sábado, 8 de abril de 2017

PEQUEÑOS CATALOGOS (PC) 1: NATURALEZA





 A veces pienso en la naturaleza de esta página (odio el
nombre 'blog', me suena a un sapo ahogándose). ¿Qué es
lo que quiero, qué es lo que intento? Realmente.
 ¿Registrar en un lugar abierto aquello que imagino, valoro,
junté, extraje, rescaté y guardé a lo largo de una vida?
 Ésa es la expresión que justamente utiliza Ezra Pound en el 
Canto XCVIII: "There is no substitute for a lifetime." El pro-
blema al que se han enfrentado los traductores, es que lifeti-
me aparece habitualmente como 'vida'. Pero la expresión 'vi-
da' produce, me parece, un malentendido. Lifetime es aquí
más bien 'el transcurso de una vida', lo experimentado, lo
vivido a través de una vida. De lo contrario, se lo podría con-
fundir con el muy mentado asunto del valor de la vida huma-
na, por ejemplo. 
 A lo largo de una vida.
 Por lo tanto, podría decir que cada frase que voy a reproducir
a continuación tiene una pequeña historia, la lectura del texto
al que pertenecen, el momento de la vida de esa lectura, las
asociaciones mnémicas y emocionales que me producen. En
cierto sentido es como escuchar música, con sus resonancias,
con sus inevitables conexiones.

 Empiezo por una cualquiera, en este caso la naturaleza, para
soltar las cuerdas y hacer que en poco tiempo naveguen en
estas aguas unos cuantos barquitos, en lugar de un acorazado
o una nave de gran porte.
 Intentaré generar alguna ligazón mínima entre los diversos
textos.


 NATURALEZA

 El atardecer oscurece el pasto, la brisa
 como humo púrpura, despeina su superficie.
Desmond O'GRADY. Poesía irlandesa contemporánea.


 PREGUNTA Y RESPUESTA EN LAS MONTAÑAS
 Me preguntan porqué vivo en las montañas verdes.
 Sonrío y no respondo; mi corazón está en paz.
 Los pétalos de durazno fluyen en la corriente, sin dejar
                                                                            [rastro-
 Y hay otras tierras y cielos que éstos.
 LI BAI (también llamado LI PO). En V. Seth, Three Chi-
nese Poets.

 Negras nubes de tormenta se amontonan a contraviento,
 apilándose en lo alto más allá del volcán.
 Malcolm LOWRY. En Hablar de poesía.

 Y el viento salvaje del este, el tirano entre los vientos de
Siberia.
 Joseph ROTH. La cripta de los capuchinos.

 mientras la luz del sol cae
 como gruesas sedas italianas sobre las casas
 cuadradas hacia el Bósforo
 Denis DEYLIN. Poesía irlandesa.

 El viento volaba a nuestro encuentro. El dulce y salvaje 
viento de la primavera rusa. 
 Mijail BULGÁKOV. Morfina.

 los párpados del Alba se alzaron un poco más
 Valery LARBAUD. Diarios de A.O. Barnabooth.

 Arden toda la noche
 los astros deslumbrantes
 ÍBICO (s. VI a.C.) En 'El mundo antiguo'.

 Y el sol de octubre
 veraneaba
 al hombro de la colina.
 Dylan THOMAS. Cuaderno de traducciones.

 Quien no ama las nubes
 que no venga a Ecuador.
 Henri MICHAUX. Ecuador.

 "Nubia Nublada": esto es una contradicción en términos
actuales. Es verdad que el cielo claro de Nubia no está siem-
pre despejado. Nubes en forma de elegantes plumas de aves-
truz aparecen ocasionalmente allí a grandes alturas, atesti-
guando la fuerza y la velocidad de los vientos de gran alti-
tud.
 Arnold TOYNBEE. Entre el Nilo y el Níger.

 Todo el mundo sabe que los vientos de mueven en direc-
ción este en torno al planeta, por la rotación de la tierra.
 (...)
 Calor. Frío. La tierra también es un sistema cerrado. El 
calor del ecuador sube. El aire frío de los polos desciende.
Y se forman enormes contracorrientes. Corrientes que flu-
yen contra los vientos que soplan de este a oeste.
 Kathryn HARRISON. La mujer de nieve.

 La manteca enterrada hace
 más de cien años
 fue recobrada salada y blanca.
 La tierra misma es blanda manteca negra.
 Seamus HEANEY. Poemas.

 Rauda como la sombra del pez
 Que rueda en el agua verde pálida.
 Ezra POUND. Antología poética.

 Los patos están parados bajo la lluvia, mudos e inmó-
viles, pensando intensamente en nada.
 Werner HERZOG. Conquista de lo inútil.

 cual cigarras posadas sobre los árboles, sus claras voces
hacen cantar a los bosques
 HOMERO. La Odisea.

 Bandadas de papagayos vuelan en dirección al sol ponien-
te, como si tuvieran negocios urgentes que nosotros no co-
nocemos.
 Werner HERZOG. Id.

 un colibrí... advertí su temblor,
 semejante al de cien mil voltios
 que silban en los cables eléctricos, de poste en poste
 Valerio MAGRELLI. Epígrafes.

 el físico Hans Thirring escribió, acerca de la relatividad:
"Le quita a uno la respiración el pensar en lo que podía
pasarle a una ciudad si la energía de un sólo ladrillo fue-
ra liberada... bastaría para arrasar una ciudad de un millón
de habitantes."
 Anne MICHAELS. Piezas en fuga.

 Los textos de Bernhard exponen con terca insistencia que
la Naturaleza es una casa de locos mayor aún que la socie-
dad.
 W.G. SEBALD. Pútrida patria.

 la naturaleza y su belleza son cosas muertas e insignifican-
tes a las que sólo el arte puede prestar sentido.
 W. SOMERSET MAUGHAM. El caballero del salón.

 Al igual que los grandes mitólogos, Freud sitúa como funda-
mento de todas las cosas, aquello de lo que menos puede ha-
blar: el retorno a lo inorgánico. En sus migraciones de milla-
res de kilómetros, pájaros y peces buscarían su patria origina-
ria, que es la inercia de la materia, antes de que surgiera la
vida.
 Roberto CALASSO. Las ruinas de Kasch.

 Adiós. Y gracias por tu furia 
 Instructiva. Hoy no es el fin del mundo:
 Dobla la no desnuda rama
 El fruto sin cortar- y nos espera.
 Charles TOMPLINSON (A Van Gogh). La insistencia de
las cosas.

 ¡Oh rosa, estás enferma! 
 El gusano invisible
 que cuela en la noche,
 en la tormenta aullante,
 Ha encontrado tu lecho
 de alegría carmesí,
 y su secreto amor oscuro
 destruye tu vida.
 William BLAKE. En 'Cuaderno de traducciones'.





No hay comentarios: