jueves, 26 de enero de 2012

POEMAS DE AMOR DEL ANTIGUO EGIPTO

La poesía egipcia es una de las más antiguas del mundo.
Dividida su historia en 3 Reinos, la poesía amorosa aparece
exclusivamente en el Reino Medio, llamado Nuevo, que re-
presenta el último gran florecimiento de la civilización egip-
cia. Para la época en que se escribieron los textos que publi-
co a continuación, pertenecientes a las Dinastías XIX y XX,
entre 1300 y 1100 a.C., ya la larga declinación era imparable.
Para el año mil, el espíritu había partido de este lugar.

Hay cuatro pequeñas colecciones de poemas de amor sobre-
vivientes de esos tiempos: 3 de ellas sobre papiro y la cuarta
como ostracón -el fragmento de una piedra alisada para es-
cribir sobre ella o como en este caso, de un gran jarrón.

Están escritos en egipcio tardío, manuscritos, en hierático,
que es la forma cursiva de la antigua escritura jeroglífica.
Es necesario recordar que la escritura jeroglífica no se redu-
ce a un sistema de signos elaborado para transmitir la sonori-
dad de las palabras, ya que para eso los egipcios conocían
perfectamente bien las formas de escritura simple y práctica,
además de poseer 26 signos monolíteros, más que suficientes
para escribir todos los sonidos consonánticos de su lengua.
Sucede que en esta escritura cursiva superior, llamada hierá-
tica, utilizaban signos prácticamente abstractos que, además,
podían representarse con un rápido trazo.
La escritura jeroglífica, entretanto, constaba de 600 signos,
con sus múltiples combinaciones -signos, que, además, po-
dían asumir varias funciones- razón por la que los egipcios
la eligieron por encima de los sistemas de escritura más sen-
cillos.
"Para los egipcios la realidad se situaba más allá de las apa-
riencias, siempre pendientes de las ilusiones de la perspecti-
va y de las metamorfosis ocasionadas por el tiempo", escribe
Marina Scriabine. R. Weill en "Investigaciones acerca de la
Primera Dinastía y los tiempos pre-faraónicos", de 1961, di-
ce: "el dibujo egipcio es una definición y una exposición que
contiene la máxima suma de realidad posible".
Intentan representar lo más plenamente posible la escencia permanente e intemporal de los seres.

Estos poemas muestran la parte alegre y jovial del pueblo
egipcio. El tono dominante es menor: los amantes se enfren-
tan con diversos obstáculos que los separan, pero esos impe-
dimentos son parte del juego amoroso, del amor que se man-
tiene insatisfecho.
Los amantes se denominan, como en otras literaturas antiguas,
como por ej. el Cantar de los Cantares, 'hermano' y 'hermana',
y suelen alternarse en el canto.
El anhelo de estar cerca de la amada y gozar de su cuerpo ín-
timo, es el tema más insistente de la poesía amorosa egipcia.
El amor del que se habla en estos versos no contiene ni melan-
colía, ni el tono agridulce de otras estéticas. Habla de un amor
en general irrealizado, pero no irrealizable. No hay 'locura de
amor' en estos poemas -dolor extremo, mal irremediable- sino
una ardorosa levedad y la búsqueda del amor sensible.

Los tres Papiros son:
1. PAPYRUS HARRIS 500 (British Museum): Muy mal
estado de conservación y los poemas son fragmentarios,
incompletos, oscuros.
2. PAPYRUS TURIN 1996: Colección breve y fragmen-
taria; la menos utilizada para esta antología.
3. PAPYRUS CHESTER BEATTY (British Museum): el
mejor conservado. Contiene 3 colecciones de poemas de
amor.



"Aunque sofisticados en el contexto de sus propios tiempos,
los poemas tienen la simplicidad conceptual y la tersura del
lenguaje que constituyen las piedras basales de la antigua le-
teratura Egipcia". Miriam Lichteim. A.E.L.


A los Papiros se ha sumado el OSTRACÓN DEL JARRÓN
CAIRO. Un alto jarrón en el que se habían inscripto numero-
sos poemas de amor.
Tres de esos fragmentos se conocen desde 1897; 28 más se
hallaron en las excavaciones de 1949 al 51. Están, por lo tanto,
abiertas las posibilidades de nuevos descubrimientos.

En total, se han encontrado y descifrado 55 cantos individua-
les. El trabajo en el que se han basado muchos autores para
producir sus versiones en otras lenguas es el de Bernard Ma-
thieu: La Poésie Amoureuse de l'Égypte Ancienne: Recherches
sur un genre litteraire au Nouvel Empire. Cairo, 1996.
Incluye el texto hieroglífico, la traducción francesa y un deta-
llado análisis gramatical.

LOS POEMAS


1.
SUEÑOS DE FRAGANCIAS

Cuando sostengo a mi amor apretada
       Y sus brazos pasan rodeándome furtivamente
Soy como un hombre trasladado a Punt (*)
        O como alguien en las extensiones de cañas,
Cuando el mundo entero de pronto estalla en flores.
En esta tierra de sueños de fragancias del Mar del Sur,
Mi amor, tú eres escencia de rosas.


(*) Punt: un territorio que se supone estaba en la costa
africana del Índico, del cual procedían varias maderas aro-
máticas, además de la resina de mirra y ciertos inciensos,
lo cual le otorga el carácter de un lugar paradisíaco.

2.
Si ya, mi pequeña criada, has terminado
de trotar aquí y allá para vestir la alcoba de la señora
(mi querida antagonista espera ahora allí dentro),
te instruyo lo siguiente:
arregla las más blancas sábanas alrededor de su moreno
                                                                              cuerpo
(encima debajo detrás entre).
Para ella nada de cama en mero lienzo real,
Y, muchacha, cuidado con usar telas comunes;
Luego adórnala con su más clara túnica,
Tócala con tus más exóticos perfumes
Y vete.
Ella está preparada.


3.
Encuentro a mi amor pescando
Los pies hundidos en los bajíos.

Desayunamos juntos
Y tomamos cerveza.

Le ofrezco la magia de mis muslos
Él queda atrapado en el hechizo.


4.

¡Mi amor ha regresado, déjame difundir la noticia!
Mis brazos se abren amplios para abrazarla,
Y el corazón hace piruetas en su oscura cámara
Feliz como un pez cuando la noche sombrea la alberca.
¡Tú eres mía, mi querida, mía para siempre,
Mía desde el día que por primera vez musitaste mi nombre!


5.

DEL OSTRACON N° 25218

Si sólo pudiese ser el lavandero
   Que lavase su ropa siquiera por un mes
Yo sería puntual para retirar los atados,
   Vigoroso para aporrear los pesados lienzos,
Pero suave para tocar esas prendas delicadas
   Que se sitúan pegadas al cuerpo que amo.
Enjuagaría con agua pura los perfumes
   Que se demoran en sus túnicas,
Y secaría mi propio cuerpo con las toallas
   Que ella ayer sostuvo contra su cara.
El tacto de sus ropas, sus texturas,
   Su ternura aún en ellas,
¡Gracias a dios por el cuerpo,
   su juvenil vigor!


6.

ÉL DICE:

Ayer, siete días sin verla.
   Mi enfermedad empeora,
   ¡los miembros pesados!
   Ya no me reconozco.
El alto sacerdote no es remedio, el exorcismo es inútil:
   una enfermedad más allá del reconocimiento..
Yo dije: ella me hará vivir,
   su nombre me animará,
sus mensajes son la vida de mi corazón
   yendo y viniendo.
Mi amada es el mejor remedio,
   más que cualquier farmacopea.
Mi salud reside en su arribo,
   me curaré con sólo verla.
Que ella abra mis ojos
   y que mis miembros vuelvan a la vida;
que ella hable y mis fuerzas retornarán.
Abrazarla expulsará mi enfermedad
   siete días y
   ella me ha abandonado.


7.

CUANDO NOS BESAMOS...

¡Cuándo nos besamos y sus labios se entreabren
   vuelo a la altura de las nubes sin cerveza!
¡Qué paraíso ganado, qué plenitud,
   qué vuelco celestial de los acontecimientos!
¡Ah, alza una para Menkat, Nuestra Señora del Licor,
   pero mantén la boca apretada
   sobre la muchacha!


8.
CREO QUE IRÉ A CASA

Creo que iré a casa y me acostaré muy quieto
   simulando una enfermedad terminal.
Entonces vendrán los vecinos en tropel a mirarme,
   mi amor, tal vez, estará entre ellos.
¡Cómo sonreirá mientras los doctores
   gruñen entre dientes!
Ella sabe perfectamente lo que me aqueja.


9.
Si acaso yo fuese su Nubia criada
La que atiende sus necesidades personales (*)
Eso significaría que la piel de todo su cuerpo
Quedaría expuesta/revelada ante mí.

(*)"Quien se ocupa de atender sus pies"


10.
TE AMO A LO LARGO DE LOS DIAS

Te amo a lo largo de los días,
             en la oscuridad,
A través de todas las largas divisiones de la noche,
              esas horas
Que yo, pródigo, desaprovecho solo,
              y yazgo, y doy vueltas, despierto hasta el alba.

Y con tu forma pueblo la noche,
            y pensamientos de ardiente deseo crecen vivos en mí.
¿Qué magia había en esa voz tuya
            para traer tan cantante vigor a mi carne,
A miembros que ahora yacen indiferentes en mi cama sin vos?

Por eso imploro la oscuridad:
             ¿Adónde te fuiste, Ah hombre que ama?
¿Porqué te has ido de aquella cuyo amor
             puede marcar el rumbo, paso a paso, de tu deseo?

Ninguna amante voz responde.
Y yo (demasiado bien) percibo
qué solo estoy.


11.
DEL JARRÓN CAIRO 1266 + 25218

El amor de mi hermana está en la otra orilla,
El río divide nuestros cuerpos;
Las aguas son poderosas en época de inundación,
Un cocodrilo aguarda en los bajíos.
Entro en el agua y enfrento las olas,
Mi corazón es fuerte en lo profundo;
el cocodrilo me parece una laucha,
La inundación le parece tierra firme a mis pies.
Es su amor el que me da esta fuerza,
Produce un hechizo-acuático en mí;
¡Veo el deseo en mi corazón
Cuando ella está frente a mí!


12.
DEL PAPIRO CHESTER BEATTY I
Tres poemas

a.
¡Ah, si vinieras a tu hermana rápido!
Como un mensajero real acicateado por la impaciencia de
                                                                               su señor,
Su corazón impaciente por su llegada.
Ven pronto
todos los establos están a tu disposición
Hay caballos en todas las estaciones,
El carruaje está listo.

Ningún caballo temerario
-Cuando te encuentres con ella-
Se compararía con la estampida de tu corazón.


b.
¡Ven rápido
a la casa de tu amada (hermana)!
Como un caballo del rey
Elegido entre miles de purasangres
Entrenado desde su alimento
Y que parte en incomparable galope
Al mínimo chasquido del látigo,
De tal modo que ni siquiera el encargado de la caballeriza
(que es un Hitita)
puede detenerte.
El corazón de tu hermana lo sabe:
¡Ya no te encuentras lejos de ella!

c.
Ven a ella como la gacela del desierto
espoleada a zigzaguear en nerviosa prisa
cruzando y volviendo a cruzar el camino
aterrada por los perros gañidores
y por el cazador,
quien al fin encuentra su rumbo
y toma al río como camino
con el ojo puesto en el escondite.

Tú a salvo en la casa de tu amada
Besando sus manos cuatro veces,
Una adecuada proclamación de tu amor,
Haces todo esto
Dentro del gran destino prefijado
por la Diosa Dorada.*


(*) La Diosa Dorada (o Nubt) es un nombre de Hathor, la
diosa del amor.


13.
DEL OSTRACON DEL CAIRO

Hermano mío, me resulta agradable ir a la playa
para bañarme contigo, para que aprecies mi belleza,
mi malla de la más fina tela real
que cuando está mojada y transparente...

Me alejo nadando y regreso
y cuando salgo a la superficie hacia tí
¡mira! un pecesillo rojo
se cuela entre mis dedos.
Ahora ven,
ven más cerca y mírame.

14.
LA OCA SALVAJE SE ECHA AL VUELO

La oca salvaje se echa violentamente al vuelo, luego
        se calma, batiendo sus alas distraída,
Maliciosa destructora de las redes,
        flagelo del nidal.
Aves, gruesas como lagartos, desmenuzan por ahí
        graznando y todo es confusión.

No aleteo, a pesar de estar atrapado
        (pájaro que canta) en una invisible red.
Solitario, alzo mi llamado
        bajo el peso de mi amor:
Este corazón está contrapuesto al tuyo.
       Nunca estaré lejos.
Equilibra mi amor con tus cuidados.







                                          Esta célebre pintura "Nebamun cazando pájaros en
                                          los pantanos" es un poco anterior en el tiempo,
                                          1425 a.C., pero parece un retrato del poema 14.
                                          Pertenece a la tumba Tebana de Nebamun y es una
                                          de las 11 pinturas Egipcias del Museo Británico.


BIBLIOGRAFÍA

Ezra POUND/ Noel STOCK: Come swiftly to your love. Love
        Poems of Ancient Egypt. New Directions, 1962.
John FOSTER. Love Songs of the New Kingdom. Univ. of
        Texas Press, 1974.
Miriam LICHTEIM. Ancient Egyptian Literature. Vol. II :
         The New Kingdom. Univ. of California Press, 1976.
W. KELLEY SIMPSON/ R. RITNER/ V. TOBIN/ E. WEN-
TE Jr.: The Literature of Ancient Egypt: An Anthology of Sto-
         ries, Instructions, Stelae, Autobiographies and Poetry.
         Yale Univ. Press, 2003.
Barbara HUGHES. Love Lyrics of Ancient Egypt. Univ. of
          North Carolina, 1994.


Enlaces


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que poemas! Gracias por esta recopilacion! Mi preferido es el poema numero tres....

Robert Rivas dijo...

Gracias por tu comentario. Estos poemas de amor del Antiguo Egipto son los más leídos del blog.

Isabel Falla dijo...

El poema 6 me gusta mucho porque es un suave y firme canto al amor que sana y recupera casi a la distancia..."su nombre me animará,
sus mensajes son la vida de mi corazón
yendo y viniendo".
El único exorcismo efectivo es la voz y la mirada de esa persona que se ama y lo maravilloso es que decirlo, ponerlo en palabras es suficiente para curar la enfermedad...o para morir sanamente... con la fuerza del sentimiento amoroso, sin reproches.
Egipto. Sí ¡Antiguo Egipto!
Muchas gracias Sr Rivas por la publicación.

Anónimo dijo...

La Doncella del Nilo

1

Cuando el Nilo viste de plata
y el aire se aperfuma
entre juncos y espuma
Suele una virgen danzar

2
Bálsamo es a los cielos
para a los dioses pedir
moza de ébano imploras
las aguas del Nilo subir.

3
En su cabello recibe
los besos de la Luna
Y resplandece su cuerpo
como arena de dunas.

4
¿Será acaso ella
sacerdotisa de Anubis?
Grandes manzanas sus pechos
flores de loto su pubis

5
Amón celebra la danza
si el espíritu elevas.
Es la inocencia del alma
dulce doncella de Tebas.

6
Bajo la noche estrellada,
una virgen limpia y pura,
pinta en la sombra figuras
y a su plegaria se entrega.



Hernán Jorge Zamora Peña
Chileno

Anónimo dijo...

Me encanta el número 8ññ, tiene una pizca de humor y complicidad maravillosa.