jueves, 21 de diciembre de 2017

LOS LLAMAN LOS 'NANDANA'




 Así los llaman y ellos escuchan esa palabra como un susu-
rro desconocido
 Sus pueblos se distinguen porque son maestros en el uso de
diversas yerbas que hierven y cuyo té o caldo sirven
a los moribundos en tránsito
 Estos ven concentrarse de una manera vertiginosa sus recuer-
dos, tanto los que hasta entonces permanecían visibles como aquellos que permanecían sepultados en la oscuridad de la 
carne
 Ven cómo se deslizan las memorias placenteras y cómo se 
apiñan las dolorosas: sus sufrimientos y sus penurias, ahora tiernizados por las hierbas sagradas
 Y entonces se abre ante ellos el pasado como una verdade-
ra revelación de la vida
 De su vida y de la vida
 Cómo puede ser que finalmente todo estaba ahí
 HA ESTADO AHÍ
 Y que gran consuelo parece ser
qué reconfortante encuentro con el juego íntegro de sus experiencias pasadas

 Y ven también, según se dice de los Nandana
cómo y cuánto el cuerpo ha estado atado a los sentidos
y cómo ahora pueden cerrar olfato, tacto, gusto y oído
como se cierran los párpados

 Qué deslizamiento fuera de la crisálida envejecida
 Qué nacimiento,
qué delicadezas había entretejidas con el pavor 
qué inesperado todo esto
y todo aquello que se llama 'muerte'
qué fino el aire
qué delicioso el brotar de la ausencia de sí
el sumergirse para siempre en lo inmediato

No hay comentarios: