viernes, 27 de marzo de 2015

UN TEXTO GNÓSTICO, DEL COPTO: EL TRUENO, MENTE PERFECTA

 
 
 

Los escritos gnósticos, como herejías que rodean aquello
que iría a convertirse en la ortodoxia Cristiana, presentan
la frescura de ideas en desarrollo, nuevas, que iban apare-
ciendo en un ancho territorio. En este caso, alrededor del
año 400 de nuestra era. Escrito en copto, una lengua de los
egipcios que practican algún tipo de fe cristiana, y que de-
riva del demótico, una escritura e idioma egipcios que sur-
gieran en la última etapa del Antiguo Egipto. A su vez, el
demótico proviene del hierático, un término utilizado por
vez primera por Herodoto y que califica a la simplificación
de la escritura jeroglífica, con el fin de acelerar la misma y
de poder trasladarla al papiro.
 El gnosticismo es un movimiento interesante, ya que, des-
prendido de la Doctrina, busca el conocimiento de Dios o
de alguna propiedad de Dios por medio de la revelación,
eludiendo escuelas, argumentos y dictámenes. Lo que im-
porta es la experiencia personal, el encuentro de uno con lo
divino. El acto gnóstico (en griego, gnosis significa "cono-
cimiento") se suele comparar con los golpes del budismo
zen. Uno de sus aforismos es "Rompe una vara ¡y ahí está ´
Jesús!". Algunos gnósticos practican el retorno a la luz,
llamado "Pleroma", una zona donde todo se volvería com-
prensible. Por supuesto que el catolicismo se opuso siempre
a este movimiento/religión, defendiendo la doctrina única.
Los papiros de Naj Hammadi, que contienen algunos de los
evangelios gnósticos, renovaron esta forma religiosa, que
siempre tuvo como modelo gnóstico a María Magdalena,
prostituta o esposa de Jesucristo. Se supone que esta famosa
pecadora navegó luego de la crucifixión a Francia, donde im-
plantó la "sangre real", la dinastía del nazareno. El hallazgo
del cuerpo de María de Magdala en Saint Maximin, en Aix-
en-Provence en 1279, dio nuevos bríos a esta rama de la
creencia.
 Pulvis et umbra, como escribiera Horacio, y luego se convir-
tió en un tópico literario. Polvo y sombra, somos, aquellos que aspiramos a la luz.


De "EL TRUENO, MENTE PERFECTA"

Yo fui enviada desde el poder,
 y he venido a aquellos que se reflejan sobre mí,
 y he sido encontrada entre aquellos que buscan junto a mí.
Mírenme, ustedes los que se reflejan en mí,
 y ustedes oyentes, óiganme.
 Ustedes que están esperándome, tómenme para ustedes.
Y no me aparten de su vista.
 Y no hagan que vuestra voz me odie, ni vuestra escucha.
 No me ignoren en ningún lado no en ningún tiempo.
 ¡Manténganse en guardia!
 No sean ignorantes de mí.

Porque yo soy la primera y soy la última.
Yo soy la honrada y la despreciada.
Yo soy la puta y la sagrada.
Yo soy la esposa y soy la virgen.
Yo soy la madre y soy la hija.
Soy los miembros de mi madre.
Soy la infértil
 y muchos de sus hijos.
Soy aquella cuya boda es magnífica
 y la que no ha tomado esposo.
Soy la partera y aquella que no procrea.
Soy el consuelo de mis trabajos de parto.
Soy la novia y soy el novio,
 y es mi marido quien me ha engendrado.
Soy la madre de mi padre
 y la hermana de mi marido,
 él es mi retoño.
Soy la esclava de el que me ha preparado.
Soy el ama de mi criatura.
 Pero él es quien me engendró antes del tiempo
 en un cumpleaños.
 Y él es mi retoño en el tiempo previsto,
 y mi poder proviene de él.
Yo soy el báculo de su poder en su juventud,
 y él es la vara de mi ancianidad.
 Y cualquier cosa que él quiera me sucede.
Yo soy el silencio que es incomprensible
 y la idea cuyo rememorar es frecuente.
Yo soy la voz cuyo sonido es diverso
 y la palabra cuya apariencia es múltiple.
Yo soy la afirmación de mi nombre.


Versión del copto por George W. Macrae

En Jerome Rothenberg y Pierre Joris. Poems for the Mille-
   nnium. Vol. I, Univ. of California Press, 1995.


 

No hay comentarios: