sábado, 10 de diciembre de 2016

DOS POEMAS DEL GRAN HÚNGARO GYULA ILLYÉS



   DIARIO DE UNA CARAVANA PERDIDA

 Sólo la brújula, manteniendo viva la esperanza,
          tartamudeaba, repitiendo sus paralizadas
 direcciones; con algo en alguna parte más allá
          a lo cual responder.

       Y por otro largo día
seguimos adelante a través de arena desértica.

 Luego al borde de riscos de piedra
                cubiertos de jeroglíficos.

 Linea tras linea, incoherentes, leyeron-
           arrugas sobre alguna frente demente.

      Una era antigua
 luchaba allí en tonos desesperados-

 Ya sin nada más que decir-

      Y sólo el viento gime.

 Arena en nuestros ojos. Entre dedos sudorosos, y
      tierra entre los dientes, arena.

 Sacrificamos al camello que conocía el camino...
        tuvimos hoy nuestra última comida.



 VIGILANCIA NOCTURNA

 Un pequeño pero persistente dolor
 en las encías, en la tráquea,
 en el cerebro.
 En el matorral de los intestinos.
 Un explorador enemigo ojea para ver
 dónde puede invadir el ejército-
 cáncer, un derrame cerebral o el tercer ataque cardíaco.
 La gente mayor inclina sus oídos
 entre el dolor
 como centinelas o exploradores-
 en lo muerto de la noche
 escuchando en el interior de lo quieto del bosque.
 Desertados, los viejos inclinan sus oídos
 para saber más acerca de la amenaza
 bajo las estrellas
 que carecen de sentido
 y sin sentimientos.
 Ellos quieren informar-
 ¿pero a quién?
 ¿Hay alguien que podría hacer otra cosa
 que seguir haciendo correr la voz?



 Gyula Illyés nació en 1902
 Hijo de un operario mecánico en una enorme propiedad
    del oeste de Hungría
 Se enroló como voluntario en el Ejército Rojo de Béla Kun
   al comienzo de la Primera Guerra Mundial
 Cuando fracasó la revolución húngara, en 1919, huyó a París
 Ahí estudió literatura francesa y comenzó a escribir poesía
 Amigo de los dadaístas y surrealistas, como Tzará, Eluard,
      Aragon y también del poeta con una línea propia, nuestro
      conocido Jean Follain
 Regresó a Hungría en 1926
 Durante la década del '30, se dedicó junto a otros escritores
       y sociólogos, a una serie de estudios de campo de la vida
       rural húngara.
 Fruto de esa experiencia publicó un libro extraordinario llama-
       do Gente de las Pusztas


 Escribió unos 20 libros de poesía, generando un lenguaje que
       Follain definió como que "salvaguarda los poderes del
       silencio y se comunica fraternalmente con toda la gente".
 Se escondió exitosamente durante la Segunda Guerra Mundial
      y se convirtió luego en miembro del Parlamento y líder del
      Partido del Pueblo, aunque el estalinismo lo llevó a abando-
      nar no mucho después la práctica política.
 Durante años fue el editor de Nyugat, la revista literaria de
    mayor prestigio en Hungría (antes de la Segunda Guerra)
 Murió en 1983.



FUENTE

Jerome Rothenberg and Pierre Joris. Poems for the Mille-
   nnium. Vol. One. Univ. of California Press, 1995.
  (La versión en inglés del primer poema presentado es de Wi-
  lliam Jay Smith.)





Nicholas Kolumban. Turmoil in Hungary. An Anthology of
    Twentieth Century Hungarian Poetry. New Rivers Press,
    1982. ("Vigilancia nocturna" proviene de este libro)




No hay comentarios: