martes, 23 de enero de 2018

LA POESIA DE LOS 'MUNDAS' DE BIHAR, INDIA



 Existen muchos pueblos que podríamos llamar 'originarios'
de la India. Pueblos que poseen idioma, religión y concepción 
del mundo propios, y que han sido desplazados por la gran corriente migratoria indoeuropea cuyas fechas es, hasta ahora,
imposible fijar. A partir del avance de esa corriente, que abarcó
del Ártico a la India, numerosos pueblos pequeños debieron
buscar refugio en zonas alejadas del poder de los migrantes-in-
vasores. Los Mundas lo hicieron desplazándose hacia el noreste
de la India, hacia la región hoy conocida como Bihar, uno de
los Estados más poblados y a la vez más pobres de ese país.
 Su lengua no tiene escritura propia. Están emparentados con
sus vecinos, los Oraones y los Santales. A su vez, esa lengua, 
perteneciente a una sub-familia de lenguas Austro-Asiáticas,
es vinculable tanto al Khmer, como al Nicobarese, al Khasi
y a los lenguajes aborígenes de Malasia.
 Geográficamente, la zona está constituida por suaves colinas
y valles. Su dios supremo, llamado Sing Bonga, es invocado
a la hora de las grandes calamidades. Los Mundas realizan va-
rios festivales anuales, en los que se baila y canta. Dos de los
más importantes son el festival de Sarhul, llamado de las flo-
res y de la primavera, y el Festival de Karam, que tiene lugar
cuando maduran las cosechas y se venera a los dioses.
 El ritmo y la melodía de las canciones Mundas es práctica-
mente inigualado por la mejor poesía tribal de la India. Se
suelen repetir las líneas, o las ideas, usando sinónimos, pa-
ra remarcar la intensidad del sentimiento. Es una poesía fle-
xible, y tiene una gran variedad de formas. Se puede agrupar
sus cantos en diversas categorías, cada una con sus caracte-
rísticas propias (y sus propios festivales). Los cantos Jadur,
tal vez los más antiguos, cantados por varones y mujeres,
relacionados con la primavera; los cantos Karam, el grupo 
más importante de canciones, que dan la bienvenida a la 
temporada que sigue a la maduración de las cosechas, son 
los más extensos y, a menudo, improvisados.
 Los cantos Japi, Gena y Adandi son de estructura más sim-
ple. Algunos son usados para festejar las bodas. Los Mundas
tienen 7 tipos de canciones y cada uno de ellos pertenece a
una época particular del año.

 TRES CANTOS JADUR

 1.

 Al lado de los montículos de la gran roca
 Y de los pequeños guijarros
 Estalla la dorada sonrisa de las flores de cúrcuma;
 Junto al camino y en los campos vacíos
 Se burlan las abundantes flores de frangipani*;
 Mi amiga debemos recoger
 Las doradas flores de cúrcuma
 Y los entensos frangipani del
 Lejano bosque de Tumbahalbong


* tipo de flor de la India, utilizada a menudo en los templos


 2.

 Hubo un tiempo
 En el que solía regresar
 Con aceite de mostaza en una copa de bronce;

 Era la juventud
 Cuando solía regresar 
 Con arroz chato envuelto en un pequeño atado de tela.

 El tiempo ha pasado
 La copa de bronce está agujereada;
 La juventud terminó
 La tela que envolvía se ha roto.


 3.

 Soñando contigo en la cama
 Me desperté y agarré el camino.

 Tropezando con la roca
 Del camino del pueblo
 Me acordé.

 Me acordé de mi
 Casta, mi clan
 Y quedé transfigurado. 



 TRES CANTOS KARAM


 1.

 ¡La inmensa riqueza
 De tus ondulantes bucles
 Atados con moños rojos 
 En ese maravilloso nudo!

 ¡Qué hermoso!
 Día y noche
 Ondulas guirnaldas de flores
 Mi corazón pena por vos
 Las pulseras y ajorcas de flores
 En tus dulces suaves brazos
 El brillante collar
 Sobre tu delgado y frágil cuello
 El dulce tintinear de tus cadenas tobilleras
 Llenan mi corazón de angustia


 2.

 La flor
 Floreció durante la noche;
 Antes del mediodía se había marchitado,
 Oh pájaro yogui
 Tú también,
 Temblaste.


 3.

 Ah hija mía,
 En tu juventud baila alrededor
 Juega el Karam.

 Después de toda esta danza, el Karam
 se cerrará.
 Cuando tengas una familia
 Y tengas que molestarte por el arroz y el dal,
 Hija mía, estas sonrientes palabras,
 Que ahora llenan los días y las noches
 terminarán.

 No importa cuánto lo lamentes
 No importa cuánto resientas su fin
 Hija mía,
 Los años de doncellez
 Nunca regresarán.



 UN CANTO JARGA

 ¡Tiempo, tiempo, tiempo
 Ay, el tiempo pasa!
 Juventud, juventud, juventud
 ¡Ay, la juventud se termina!

 Cúrcuma, aceite, peine, peinado
   Ay, el tiempo pasa;
 Pulseras, brazaletes, compañeros de juegos, saris
   Ay, la juventud se termina.

 ¡Ay, querido padre, querida madre!
    El tiempo pasa
    La juventud se termina.



 UN CANTO JATARA

 Durante tu juventud, tu doncellez
 Retozabas como un pez juguetón en la pecera.

 Cuando la criatura vino a tus brazos
 Y se derramó sobre vos
 Te doblaste como una enredadera florecida.




 DOS CANTOS GENA

 1.

 Tus tobilleras y tus pulseras brillan
 Como fantasmas en la noche oscura.


 2.

 Mi querida, brotaste como una flor
 Y te marchitaste como una flor.

 ¿Es con el calor de la tierra
 O con el frío del cielo
 Que te marchitaste como una flor
 Que te secaste como una flor?

 No el calor de la tierra
 No el frío del cielo
 Mi querida, el tiempo pasó fluyendo
 Y la juventud se acaba.


 DOS CANTOS ADANDI

 1.

 La chica está lanzando
 Sus ávidos ojos sobre mí
 Atrapándome en la red de su encanto
 Debo aplicar 
 Contra-encanto
 De los garbanzos blancos o negros.


 2.

 El madal bate
 En alguna parte, ahí, escondido.

 El batir rítmico
 Continuo del madal
 Se anuncia a sí mismo.

 ¿No siente vergüenza 
 De batir así
 Como un loco palpitante corazón?

 [El madal es un pequeño tambor membranófono de doble
parche, originario de Nepal, una región limítrofe con Bihar.]



 FUENTE

 Sitakant Mahapatra. The Awakened Wind. The Oral Poetry
of the Indian Tribes. Vikas Publishing House, India, 1983.






No hay comentarios: