sábado, 1 de agosto de 2015

LOS POETAS ÁRABES Y JUDÍOS DE LA ANTIGUA ANDALUCÍA




Mientras el resto de Europa transitaba sus siglos oscuros,
la invasión por parte de los árabes y los bereberes de Es-
paña, en 711, con el traslado de sus grandes logros cultu-
rales, hicieron de la península ibérica uno de los dos po-
los más altos de ese tiempo -el restante, ubicado en el este
de Europa, lo constituyó el Imperio Bizantino, con su gran
capital en Constantinopla. La reconquista española llegó
recién en 1492, por lo que durante siete siglos floreció 
allí un enjambre cultural de musulmanes, judíos y cristia-
nos. Grandes bibliotecas, palacios y mezquitas, hicieron
que Andalucía -Granada, Sevilla y Córdoba, pero también
Toledo- fuese una región cuyas ciudades brillaban a la par
de Bagdad o Damasco. 
 En Toledo, bajo la monarquía de Alfonso el Sabio, de ori-
gen cristiano, se propició la creación de una escuela de tra-
ductores, un hecho que multiplicó el cruce de conocimien-
tos. Entre 1086 y 1145, una secta bereber fundamentalista interrumpió este curso, incitando a guerras entre cristianos y musulmanes. Pero con la caída de los Amoravides, retornó 
el Edén cultural de la región.
 Más adelante fueron cayendo las ciudades en poder de los
cristianos y en 1492, sucumbió el último enclave musulmán,
en Granada.
 La poesía arábigo andaluza contiene todas las formas clá-
sicas de la poesía árabe -un arte muy cultivado por ellos-
a la que se agregan múltiples poemas compuestos en he-
breo. 



 Los ejemplos más tempranos de literatura hispánica que
preceden al épico Poema del Cid, son los jarchas escritos
por árabes y judíos de al-Andalus. El más importante tex-
to antológico de aquellos tiempos fue compuesto por Ibn
Said al-Maghribi (1213-1286), en Alcalá de Real, en las
afueras de Granada.


IBN SHUHAYD (992-1034) (CÓRDOBA)


DESPUÉS DE LA ORGÍA


Cuando él estaba completamente ebrio
y dormido y los ojos
de los centinelas también cerrados,

avancé tímidamente hacia ella
como un amigo cuidando un secreto
encontrándonos furtivamente, como si nada

ocurriera. fui gateando hacia ella
imperceptible como en sueños. Me erguí
hacia ella suavemente como un aliento.

la besé en el blanco brillo
de su cuello, bebí el rojo
de su ansiosa boca.

Pasé una noche deliciosa con ella
hasta que la oscuridad sonrió
revelando los blancos dientes del amanecer.



IBN HAZM (994-1064) (CÓRDOBA)

MI AMOR VIENE

Viniste a mí justo antes
de que los cristianos tañeran sus campanas,

cuando la media luna
levantaba vuelo en el cielo

como la ceja de un anciano
cubierta casi enteramente de pelos blancos

o como la delicada curva
de un empeine.

Aunque aún era de noche,
cuando tú viniste

el arco iris de Dios brilló
en el horizonte,

hecho de todos los colores
como la cola de un pavo real.


SOLOMON BEN GABIROL (1021/22- ca.  1055) (MÁLA-
GA) (HEBREO)

TORMENTA CREPUSCULAR

Nubes gordas -bajas- como bueyes.
El verano está molesto y de pronto el cielo

corre como mástiles en una borrasca. Un capitán
toma su cuerno y locamente da la alarma.

Entonces el firmamento es neblina negra
y las estrellas de la mañana balbucean con luz pequeña.

El sol arrastra las nubes sobre sus alas
alrededor de la tierra.

Estallan y la tierra estalla.
Estaban quietas, ahora águilas.

El viento sopla lluvia en los abismos.
Una infantería de nubes aplana la tierra,

cortando extraña crestas para la siembra.
La cosecha se esconde, sólo es conocida

para uno. Todo el invierno las nubes
lloran hasta que los árboles muertos despiertan.



IBN BURD (m. 1053) (CÓRDOBA)


LUNA

La luna es un espejo
cuyo metal está manchado
por suspiros de vírgenes.

La noche se viste
con luces de su lámpara

como la tinta negra
se viste en papel blanco.



IBN AMMAR (1030-1083) (SEVILLA)


LEYENDO

Mi alumno rescata lo que las páginas atrapan:
el blanco blanco y el negro negro.





JUDAH HALEVI (ca. 1075-1141) (TUDELA) (HEBREO)

MI CORAZÓN ESTÁ EN EL ESTE

Mi corazón está en el Este, y yo vivo en el borde del Oeste.
Como. No saboreo nada. ¿Cómo puedo disfrutarlo?
¿Cómo puedo cumplir mi palabra de partir 
mientras Zion está encerrado en el rojo Edom
y yo estoy retenido en las sogas de Arabia?
Fácilmente podría renunciar
a todas las buenas maravillas de España.
La gloria sería ver el polvo del Templo,
nuestro devastado santuario.


IBN ABI I-HAYTHAM (Período desconocido)

SOL

Mira el hermoso sol.
Alzándose muestra una ceja dorada,
juega al avaro con la otra,

pero sabemos que no será 
tacaño. Pronto derramará su velo
de belleza en todos partes.




ABU I-HASAN AL-HUSR (m. 1095)

DE DUELO EN ANDALUCÍA

Si el blanco es el color apropiado
para el duelo en Andalucía,
¿por qué no mirarme a mí?
Me visto de cabellos blancos,
de duelo por mi juventud.


IBN IYAD (1083-1149) ANDALUCÍA CENTRAL

CULTIVO

El trigo maduro
está inclinándose en el viento.

Jinetes huyen derrotados,
sangrando por
heridas rojas de las amapolas.



ABU I-HASAN IBN AL-QABTURNUH (m. 1174) (BA-
DAJOZ)

DURANTE LA BATALLA

Recordé a Sulayma
cuando el calor de la batalla
era como la furia de mi cuerpo
la noche que la dejé.

Vi su fina cintura
entre las lanzas
y mientras se inclinaban hacia mí
las abracé. 


LUZ DE VELA


Cuanto más me hieres
más paciente me vuelvo.
Cuando cortas su pabilo
la vela se vuelve más brillante.



ABU I-QASIM AL-MANISI (s. XII) (SEVILLA)


LLUVIA SOBRE EL RÍO

La mano del viento
le pertenece a un herrero que martilla
el río
en mil arrugas metálicas.

El agua es una delicada malla
de armadura. Cuando llega la lluvia
las escamas son soldadas entre sí
por pequeñísimos clavos.



 Salvo dos de los poemas, traducidos en colaboración
con Tony Barnstone, las versiones son de Willis Barnstone.

BIBLIOGRAFÍA

Willis Barnstone/ Tony Barnstone. Literatures of Asia,

Africa, and Latin America. Prentice Hall, 1999.

















1 comentario:

karin rosenkranz dijo...

Has hecho un buen trabajo recopilando todas estas poesías.
saludos