miércoles, 5 de octubre de 2016

POEMAS DE LA FRANCESA MARIE-CLAIRE BANCQUART

  


  FUERA

 Infinitiva y suave
 habla del bosque
 vendimia de jugos en la tierra.

 Entre resina y sangre
 el sol se enternece con las hojas
 filtra a través de un largo sueño sobre estos verbos
 cuyo susurro
 sin pasado ni futuro
 un acto sin defecto:
 bebiendo
 viviendo
 uniendo el cuerpo de uno con las agujas de los pinos.

 Tendido mitad fuera de sí mismo
 uno es un instante de dicha de los árboles.



 TÁCITO

 Fiel al verdor que vela en la cereza
 nuestros corazones
 lavados en la tarde
 hibernan sobre el enigma.

 No comenzamos con los himnos.

 Esperamos que la noche exalte el pan sobre la mesa
 para recoger el sabor del verano.

 En una oscuridad de boca
 todos los rumores se reúnen.

 La pimienta fresca del olivo
 deviene ofrenda
 para el dios presentido.



 SIN LUGAR SINO PARA NUESTRA ESPERA*

 La semilla se abre
 en el lugar exacto de toda semilla.

 El mirlo en su nido
 se fija en espacio palpable.

 Mas nosotros a la deriva
 nuestras manos unidas sin palabras para el rezo
 separadas en lo alto
 dejando pasar un gran cuerpo de ángel timonel.

 Nos deslizamos detrás suyo
 sin lugar sino en nuestra espera.


 [* l'attente puede traducirse tanto como espera o esperanza
o expectativa]



  HACIA EL ORÁCULO

 Cada mañana volvemos a partir hacia los dioses despojados.

 Vestimos uno, muy modesto,
 dios de la cerradura del pan fresco.

 Buenos días, nuestra felicidad del gran saco remendado.

 Tú retienes los deseos de un Lázaro en su sudario:
 una palmera en el cuarto, un huevo en el centro del lienzo
                                                                [finamente plegado,
 el ansia de beber en el vientre inmenso de la ballena.

 Nos palpamos todo el día aquella pequeña dulzura de vivir
 de paso
 al oráculo.



 JARDINERO

 Detrás de la puerta
 lo invisible lame
 la menor fruta, el sol ordinario.

 Sin milagro, sin grito,
 la corteza se levanta sobre la vibración de los insectos
 para decir: cuerpo, viejo árbol
 escucha los tambores de su sangre incolora.

 Mezcla tus manos con el jardín.

 Teclea los segundos. ¡Ábrete!




MARIE-CLAIRE BANCQUART
nació en 1932
profesora de literatura contemporánea en las universidades
       de Rouen, de Nantes, y de la Sorbona de París (de la
       cual es profesora emérita
ganadora de varios premios literarios
la antología de sus poemas (hasta el 2001) se titula Ritual de
        l'Emportement, que podría traducirse como Ritual del
        arrebato (o impulso, cólera, enfurecimiento). Así se ha
        traducido el título de la novela de Margeritte Duras,
        El arrebato de Lol V. Stein, una novela clave de esa
        autora, sobre la cual ha trabajado Jacques Lacan. Sin
        embargo, en francés esa obra, escrita en 1964, se titula
        Le Ravisssement du Lol V. Stein, traduciéndose ese tér-
        mino (Ravissement) como 'encanto, embeleso, éxtasis'.
poeta y novelista
autora de ensayos sobre el surrealismo, sobre Anatole France,
   sobre Maupassant
casada con Alain Bancquart, músico y compositor

FUENTE

Michael Bishop. Women's Poetry in France, 1965-1995.
  Wake Forest Univ. Press, 1997. 
Al ser una edición bilingüe, encuentro facilitada una traducción
más fiel al castellano. Casi podría asegurar que Marie-Claire
estaría satisfecha con estas versiones de su preciosa, delicada,
sensorial y algo extraña poesía.

2 comentarios:

Horacio Parenti dijo...

Una poeta! Porquè no fue candidata al Nobel? Se lo merece màs que Dylan.

Robert Rivas dijo...

Sí, a mí también me parece una verdadera poeta. En cuanto a lo otro, la lista es muy larga...