!
¿Porqué no levantarse cuando rompe el amanecer?
Cien mil universos han sido soplados por el viento
a un océano de nube.
Me echo encima la ropa,
salgo y miro a mi alrededor:
sin duda alguna, las nubes se estiran más abajo.
Todo el cielo está impregnado de formas cristalinas,
¡tal es el poder del dios de la montaña!


VIAJANDO A TRAVES DE HUAI-AN EN BOTE

Mil li a lo largo del canal;
diez mil ramas de sauce, mi corazón roto.
Viajar es la raiz de la pena, se le pega como cola;
la meditación -ése es el modo de controlar este sufrimiento.
Nostálgico, pienso acerca del pescado-en-arroz;
borracho, sueño con el sancocho de almejas...
Más y más, demasiado perezoso para estudiar los libros,
las telarañas cubren mi bastidor de pinceles.

[Li: medida de longitud china = medio kilómetro.]


DESPIDIENDO AL MONJE WU-NIEN

Cada cinco años nos encontramos,
luego sufrimos cuando debemos separarnos.
Ha llevado sólo tres despedidas
para que pasaran quince años.
Recuerdo cómo traté de estudiar meditación contigo
pero yo era como el álamo amarillo
que crece por un tiempo
y luego vuelve a encogerse.
Cien veces te escuché disertar
pero mi mente siguió siendo un nudo apretado.
Yo era un hombre ciego de nacimiento
que jamás ha visto el rojo o el púrpura-
trata de explicarle la diferencia
y cuanto más le hables
más confundido se pondrá.
No puedo soportar dejarte ahora
pero es imposible para nosotros
permanecer juntos.
Octubre- los vientos del río soplan con fuerza;
por favor deja que tu cabello vuelva a crecer
para proteger tu cabeza del frío.


IMPROVISADO EN EL CAMINO

En el segundo mes regresé a mi pueblo natal.
En el cuarto mes, de vuelta al camino.
Los niños me observan en los estrechos senderos;
a través del vapor, un escolar se ríe con ganas.


RINDIENDO HOMENAJE A LA MOMIA DEL MONJE
CH'ANG-ERH

La rueda del samsara ha llegado a un pacífico alto;
el brillo del cuepo laqueado-
¡tan fresco como un espejo lustrado!
Sé que su alma ha desaparecido hace rato,
pero- ¡asombroso! sus uñas y dientes aún están aquí.
Él es un Buda de la Era de las Galas,
una antigüedad humana, que ha durado mil años.
Aún los artefactos de bronce o de hierro
para este tiempo, ¡ellos se hubiesen convertido en polvo!

[Para más detalles acerca de la notable práctica de la momifi-
cación laqueada entre los budistas chinos, ver Joseph Need-
ham: "Science and Civilization in China", vol 5, part 2, Cam-
bridge 1974, p. 299.]


AL PASAR POR LAS FUENTES TERMALES DEL PALA-
CIO HUA-CH'ING

Montañas del este
y montañas del oeste;
tierra de Ch'in
y tierra de Han.
Leves, leves nubes
sobre la ciudad;
ondulantes, ondulantes aguas
atravesando el pasado y el presente.
Ruinas que se desmoronan,
excavadas por el arado en terrazas con pendiente;
leñadores charlando
mientras regresan al hogar al atardecer.
Aún en la declinación
hay "mejor" y "peor";
el rey Yu
fue el peor de todos.

(Este poema forma parte de un grupo de seis. En 723, el
Palacio de las Fuentes Termales (Wen-ch'ing kung) fue cons-
truído en el monte Li en Shensi; su nombre fue cambiado al
de Palacio de la Gloriosa Pureza (Hua-ch'ing kung) en 747.
El rey Yu (reinó de 781 a 771 a.C.) fue el 2° rey de la Dinas-
tía Chou. Fue asesinado y enterrado en el Monte Li.)


EN EL MANANTIAL DEL VENADO BLANCO

Un pequeño estanque, algo menor a un metro cuadrado,
y no demasiado profundo.
Un par de peces dorados nadan en él
tan libremente como si estuvieran en un lago.
Como huesos de montañas entre heladas nubes de otoño
pequeñas estalagmitas punzan la rizada superficie.
Para los peces, es una cuestión de estar vivos-
no se preocupan por la profundidad del agua.


DESPUES DE HABER LEIDO LOS POEMAS DE CHI-
TIEN ACERCA DEL LAGO OCCIDENTAL

¿Cuántas veces he puesto,
solo, mi pie en el bote del lago Occidental?
El botero ya me conoce
y nunca me pide dinero.
Una nota cantada por un pájaro
quiebra el absoluto silencio-
proviene de la montaña
que se inclina
bajo el sol poniente.

(Chi-tien era probablemente Tao-chi (m. en 1209), un mon-
je budista de la dinastía Sung.)


VIVENCIAS

Las hojas verdes comienzan a marchitarse en los árboles;
olas blancas barren a través del río.
La gente murmura acerca de invasiones desde el este;
los rumores vuelan: "¡Hemos enviado naves desde el norte!"
Compro algunas naranjas Ch'u-chou, moteadas de escarcha;
escucho todo el día famosas cantantes.
Hay muchas ceremonias nupciales aquí en Yang-chou,
flautas y tambores baten con fuerza mientras avanza la noche.


(Yoshitaku Iriya considera que los versos 3 y 4 se refieren a
la invasión de Corea por Hideyoshi, en 1592. Los chinos ha-
bían, en efecto, despachado naves con tropas y alimentos para
ayudar a la causa coreana.)


ANOTANDO LO QUE VEO

El sol poniente trae palidez al rostro del otoño;
nubes flotantes se arraciman velozmente.
Se inclinan, velando los árboles,
sólo dos o tres montañas permanecen visibles en la niebla.
Mi caballo mira hacia atrás el río atravesado por el puente;
un grupo de monjes regresa a lo largo de un sendero de pinos.
La pendiente es demasiado alta- no veo ningún templo:
de pronto, a través de la neblina, oigo
las campanadas de uno.


POEMA ESCRITO EN LAGO DE LOS SAUCES

Al atardecer me acuesto a dormir una siesta-
las montañas parecen venir rodando a mi almohada.
El verde musgo se refleja en el agua;
vientos provenientes de los arrozales soplan a través de la
                                                                               ventana.
Disfruto aquí, colocando rocas y flores en el jardín,
escribiendo conjuros para espantar a cuervos e insectos.
Mis compañeros de bebida son en su mayoría monjes budis-
                                                                                           tas;
Aún cuando estamos ebrios, hablamos sobre el Vacío.


TREPANDO AL MONTE YANG

Rocas escarpadas, agazapándose como elefantes;
cortezas de pino marchitas, jaspeadas como escamas de pes-
                                                                                         cado.
¿Desde qué punto partió la Grulla Inmortal?
¿Está el Dragón Madre poseído de verdadero poder mágico?
Las cuevas de aquí tienen animales que hablan;
sobre los riscos viven personas que jamás pronuncian palabra.
El palacio de Wu se ha derrumbado hace rato-
¿dónde pueden encontrarse sus ruinas?


FUENTES
La más destacada, el precioso libro de J. Chaves:
Jonathan Chaves. Pilgrim of the Clouds. Poems and Essays
by Yüan Hung-tao and His Brothers. Weatherhill, 1978.


Wu-chi Li/ Irving Yucheng Lo, (ed). Sunflower Splendor.
  Three Thousand Years of Chinese Poetry. Midland, 1990.
Burton Watson. The Columbia Book of Chinese Poetry.
  Columbia Univ. Press, 1984.
William T. de Bary. Self and Society in Ming Thought.
1970. Columbia Univ. Press, 1970

No hay comentarios: