viernes, 11 de octubre de 2013

CARMINA BURANA Y OTROS POEMAS MEDIEVALES



La presentación que hiciera el compositor alemán Carl Orff en Francfurt en
1937 de una poderosa obra basada en 24 de los cantos medievales conocidos
como Carmina Burana, extendió notoriamente la fama de estos versos.
Los textos originales de Carmina Burana, compuestos en latín y en alemán
en los comienzos de la Edad Media por estudiantes europeos predecesores de
los trovadores, en forma sencilla y espontánea, fueron escritos y cantados nue-
ve siglos más tarde. Los textos que los reúnen -el nombre proviene del manus-
crito Benedikbeuern N° 4660 contenido por el Staatsbibliothek de Munich- es-
tán compuestos por unos 250 poemas en latín y en alemán, de la primera mitad
del siglo XII. Otras antologías contemporáneas a aquella son los Cantos de
Cambridge (49 poemas del siglo XI guardados en la Universidad de Cambridge),
los poemas de amor de Santa María de Ripoll (Barcelona, s. XII) y los poemas
de Arundel (Museo Británico).
Han existido colecciones más tempranas, en St Gall, Suiza y en Fulda, Bam-
berg, por ejemplo, que datan del s. VIII al XI y que tienen un ancestro común
en la Antología Latina.
Carmina Burana está compuesta por una gran variedad de temas que van desde
la pasión erótica al amor por la naturaleza, pasando por temas morales como la
sátira contra los abusos eclesiásticos, la corrupción del mundo y el egoísmo frío
de los patrones.
Los autores de estos poemas eran los 'clerici vagantes', estudiantes de teología
'de la familia de Golias' como solían denominarse a sí mismos, que vagaban por
Europa. Al parecer, Golias derivaba del término latino gula, así como de Goliat,
el gigante rebelde derrotado por David. Algunos de los miembros identificables
de este grupo son Hugo Primas de Orléans, Serlo de Wilton, Walter de Chatillon,
Peter de Blois, el Archipoeta de Colonia, y Philippe de Grève. Todos ellos críti-
cos de la Iglesia Medieval y de sus jerarquías.
Tanto ellos como los trovadores y los Minnesingers señalaron el camino para la
poesía secular de la Europa por venir.


ALGUNOS POEMAS DEL "CARMINA BURANA"

ANONIMO

Amé
en secreto,
pero ahora
¡el dolor!
Mi panza
es enorme,
y el parto
es cercano.

Madre gritó,
Padre me
abofeteó. Ambos
furiosos. Estoy
sola en
este cuarto,
y no puedo
jugar afuera.

Los vecinos
me miran
como a un
monstruo.
Ellos
observan,
se dan codazos, y
se almejan
hasta que yo paso.

Siempre me señalan
con sus dedos.
Soy un engendro.
Ellos guiñan
obscenamente.
Me maldicen
por un solo pecado.

¿Por qué estoy
hablando?
Soy chisme
en cada boca.
El dolor crece
y ahora
mi amigo
se ha ido.

El se fue
para siempre,
de vuelta a Francia.
Sin él
yo sufro
casi hasta morir.
Lloro
por mí misma.



AMOR VOLAT UNDIQUE

Amor volat undique,
captus est libidine.
iuvenes, iuvenculae,
coniungutur merito.
siqua sine socio,
caret omni gaudio;
tenet noctis infima
sub intimo
cordis in custodia; fit res amarissima


El amor vuela por todas partes,
y es atrapado con pasión.
Hombres y mujeres jóvenes,
se ligan,
como debe ocurrir.
Si una muchacha no tiene novio,
carece de alegría;
ella habita las profundidades
de la noche encerrada
en su más íntimo corazón.
Es pura amargura.



DULCISSIME

Dulcissime
totam tibi subdo me!

Hombres dulcísimos
¡Me entrego a vosotros por entero!


Los textos originales descubiertos en el templo Benedictino de Benediktbeuern (del
cual deriva el término Burana), eran versos rimados, la mayoría de ellos en latín,
y los restantes en alemán. Estaban acompañados por las únicas dos obras de teatro
en latín medieval, dedicadas al tema de la Pasión.
Carl Orff extrajo algunas de esas canciones para la composición de su propia can-
tata, Carmina Burana.
Existe una Carmina anterior, llamada Carmina Epigraphica, que son piezas ex-
traídas de la Antología Latina, un conjunto de 1858 piezas y fragmentos de fuen-
tes exclusivamente epigráficas. La mayor parte de ellos son la obra de gente hu-
milde que inscribieron estos textos en tumbas. Las fechas varían mucho, parecen
cubrir unos cuantos siglos.


FORTUNA (del Carmina Burana)

Oh Fortuna
como la luna de estados siempre cambiantes
siempre estás creciendo o menguando
odiosa vida
ahora es brutal,
ahora minas
nuestros sentimientos con su juego;
pobreza, poder,
los disuelve como hielo.

Destino, salvaje y vacío,
eres una rueda giratoria,
tu posición es incierta,
tu favor es ocioso y siempre
predispuesto a desaparecer;
cubierto de sombras y velado
tu cargas sobre mí también;
ahora mi espalda está desnuda
a través del ejercicio
de tu iniquidad

Las posibilidades de la prosperidad
y de la virtud
ahora no me pertenecen;
quiéralo o no,
un hombre
está siempre expuesto
ante las acciones de la Fortuna.
¡A esta hora sin demora
tañe las cuerdas!
¡Porque a través de la suerte
ella abate a los valientes,
que todos se unan conmigo
en el lamento!


SI PUER CUM PUELLA

Si un apasionado muchacho
se encuentra con una joven en una celda,
feliz conjunción.
Mientras el Amor aumenta
para ambos
el tedio es expulsado.
Un indescifrable juego
sucede
entre brazos, hombros, labios.


IANUS ANNUM CIRCINAT

1.
Jano vuelve a abrir el año;
la primavera anuncia el verano;
Febo pisa con su caballo
(mientras se dirge a Tauro)
de Aries los vallados.

(Estr.)
Amor todo lo supera,
Amor la dureza penetra.

2.
¡Lejos quedan todas
las tristezas!
¡Dulces goces
celebren (de Venus)
las Academias!

3.
Cual alumno de Palas
en la escuela de Citerea
habiendo entrado,
entre muchas embellecidas
vi sólo una
por su rostro
a la Tindáride
y a veces comparable,
llena de elegancia
y del mejor pudor dotada.

(Estr.)
Amor todo lo supera,
Amor la dureza penetra.

4.
Diferente a todas,
de modo diferente la amo.
Un fuego desconocido me enloquece
y en mí se enciende sin descanso.
Ninguna más noble, dispuesta,
bella o amable;
a ninguna menos mudable,
ligera,
o de fidelidad mudable,
o necia he encontrado.
Vivir su alegría
me deleita.
Si merezco ser amado,
ella es mi suerte.

(Estr.)
Amor lo vence todo,
Amor gobierna todo.



LONGE ABESSE

Ni siquiera el perfume puede olvidarse
ni el sonido de la voz
ni la brisa caliente de la piel
ni el latir del corazón en todo el cuerpo.
Entonces, distante:
¿cómo puedes estar lejos
si estás en toda el alma de mi cuerpo?



En una línea parecida a la del Carmina Burana, están los llamados Cantos
de Cambridge. Pertenecen al año mil. Este planctus (lamento) es el más im-
portante lamento femenino sobreviviente de la Edad Media Latina.

ANONIMO (de los Cantos de Cambridge)

El viento es delgado,
caliente de sol,
la tierra inundada
de cosas buenas.

La primavera es joyería
púrpura;
flores en el suelo,
verde en el bosque.

Los cuadrúpedos brillan
y vagan. Los pájaros
anidan. ¡Sobre florecidas
ramas gritan alegría!

Mis ojos ven, mis oídos
oyen tanto, y
estoy entusiasmada.
Sin embargo, tengo suspiros.

Sentada aquí, sola,
empalidezco. Cuando tengo
fuerzas suficientes para alzar la cabeza,
no oigo ni veo nada.

Primavera, escúchame.
A pesar de los bosques verdes,
las flores y las semillas,
mi espíritu se pudre.


Entretanto, en Europa, a fines del siglo XII, se extienden los Trovadores
y los cantores del Minnesang. La lenguas autóctonas comienzan a reem-
plazar al latín, tanto en la lírica provenzal, como en la francesa, la inglesa
y la alemana. Líricas amorosas ahora firmadas: códigos del amor cortés,
y un amplio y complejo abanico de actitudes frente al amor y al sexo.
Pero esa ya es otra historia.



4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Qué bueno que estás de regreso con tu material inagotable...

Robert Rivas dijo...

¡Muchas gracias por tu bienvenida, Carlos!

Maribel dijo...

Mi mas sincera enhorabuena
Por poder tener el privilegio de leer algunos textos y poemas. Me encanta Rober. Gracias,es un gran placer

Robert Rivas dijo...

Gracias, Maribella