domingo, 11 de diciembre de 2016

CANTOS FOLCLÓRICOS DEL PUNYAB

 El Punyab era un territorio soberano hasta 1849. En ese año 
fue ocupado por el Ejército de la Compañía British East India. Desde entonces los soldados sikh fueron incorporados al ejér-
cito inglés.
Lucharon por primera vez en 1860, conquistando Hong Kong y
Pekín. Durante 50 años fueron eficaces como instrumento para
suprimir las revueltas de los Pathans en las provincias de la 
frontera Noroeste.  Cuando se inicia la Primera Guerra Mundial, 
la mitad de los efectivos del ejército Indio fue extraída del Pun-
yab, llamada "la espada del Imperio". Casi un millón de solda-
dos de esa región lucharon en lugares tan distantes entre sí como Africa Oriental, Egipto, Francia, Salónica, la Mesopotamia, 
Adén y el Golfo Pérsico. 
 Los cantos folclóricos que publicamos aquí provienen sobre
todo de la región del Dhan-Pothohar. En estos cantos las mu-
jeres -madres, esposas y hermanas- son las protagonistas.
 Culpan a los extranjeros blancos (firangees) por sus sufri-
mientos. Odian a la guerra, sin preocuparse de los bandos.
Sus hombres eran en buena medida soldados mercenarios,
 de manera que ingleses, alemanes y franceses (la expresión
l'arme o laam se usa indistitamente para significar 'guerra'
son enemigos por igual. La batalla de Basora es el eje de va-
rias referencias en los cantos. Se trata de la invasión inglesa
de la Mesopotamia, en 1914. Esa zona era dominada por los
otomanos, que estaban aliados con los alemanes. Durante 
dos sucesivas campañas, la segunda más exitosa que la pri-
mera, los ingleses lograron copar este territorio, llegando,
como varias décadas después, a las puertas de Bagdad.


  El poeta Amarjit Chandan ha recopilado esas canciones.




  
 1.

 Él usa una camisa de seda tussar.
 Ah tren, muévete lento
 Llevas a un pasajero cuyo destino es Basora


 2.

 Oyendo las noticias de la guerra
 Los árboles se prendieron fuego


 3.

 Sin ti me siento sola aquí.
 Ven y llévame contigo a Basora.
 Yo haré girar la rueca para ti toda la noche.


 4.

 Que la batalla de Basora termine
 Aquella que está destinada a ser una viuda
 puede aún estar casada


 5.

 Mejor que agregues mi nombre entre las viudas
 Tú que partes para Basora


 6.

 El barrilete ha perdido su hilo
 Dios no lo permita
 Alemania está a la ofensiva
 Dios no lo permita
 Los ingleses están a la defensiva
 Dios no lo permita


 7.

 Todos y cada uno de los hijos han ido al laam en tierras
                                                                          [extrañas
 Qué Alá acabe el laam
 Que las Cinco Almas de la familia del Profeta os protejan
 hijos míos
 Que Alá los traiga sanos y salvos a casa


 8. 

 Chhalla mi amor yo hago girar la rueca de algodón
 Que Dios detenga la guerra
 Y traiga de regreso a mis seres queridos
 Escucha mi amor
 Regresa a casa a salvo
 Chhalla... 
 Firangee es el que gobierna
 Estamos en tantas dificultades
 Adónde iré
 Tengo que comer yuyos
 Chhalla aquí está la bolita de algodón
 Sufro una terrible separación
 Mi amado ha partido de casa
 Oh Dios haz que llueva
 Y déjame encontrarme con mi amado
 Chhalla aquí llega la maleza
 Cargo un pesado canasto sobre mi cabeza
 Me detengo y espero por él en el camino
 Con lágrimas en los ojos


 9.

 En la mañana él ensilló el caballo
 Para la expedición a Basora
 Ay no pude hablar con él todo lo que mi corazón deseaba



 FUENTE


Modern Poetry in Translation. N° 3, 2014. The Singing of
   the Scythe. Poetry of the First World War.







No hay comentarios: