sábado, 30 de julio de 2016

LA POETA CHINA YI LU

 GRITO

 algo debe andar mal con el teléfono
 Madre de pronto no puede oírme
 pero yo todavía la oigo
 oyendo su pánico y gritándole mi nombre al teléfono
 como gritando por mí en lo silvestre cuando yo era chica
 pensando que me había perdido
 y que nunca respondería
 mis tímpanos sienten el impacto de un viento norte de muchas
                                                                                      [colinas
 por fin un click
 silencio del lado de Mdre... ni un sonido
 ahora es mi turno para gritar
 Madre... Oh Madre...


 CABRAS EN UNA ISLA DESIERTA

 en una isla desierta
 algunas cabras desatentidas
 comen hierba silvestre... beben agua del cielo
 duermen de noche en cuevas de piedra

 cuándo aprenderé eso
 el sol de otoño afuera se siente tan cálido
 pero hace fresco adentro... me pregunto
 si esas cabras están ahora en el sol de otoño
 el sol de otoño las nutre como plantas

 la felicidad de esas cabras... debe ser
 felicidad más allá de lo representable
 su paz... debe ser
 paz más allá de lo descriptible
 su inocencia... también debe ser
 inocencia más allá de lo expresable

 y me imagino
 como son sopladas por el viento como crisantemos arremoli-
                                                                                       [nados
 como corren hacia el mar y retroceden asustadas
 como miran las olas blancas que se arrojan y revuelven



 TIERRA ROJA

 la arruinada montaña cuya piel está raspada
 revela la fresca tierra roja
 como una enorme herida
 empapada en sangre
 yo viví en el templo de la aldea     un santuario
 en mi infancia
 en una montaña arruinada como esta
 Madre le enseñaba a los niños de la montaña a leer
 los recuerdos son todos acerca de tormentas y murciélagos
 leyendas de fantasmas y espíritus extraños
 la roja tierra que Madre labraba al anochecer
 daba tanto miedo como el fuego del carbón
 unido a mis frágiles emociones
 la tierra roja ahora es extraída en dolor
 nunca puedo unirme a otros en alabanza de la tierra roja
 así como es difícil para mí hablar de mi tierra natal


YI LU, nacida en el sur de China, en Fujian, en 1956. Esce-
nógrafa de profesión, como poeta no está asociada a ningún
grupo o escuela. De ella dijo la poeta norteamericana Meli-
ssa Kwasny: "Somos invitados no a un mundo sino a una re-
lación con el mundo."




FUENTE

Yi Lu. Sea Summit. Trad. por Fiona Sze-Lorrain. Milkweed
Ed., 2015



LOS MISTERIOS

                        "Los misterios del Amor, crecen en las almas
                                      Pero su libro es el cuerpo." John Donne


   ni una sola huella
                   en ningún lado
        ¿intacta?
                        fallas visibles en algunas palabras
                                                                   como  "in-tac-tá"

                     no, muuuy tocada, pero sin huellas

            pero ahora, desde otra parte,
                                         ¿sin huellas?

               imágenes superpuestas sobre el film mnésico
                       sobre una -¿la misma siempre?-
                               película de imaginario

             ¿o es que el film es en verdad interminable?

        
 tantas veces se sabe y se olvida    se sabe y se olvida
       ¿cómo era?
            como rociando rosas
                como susurrándoles brisas de agua:
                        los capilares de esos pétalos
                              derramándose a torrentes
                                 en las corrientes submarinas
                                                                de ese cuerpo

     ah, y en las tormentas del vacío
             el timón del corazón gira alocado

                  imágenes que tomo con una pinza de mirada

       imágenes que tienen el rostro 
                   imantado
      que no veo que siente
              que vive alojado en unos cuantos fotogramas
                                                                           (internos)

         (no se presta a venir ahora, por ejemplo)

         el tiempo propio, sustancia del misterio
         
        el tiempo finitum: una hora, una edad
        el tiempo indefinitum: las brumosas etapas del
       envejecimiento
        ¿acaso el misterio no se escurre entre esos dos 
       tiempos? ¿en el fluctuativo? ¿presente-y-ausente?

       la hilera de las velas apagadas de Kavafis
       la Sien del Sorrow de Van Gogh 
       la mujer sorrow, tristeza-dolor-lamento-pena

          ¿sin un rostro significa también 'sin un cuerpo'?

   La noción sostiene que hay un rostro y hay un cuerpo
   y sostiene que volverá a aparecerser en ese lugar

               contingencia/suerte/azar/accidente
                    
    -hay otras nociones entre las que estira su
                                                     amplísimo manto lo Real

          "Y entonces de la fuente de su cuerpo
            brota el más dulce de los silencios"

             :and a little tight-minded writing:

           la lámina invisible entre el recuerdo 
                                             y lo recordado:
           a veces se cree poder extraerla limpiamente

                "Caía ella al sueño a medida que salía yo del sueño
              así se movió nuestra vida y será difícil que vuelva a separarse"
                                                                                                Giorgos Seferis


                no tiene otra sombra que su sombra
                       no tiene otro misterio que el misterio
                                           de lo evidente

     "no tiene otro nombre que el reverso
       del nombre que la nombra
       y en él se desnuda de sí misma ya sin ropa"
     "anoche, por ejemplo, (¿qué hacías?)
         caminando descalza por la iglesia de mis sueños
                           -con sus techos de vientos-
                                        -y su suelo marino de deseo"
    "fruta fresca que se asombra
                 del deseo que la estruja y que la moja"

    y el tiempo se sumerge una vez más en el misterio
             (un misterio cuyo cuerpo es puro tiempo)

             "¡Pero cuánta alteración de los sentidos!
                   ¡Me qhiciste creer que belleza y verdad eran lo mismo!"
                                                                                              Eugenio Sardís


        "ah, sí: alguna vez vendrá el Gran Gran Misterio 
            de la reunión de las cosas con sus nombres
                de la reunión de los cuerpos con su abrazo"


                        "pasó buena parte de su ex- sistencia
                                           en su mente
                                     con el cuerpo de ella"                       



                
             
                                                    

jueves, 28 de julio de 2016

UNA CÁLIDA POETA DE ISLANDIA: GERÔUR KRISTNÝ




 Nacida en junio de 1970, creció en Reykiavík. Se graduó en
francés y en literatura comparada en la Universidad de Islan-
dia en 1992. Obtuvo el Premio de Literatura Islandesa en
2010. Es una escritora prolífica. Ha publicado libros de poe-
sía, novelas, cuentos, libros para chicos y una biografía que
fue premiada en su país en 2005. Viajera consumada, ha re-
corrido el mundo presentando sus trabajos y dando conferen-
cias.

 POEMA DE VERANO

 En el medio del verano
 el camino entre nuestras casas
 está bloqueado

 las calles muy nevadas
 y ninguno de nosotros
 quiere ser el primero
 en apartar la nieve

 me acuerdo que vos
 no eras muy entusiasta en esforzarte

 y a mí siempre
 me ha gustado
 la nieve



 ORACIÓN

 Me acuerdo de vos antes
 de irte a la cama

 a veces
 digo una oración
 que sólo te incluye a vos
 y sueños acerca de un bote pequeñito

 Te recuerdo también
 cuando afilabas el cuchillo

 saber que el camino más corto
 al corazón de un hombre(1)
 va recto a través
 de su pecho

(1) No me queda claro si se trata del corazón de un hombre o del corazón humano.
 Dice: "shortest way/ to a man's heart".



 DIOS


 Cuando yo muera
 deberías tallar
 uno de mis dientes
 mordiendo escarcha

 la moda silba
 en mis huesos
 y tocar sobre ellos aúlla en el viento

 Hasta entonces te mantendrás recordado
 por desparramar brillo
 sobre la nieve recién caída

 Sobre mí se cierne
 tu ala protectora
 no habiendo perdido
 una sola pluma



 MI HERMANO Y MI HERMANA

 No puedo recordarme
 sin ellos

 no entré realmente en ser
 antes de que ellos nacieran
 con mensajes del Todopoderoso
 incrustados en sus suelas

 No he logrado descifrarlos 
 hasta ahora

 la razón probable siendo
 que siempre he caminado delante de ellos
 por lo que nunca vi sus pisadas

 Pedido de que se me permita
 mantener la ventaja
 más allá de la tumba

 así nunca podré recordarme
 sin ellos



 NOCHE

 Mientras te quedás dormido
 tus brazos caen a los lados
 ningún refugio para mí ahora
 las escotillas estallan
 y el mar entra a raudales

 Me hundo
 a través de mil brazas
 ninguna de las cuales
 me a-braza a mí

 Lentamente el fondo del mar
 se aquieta
 bajo el peso de mi sueño

 La premonición me precede
 pronto se deslizará 
 dentro de mi sueño

 como una visitación



 PARTIDA

 Al final 
 de la rampa
 inadvertidamente miro hacia atrás

 pero vos desapareciste de mi visión

 Detrás del vidrio
 un nuevo día se alza
 del pavimento
 el azul de las montañas
 se dispersa por mi mente

 mientras doblo
 para continuar mi camino
 me tropiezo con el dobladillo
 mi viaje diseñado
 para una mujer más grande que yo

 El avión espera en la pista
 y yo siento como que
 las palas amargas de la hélice
 han entrado en mi corazón


FUENTE

Modern Poetry in Translation. Third Series. Number Seven-
     teen. Parnassus. London, 2012.

"Mi hermano y mi hermana"; "Poema de verano"; "Oración";
"Diciembre"; y "Dios", provienen de la versión al inglés de
Sigurdur A. Magnúson.

"Noche" y "Partida", de versiones al inglés de Victoria Cribb.















miércoles, 27 de julio de 2016

DOS POEMAS DE HAYDAR ERGÜLEN, DE TURQUÍA



 RESPIRACIÓN AVERIADA

 esto era mi corazón: lo arranqué de
 un verbo roto en el nuevo Turco
 pensamientos corren al espíritu viajero como un ventilador
                                                              [girando sobre sí mismo
 no te apures, mi corazón, hay tiempo suficiente

 esto era mi corazón : lo sumergí en el lamento
 de un niño al que le queda chico el jardín del fondo
 la crueldad de ayer viene a la luz, confundida con el deseo
 me hice trampa a mí mismo en tu nombre

 esto era mi corazón: en una vieja historia
 robé la transgresión de un ángel cansado
 un pecado tan obvio que el castigo es inútil
 fui escrito como fuego a las cenizas de las palabras

 este era mi corazón: cuando llegué aquí 
 una casa de cañas ardiendo estaba encima mío
 la mentira se lo hizo al agua y el médico tiene la culpa
 no te quedes atrás, corazón mío, ya estoy harto de vos



 PRIMERA CARTA A SALÂH BEY

 Un poeta parte y deja detrás una carta
 los poemas son las cartas más abiertas del mundo
 son reproducidos interminablemente, todas sus dichas
 y penas y escenas una y otra vez
 nunca terminan de cambiar de domicilios
 Una carta de Salâh Bey es una lila bien comprimida
 sus poemas se deleitan en recitarse a sí mismos
 cuando abro su 'Jardín de Filosofía Seca'
 poema tras poema saltan de repente como pétalos de rosa
 cayendo de una de sus viejas cartas.

[Salâh Bey (1919-1999) es un poeta al cual Ergülen hace este tributo]


 Haydar Ergülen, poeta nacido en Eskisehir, Turquía, en
1956. Muchas veces premiado. Vive en el barrio de Cihangir
de Estambul, con su mujer y su hija.
 El término 'respiración' del primer poema es un inevitable
fallo de traducción. En el original, es nefes, que reúne varios
sentidos, aparte del hecho de respirar, como 'alma', o 'alien-
to de vida'. Es un término más bien literario, proveniente de
 cantos e himnos de hace siglos, de una tradición denominada
Alevi-Bektasi. El Alevismo es una identidad compleja que
incorpora tanto el Islam Sunnita como el Chiita, así como
elementos del sufismo y de creencias folclóricas.


FUENTE

MPT. The Constellation. London, 2014. Las versiones en
inglés son de Derick Mattern.


 

MARIPOSA Y LIBÉLULA - D.H. LAWRENCE Y GARY SNYDER

 MARIPOSA (de D.H. LAWRENCE)




Mariposa, ¡el viento sopla con fuerza hacia el mar, más allá
                                                                 [del muro del jardín!
Mariposa, ¿por qué te parás en mi zapato, y sorbes la tierra de
                                                                                 [mi zapato,
Alzando tus venosas alas, alzándolas? ¡mariposa grande, blan-
                                                                                            [ca!

Ya es octubre, y el viento sopla fuerte hacia el mar
desde las colinas donde ya debe haber caído la nieve, el viento
                                                             [es lustrado por la nieve.
¡Acá en el jardín, con geranios rojos, está calentito, está calen-
                                                                                             [tito
pero el viento sopla con fuerza hacia el mar, mariposa blanca,
                                                               [contenta en mi zapato!

¿Podrías irte, podrías irte de mi casa calentita?
¡Podrías treparte a tus grandes alas blandas, salpicadas de negro,
como por un invisible arco iris, un arco
hasta que el viento te deslice pura desde la cresta del arco
y en un extraño nivel aleteando vayas hacia el mar, mota blan-
                                                                                              [ca!

¡Adiós, adiós, alma perdida!
te has disuelto en la cristalina distancia,
es suficiente! te vi esfumarte en el aire.




LIBÉLULA (de GARY SNYDER)




Libélula
Muerta en la nieve
Cómo llegaste tan alto
Dejaste a tu criatura semilla*
En el charco de la montaña
Antes de morir

* El verso de Snyder tiene más la forma de una pregunta,
pero acrece del signo correspondiente. Vendría a decir:
"¿Dejaste a tu criatura semilla en el charco de la montaña?"


D.H. Lawrence nació en Inglaterra en 1885 y murió en Fran-
cia el 2 de marzo de 1930. Gary Snyder nació en San Francis-
co, Estados Unidos, unos días después de la muerte de Law-
rence, el 8 de mayo de 1930. Nada de transmigración, hablo
acá de una suerte de misteriosa conexión poética, nada más.


FUENTE

Czeslaw Milosz. A Book of Luminous Things. A Harvest
Book, 1996.


martes, 26 de julio de 2016

ORIGEN DE LOS NOMBRES (INDIOS CREE)




 Un vez, estando en Arizona, me encontré con un grupo de in-
dios Navajo. Una mujer me ofrecía sus artesanías en topacio,
y entablamos cierta conversación. Cuando me dijo su nombre,
le pregunté cuál era su verdadero nombre, sabiendo que los in-
dios tienen un nombre publico y otro 'secreto'. Lo de 'secreto' 
tiene varias facetas: puede serlo en el sentido de que no se ha-
bla de ello con el hombre blanco, puede serlo dentro de la mis-
ma tribu, puede ocurrir dentro del propio individuo. En gene-
ral, cada sujeto indio es nombrado en una ceremonia, y su nom-
bre tendrá incidencia en su vida, a diferencia del mundo occi-
dental en el que el nombre tendrá un origen religioso, cristiano.
 Los indios Swampy Cree (se pronuncia cri, y Swampy significa
literalmente 'de los pantanos') del norte de Canadá, suelen tener
como fuente de sus nombres ciertas afiliaciones con animales.
Asimismo, un acontecimiento perinatal, ciertos rasgos físicos,
o el sueño de un chamán en el día anterior a su nacimiento,
dan sustento a la particularidad del nombre propio. 
 No cabe duda de que el asunto de los nombres de las cosas
está entremezclado con el origen de la poesía. Sin los nombres,
esta no tendría posibilidad alguna de existencia. Como escri-
bió Whitman, "los nombres son magia (o mágicos)" y también:
"ningún país tendría sus propios poemas si no tuviera sus pro-
pios nombres".
 Gertrude Stein lo relacionó más con los sustantivos. "Los sus-
tantivos son los nombres de lo que sea. Piensen en toda esa
poesía temprana, piensen en Homero, piensen en Caucer, pien-
sen en la Biblia y verán lo que quiero decir se darán cuenta de
verdad que estaban borrachos de nombres, para nombrar para
saber cómo nombrar tierra mar y cielo y todo lo que estaba en
ellos era suficiente para hacerlos vivir y amar en nombres, y 
eso es lo que es la poesía es un estado de saber y sentir un 
nombre."

  En otra ocasión hablaré de los trabajos de Benjamin Lee
Whorf acerca de la lingüística Hopi, "Un modelo del Universo
por el Indio Americano", que ha constituido una contribución
notable a la lingüistica y a la antropología.

 Howard Norman tuvo relación con los indios Swampy Cree
en su infancia. Zoólogo de profesión, se interesó siempre por
ese mundo tan diferente que había conocido a través de los
indios y cuenta algo de esa experiencia en un artículo llama-
do "Nacido Atando Nudos". Ese nombre le fue dado a un ni-
ño sin intervención del chamán, a raiz de un incidente duran-
te el parto: el cordón umbilical estaba anudado dice Norman,
alrededor de los dedos de los pies del niño:

      oyó la historia
    de su nacimiento.
    Eso causó que comenzara a atar nudos de nuevo.
    Ataba cosas cerca de su casa,
    FUERTE, como si todo pusiese irse flotando
    en un río.

    Otro relato acerca del origen de un nombre es el testimonio
de un indio Cree llamado Yakwama yetum ("Él es cauto")
  "Encontré un buen nombre para aplicarle a alguien. Te diré
acerca de eso. Yo estaba parado en un lugar alto, bien al nor-
te. Estaba viajando allí, en esa tierra norteña. Vi una manada
de renos. Estaban comiendo. Había muchos pero yo elegí uno
y lo observé. Pronto, la razón por la cual lo elegí se me hizo
clara. Él comenzó a sacudir la cabeza arriba y abajo rápido.
Lo hizo muchas veces. ¡También intentó tropezar una pata de-
lantera con la otra, como tratando de tropezarse! Toda la ma-
nada se movía lentamente. caminaban. pero este movimiento
no era suficiente para él. No, él tenía que estar inquieto de o-
tras maneras. Lo observé aún más. Entonces me volví a mi
casa. Le dije a unos nuevos parientes: tengo un buen nombre,
un nombre fuerte. Es "El reno inquieto". Ellos adoptaron ese
nombre para su hijo. Eso fue después que les conté la historia.
por eso sucedió."

 A veces el nombre aparece cuando el chico ya no es un bebé.
En ese caso se dice que se ha "ganado" (kuskëtumowab) el
nombre. 

 Los nombres provienen entonces de episodios de la infancia,
de talentos, afinidades, o, como decía un chamán que era in-
vitado a menudo a los bautismos, "Los nombres  me eran 
traídos de todas partes." El nombre de ese chamán era Maki-
demawabe y decía una cosa muy interesante: "Decir el nom-
bre es comenzar la historia." En otras palabras, cada nombre
que se le sugería debía tener una historia detrás. Entonces se
podía ligar ese nombre a cierta persona.

 El mismo Makidemawabe, contó esta historia:

 ÁRBOL MUJER ANCIANA

 Ella se quedó cerca de un árbol y arrugó
la cara, APRETADA,
y esta era su cara de corteza-de-árbol.
Se la sentía como corteza, también, cuando pasabas los
                                                                  [dedos por ella.

Árbol mujer anciana,
aún cuando era joven.

Entonces su cara se alisaba
en la cara de una mujer joven de nuevo. una vez,
después de poner su cara de corteza-de-árbol, dijo,
"¡Yo era un árbol y vi a un pájaro carpintero
que quería mi cabeza! Por eso
alisé mi cara tan rápido!"

 Miramos a lo alto a esos árboles buscando el pájaro
                                                                     [carpintero,
pero no estaba ahí. Así, nuestros ojos se volveros
a ella. ¡Ella también había desaparecido!
La encontramos en un lago. Se sostenía
en unas cañas de la orilla
con las piernas flotando detrás.
¡Nos miró CON LA CARA ARRUGADA
DE UNA RANA! ¡Estábamos seguros de eso!
Entonces ella alisó su cara de nuevo,
diciendo, "¡La más grande tortuga del mundo
estaba nadando por mí, pensando que yo era una rana!
Por eso alisé mi cara
tan pronto!"

Ni siquiera buscamos
a esa tortuga.

Esta vez mantuvimos los ojos sobre ella
y fue a sentarse 
junto a un hombre anciano, el más viejo
del pueblo.
Se sentó junto a él.

Sus dos caras tan cerca una de la otra,
y la de ella empezó 
a arrugarse de nuevo.


[Las palabras escritas en minúscula fueron pronunciadas suavemente, como suelen
hablar los indios. Las palabras escritas en mayúsculas fueron pronunciadas con fuerza.]


 Todo esto es poesía. También este 'Canto de Muerte' de los
Sioux:

       Desde el centro
       De la gran agua
       Soy llamado por los espíritus.

 También los espíritus utilizan un lenguaje. 
 Como comenta Margot Astrov: "la luz como el último aliento
de los moribundos, estas palabras aletean y parecen mezclarse
con los suaves vapores y nieblas que se alzan del río en la ma-
ñana". Y luego dice: "Es como si la canción, con la levedad de
la pluma de un pájaro, llevase al alma que parte adonde están
reluciendo las estrellas y allá donde el arco iris toca el domo
del cielo."

 Hacemos nuestro el mundo que podemos nombrar. Excluidos
de él, sin embargo logramos ligarnos a través de las palabras,
de los nombres, nuestra forma de atar y de atarnos al mundo.
Demasiado fácil se transforma éste en siniestro (en el sentido
de lo familiar convertido en extraño), o nos muestra su brutal
alteridad. (La misma suerte corrida por las 600 tribus que ha-
bitaban América al norte del Río Grande lo certifica. El siglo
XX con sus masacres y genocidios lo vuelve a certificar.)
 Que la poesía extienda los dominios humanos, con su cuota
de poder, claro, porque nombrar es también dominar un poco.
 El poeta hace crecer el mundo para todos... cuando lo logra.
 O, en estos tiempos, lo hace permanecer, cuando todo pasa
demasiado pronto o sin sentido. Mientras pueblos enteros,
con sus lenguas inimitables, se pierden en el anonimato eter-
no. 

 ¿Chamán? En el sentido de que el sentido lo traspasa, de que
aquello con lo que trata lo supera, se expresa a través suyo. Su
poder es el menos real de los poderes de este mundo. Y sin
embargo, se aventura en la inmensidad casi absoluta de lo
innombrable. Con una pluma.

 Con su muerte aleteando como una mariposa en el corazón,
la sombra del nombre le da luz a las cosas.


Fuentes

Jerome Rothenberg & Diane Rothenberg. Symposium of the
  Whole. A Range of Discourse Toward an Ethnopoetics. Univ.
  of California Press, 1983.
Margot Astrov. American Indian Prose and Poetry. "The
  Winged Serpent". Capricor Books, 1962.
                                                                              

sábado, 23 de julio de 2016

DOS POEMAS DEL RUSO VLADISLAV JODÁSEVICH



                                           Nina y Vladimir

 Nabokov lo consideraba el mayor poeta ruso del siglo XX. 
 Nacido en Moscú en 1886, de familia polaco-lituana, y de
madre judía, Vladislav Felitsianovich Jodásevich, a pesar
de su educación rusa, conservó siempre ese ángulo extranje-
ro para observar la realidad. Siendo más joven que Blok y
los demás simbolistas, dejó de lado sus técnicas y desarro-
lló un estilo propio, con paralelismos con el modernismo
occidental. Dejó Rusia en 1922, acompañando a su mujer.
la célebre escritora Nina Berberova, exiliándose en el Pa-
rís en el que se reunieran tantas desventuras de rusos en el
exilio. Fue un poeta prolífico, aunque abrumado por los su-
cesos que iban teniendo lugar en Rusia, abandonó la poesía.
Sin embargo siguió escribiendo múltiples ensayos. Su libro
acerca de la vida en Rusia y del exilio en París, titulado Ne-
crópolis es una deuda de los editores de habla castellana.
 Hay dos versiones acerca de su muerte, acaecida en 1939,
pocos meses antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial:
según algunos murió de tuberculosis -su salida de la Unión
Soviética en el 22 se justificó sólo por sus problemas de sa-
lud; y otros dicen que murió de cáncer hepático.
 De todos modos, la muerte, en junio del 39, lo eximió de
haber terminado sus días en Aushwitz, como le ocurriera a
su segunda esposa, Olga.


Y POR QUÉ NO EL YAMBO DE CUATRO PIES...

¿Y por qué no el yambo de cuatro pies,
amado desde antes del diluvio?
 ¿Y qué cantar, si no cantar
 el don del yambo, tan rico y bueno?

Los ángeles lo bajaron de las alturas
sobre las estrellas, donde moran las Musas,
más glorioso que todas las banderas rusas,
y más poderoso que un muro del Kremlin.

Consumidos por los años, los nombres de quienes
habían caído en Kotín, y por qué,
y todavía la "Oda sobre Kotín"
fue para nosotros el grito inicial.

Ese día surgió una musa rusa
sobre las colinas nevadas, y se detuvo
a cantar su primera y prodigiosa nota
a toda su distante hermandad.

Desde entonces en estricta diversidad,
como en la famosa "Cascada",
a través de los mismos cuartos de pasos
los versos rusos espuman y hierven. 

Cuanto más saltan desde los riscos,
más se retuerce el remolino
más secreto en sus armonías,
y más alto salta su centelleante rocío-

ese rocío donde, como un sueño radiante
suspendido feliz en su altura,
juega allí cromáticamente con sentido
el arco iris de ideal deleite.

***

Su naturaleza es misteriosa,
donde el espondeo duerme y el paeon canta,
una ley se sostiene en su interior libertad.
Libertad es la ley que nos trae...


NOTAS

Los asteriscos señalan la ausencia de una estrofa. Como este es 
el último poema que escribiera Jodásevich, esa estrofa faltante
termina haciendo metáfora del silencio. 
La "Oda sobre Kotín" es de Mijail Vasilievich Lomonosov
(1711-65), acerca de una batalla entre turcos y tártaros en 1739.
"La Cascada" es de Gavrila Romanovich Derzhavin (1743-
1816). Ellos establecieron el yambo tetramétrico en la tradición
rusa. 
Paeon era el médico griego de los dioses. Estos cantos son de
tipo panegírico, o bien cantos de triunfo o, incluso, de alegría.
Un tetrámetro yámbico es una estrofa que comprime 4 yam-
bos. Tanto el triolet, como la estrofa Onegin, como la estrofa
In Memoriam, son formas clásicas de este tipo de versos.
El yambo proviene  de la Poesía Clásica Griega, en la cual
un yambo consiste en una sílaba corta seguida de una larga.
También se logra un yambo cuando se acentúan las sílabas
pares de un verso.
Se lo considera el más semejante a la cadencia natural del
habla.



UN ENCUENTRO

 Era de mañana en Santa Margarita
 cuando la encontré. Ahí estaba parada
 sobre el pequeño puente, de espalda al parapeto, los dedos
 descansando sobre la piedra gris livianos
 como pétalos. En su vestido blanco, vagamente
 discernibles, sus rodillas estaban juntas.
 Esperando a alguien. ¿Quién? ¿Quién es el sueño
 de una preciosa muchacha inglesa de dieciséis años
 en Venecia? No lo sé- y no me está dado 
 saberlo. No es por una inútil conjetura
 que recuerdo a esa chica hoy.
 Estaba parada ahí, inmersa en la luz del sol, pero
 con el blando borde de su panamá tocando
 sus ligeramente alzados hombros, y la fresca
 sombra que cubría su rostro. Azul profundo
 y puro era su mirada mientras fluía de allí,
 como arroyos de agua corriendo frescos a través
 del canal rocoso de un riachuelo de montaña,
 veloz y melodioso... En ese momento
 podía atisbar esa mirada inexpresiva
 que es nuestro deseo de poetas atrapar
 alguna vez, y recordarla para siempre.
 Se muestra a sí misma, un solitario destello delante nuestro,
 divina sobre la tierra, descendiendo al azar
 para ocupar algunos ojos con lápiz lázuli.
 Pero están llenos hasta el borde con esa tormentas llameantes,
 retorciéndose en su interior donde esos remolinos azul-cielo,
 que reverberan entonces para mí
 en el brillo solar, en el salpicar de negras góndolas,
 las fugitivas sombras de palomas, y el rojo
 flujo del vino.
 Y más tarde esa noche, cuando caminé de regreso
 a casa, seguía oyendo suspiros de la misma
 desde los melodiosos pasos de las mujeres venecianas,
 y sentí mis propios pasos más resonantes,
 impetuosos, ligeros. ¿Ah, pero dónde,
 dónde en ese segundo se voló, mi corazón,
 cuando la pesada llave hizo un ruido mullido mientras
 la hacía girar en la cerradura? Y cuando entré 
 en el fresco umbral del pasillo,
 ¿por qué permanecí ahí junto a la cisterna de piedra
 en la oscuridad durante tanto tiempo?
 Tanteando el camino por la escalera,
 estar enamorado es como llamé a esa agitación.
 Ahora me doy cuenta
 de que había saboreado un vino fuerte ese día-
 y todavía sentía en mis labios
 ese momentáneo sabor. La eterna embriaguez
 vino más adelante.


 13 de mayo de 1918.


Nota
 Este es uno de los 7 poemas en verso blanco que escribiera
Jodásevich en este período. El verso blanco es bastante raro
en ruso, aunque alguna vez lo usara Pushkin. El poeta había
viajado a Venecia en 1911, a los 25 años de edad, detrás de
un asunto amoroso con una mujer casada. La aventura termi-
nó, pero ese viaje incidió poderosamente en su vocación lite-
raria.

 De él dijo Nabokov: "Este poeta, el más grande poeta ruso 
de nuestro tiempo, es el descendiente literario de Pushkin
en la línea sucesoria de Tyutchev, y permanecerá como or-
gullo de la poesía rusa mientras viva su memoria."
 También esto: "La simplicidad y la plenitud de su perfección
verbal aliada con una casi matemática precisión imaginaria
son más difíciles de reproducir que la efusividad colorida o
menos límpida de poetas menos vigorosos." 

 FUENTES

Modern Poetry in Translation. Third Series, Number Seven-
teen. Parnassus. 2012. Las versiones en inglés son de Peter
Daniels.

Vladimir Nabokov. Verses and Versions. Three Centuries
of Russian Poetry. Harcourt, 2008.





jueves, 21 de julio de 2016

POESÍA AMOROSA DEL ÁFRICA NEGRA




 CANTO DE AMOR DE UNA JOVEN (Los XHOSA,
de SUDÁFRICA)

 Las montañas lejanas te esconden de mí,
 Mientras que las más cercanas cuelgan sobre mí.
 Si tuviese un pesado trineo
 Para machacar las montañas cercanas.
 Que tuviese alas como un pájaro
 Para sobre volar aquellas lejanas.



  CANTO PARA FÁTIMA (Los TEDA, del SAHARA)

 Aun cuando ella no mire hacia arriba,
 Tiene un cuello hermoso;
 Aun cuando no está estirándose,
 Tiene hermosas caderas;
 Su cabello es pleno,
 Su cuello es esbelto,
 Sus pestañas negras,
 Sus ojos blancos,
 Sus encías verdes,
 Sus dientes brillantes,
 Su panza pequeña,
 Sus manos blandas.

 Fátima, la inteligente,
 Cuando no la veo,
 La amargura mata mis ojos;
 Cuando ella no habla
 La amargura mata mis oídos.
 A causa de Fátima, la inteligente,
 El frío me mata en la noche,
 El calor devora mi corazón en la mañana.
 He llenado mi corazón con palabras;
 Tantas lágrimas fluyen de mis ojos
 Que derramo pozos en la arena.

 A uno que está poseído te rehúsas a curarlo,
 A uno que está enfermo le niegas la recuperación.
 Fátima, la inteligente, dí "ven",
 Dí "no vengas",
 Y vendré de todos modos.



 CANTOS DE AMOR (Los SOMALÍES)

 1.
 Te extraño, como alguien
 Cuyo dhow en los vientos del verano
 Es soplado a lo lejos y perdido,
 Extraña la tierra, y encuentra-
 Otra vez la brújula dice-
 Un mar gris y vacío.

 2.
 No te alejes con desdén.
 Algún día una tumba probará
 La fragilidad de esa cara,
 Y los gusanos disfrutarán su gracia.
 Déjame disfrutar de ti ahora-
 No te alejes con desdén.

 3.
 Toda tu joven belleza es para mí
 Como un lugar donde el pasto nuevo se mece,
 Después de la bendición de la lluvia,
 Cuando el sol revela su luz.

[El dhow es una embarcación a vela de origen árabe]


  CANTOS DURANTE LAS DANZAS DE AMOR (Los
MOSSI de BURKINA FASO)

 1.
 Mi marido, consérvame bien,
 Consérvame de la manera adecuada:
 Una mujer envejece tan rápido como la okra.

 2.
 Tú admiras a esta chica,
 Su belleza te ha ganado
 Y no la dejarás ir.
 ¿Eres por casualidad la madre o el padre de esta chica?
 No eres el Dios que la ha creado.

[La okra, también llamada bamia o quimbombó, es una
planta fanerógama tropical, de fruto comestible. Fruta
fruiciosa.]



 UN MENSAJE AMOROSO (Los MALAGASY, de MADA-
GASCAR)

 Extrañar me complace como una dulce fragancia,
 La memoria me trae dolor.
 Soñé con un hombre joven
 Que vendría a admirarme
 Y no con un extranjero guapo
 Que me sonriese y siguiera su camino.



 CANTO DE AMOR (Los HOTENTOTES de BOTSUANA)

 Nunca habré de ganarte,
 Nunca habré de ganarte,
 Nunca habré de ganarte.



 CANTO DE UNA MUCHACHA (Los HLUBI de SUDÁ-
FRICA)

 Ven, es tarde en el día:
 Todas aquellas de mi edad están casadas,
 Y ahora yo ando, ando sola.
 Retén al sol para que no descienda
 Sin portar las noticias  de mis esponsales.



  LLANTO DE UN RECHAZADO (Los HAUSA de ÁFRI-
CA OCCIDENTAL -Mali, Senegal, etc.)

 Dulce, escúchame, te lo ruego:
 Cuando te miro a los ojos,
 Parezco perder mi cordura,
 La piel de mi cuerpo se vuelve insensible,
 Todos mis pensamientos se refieren sólo a vos-
 Te ansío, sin embargo tú no sientes pasión alguna.
 Tu padre me impide cortejarte.
 Por lo tanto iré al palacio del rey,
 Y partiré hacia la guerra,
 Pues a causa tuya yo moriría.



 ANTIFONÍA (Los ASHANTI de GHANA)

 1.
 (Primera mujer)
 Mi marido gusta de mí demasiado,
 Él es bueno conmigo,
 Pero yo no puedo gustar de él;
 De modo que escucho a mi amante.

 2.
 (Primer hombre)
 Mi esposa no complace,
 Me cansé de ella;
 Así que he de favorecerme con otra
 Que es muy hermosa.

 3.
 (Segunda mujer)
 Mi amante me tienta con dulces palabras,
 Pero mi marido es siempre bueno conmigo;
 Así que tengo que gustar de él,
 También tengo que serle fiel.

 4.
 (Segundo hombre)
 Muchacha, tú eres más hermosa que mi esposa,
 Pero no es esposa como te llamaría;
 Porque una esposa complace sólo a su marido
 Y tú, cuando te dejo, te vas con otros.



 CANTOS DE AMOR (Los AKAN de GHANA)

 1.
 Duermo largo y tendido,
 De pronto la puerta cruje,
 Confundido, abro los ojos,
 Y encuentro a mi amor parada ahí:
 ¿qué me importa la muerte a mí?

 2.
 Ha estado lloviendo y lloviendo,
 Ha estado lloviendo y lloviendo,
 Salgo y dejo mis pisadas:
 veo las pisadas de mi amor.
 Todas las pisadas no son iguales:
 Salgo a dejar mis pisadas
 Y encuentro las pisadas de mi amor.

 3.
 Él tiene dos amores,
 Él tiene dos amores,
 Salgo a despedirlo.
 Me encuentro con la otra mujer.
 No puedo seguir,
 No puedo volver,
 Estallo en lágrimas.



 PREGUNTA (Los BAWLO, de SOMALÍA)

 1.
 Mujer, hermosa como los rayos al atardecer,
 háblame aunque sea una vez.

 2.
 Un destello de relámpago no satisface la sed,
 ¿Qué es entonces para mí cuando tú sólo pasas delante?

 3.
 Es la costumbre de los Somalíes
 Hacerle burla a un hombre que se ha enamorado.

 4.
 Como un velero jalado por una tormenta,
 Ajusto mi brújula hacia un lugar vacío de gente.

 5.
 Tú eres como un lugar con pasto fresco después de un 
                                                             [chaparrón de lluvia
  Sobre el cual ahora brilla el sol.

 6.
 ¡Ay, ojos! Mientras que ella está lejos,
¿Porqué lloran como si la estuviesen viendo?

 7.
 Cuando muera -uno nace para morir-
 Que mi tumba apunte en su dirección.

 8.
 Cuando mueras entrarás en la tierra:
 No dejes que el predicador te aparte de tu canto-de-amor.

 9. 
 ¿Son los relámpagos a lo lejos de mí
 aquello por lo que me he fatigado en vano?



LA NUEVA LEY (Los ZULÚES de África del Sur)

 Ven acá amada mía,
 Ven, dame un beso.
 hay una nueva ley
 Que dice que debemos abrazarnos.



 CANTO DE AMOR (Los BAGIRMI de CHAD)

 He pintado mis ojos con antimonio negro
 Me he ceñido con amuletos.

 He de satisfacer mi deseo,
 tú mi esbelto muchacho.
 Camino detrás de la pared.
 He cubierto mis pechos.
 Voy a amasar arcilla colorida
 Voy a pintar la casa de mi amigo,
 Ah, mi esbelto muchacho.
 Tomaré mi pieza de plata
 Y compraré seda.
 Me ceñiré con amuletos
 He de satisfacer mi deseo
 El cuerno de antimonio en mi mano,
 ¡Ah, mi esbelto muchacho!



 LA AMADA (Los FULANI de ÁFRICA OCCIDENTAL)

 Diko,
 de piel clara, de pelo suave y largo;
 su olor es dulce y gentil
 ella nunca huele a pescado
 ella nunca respira sudor
 como las recolectoras de leña.
 Ella no tiene una pelada en su cabeza
 como aquellas que transportan cargas pesadas.
 Sus dientes son blancos
 sus ojos son como
 aquellos de un cervatillo recién nacido
 que se deleita en la leche
 que brota por primera vez
 de la ubre de la antílope.
 Ni su talón ni su palma
 son ásperos; sino dulces al tacto
 como el hígado; o mejor todavía
 como esponjosa guata.



 CANTO DE AMOR (Los FULANI)

 El cielo se oscurece con el azul profundo de la tela de Guinea,
 La neblina suelta un rocío de leche fresca;
 La hiena ruge, el Anciano del Bosque contesta...
 Es el momento en el que es bueno estar con una amante de
                            piel clara, susurrando.



 EL AMANTE NEGLIGENTE (Los GALLA del sur de E-
TIOPÍA)

 Aquello que fluye es agua,
 pero aquello que remueve- ¿qué es eso?
 Aquello que fluye son lágrimas,
 pero aquello que me conmueve. ¿qué es eso?

 Aquello que llueve es Dios,
 pero la nube es sólo una sombra. 
 Aquello que llora es el corazón,
 pero las lágrimas son sólo una sombra.

 La oca está contenta,
 porque no se ahoga.
 Tú eres como Dios,
 cuyo corazón no conoce deseo alguno.



 UN PEQUEÑO CANTO (Los GALLA)

 ¡Una jabalina sin sangre no es una jabalina!
 ¡Un amor sin besos no es amor!



 CANCIÓN DE AMOR (Los TEMNE de Sierra Leona)

 Batiré hojas de casava
 Y las mezclaré con verde-verde
 Y comeré mi porción de eso,
 Y entonces tomaré mi tambor
 Y lo batiré con una voluntad,
 ¡Ah! Entonces mi mente retrocede
 Y recuerdo tus caricias
 ¡Ah! Qué dulce que era-
 En ese pequeño cuarto-
 Donde por primera vez nos dijimos nuestro amor.
 ¡No se lo 'respires' a nadie!

[Supongo que la expresión 'no se lo respires a nadie' signi-
fica: no compartas eso con nadie más.]



 LA PRISA DEL ENAMORADO (ETIOPÍA)

 No tengo sombrero sobre mi cabeza,
 no tengo zapatos en mis pies.
 ¡Qué apurado estoy
cuando vengo a verte!



 LO LLAMAN "AMOR" (ETIOPÍA)

 La llaman "amor, amor",
 Alivianando su nombre.
 Pero pesa más que una roca
 Para aquel que debe soportarlo.



Finalmente un poema acerca de otra clase de amor.

 CANTO DE UNA MADRE (PIGMEOS del CONGO)

 Todo mi corazón está feliz,
 mi corazón se echa a volar en un canto,
 bajo los árboles de la selva,
 la selva, nuestra madre.
 En mi sedal he tomado
 un pájaro pequeño, muy pequeño.
 Mi corazón está atrapado en el hilo,
 en el hilo con el pájaro.

NOTA. Me he tomado la licencia de incluir a los Teda, que
son Saharianos y no pertenecen al África Negra propiamen-
te dicha.


FUENTES

Denys Thompson. Distant Voices. Poetry of the Preliterary.
      Heinemann Educational Books, 1978.
Charlotte and Wolf Leslau. African Love Poems and Pro-
      verbs. Peter Pauper Press, 1995.
Willard Trask. The Unwritten Song. Poetry of the Primitive 
      and Traditional Peoples of the World. Vol 1. The Macmi-
      llan Co., 1966.
Jack Mapange. Oral Poetry from Africa. An Anthology. 
      Longman, 1984.
Isidore Okpewho. The Heritage of African Poetry. Long-
     man, 1985.
Ulli Beier. African Poetry. An Anthology of Traditional
    African Poems. Cambridge Univ. Press, 1966.
Leonard W. Doob. Ants Will not Eat your Fingers. A Se-
    lection of Traditional African Poems. Walker and Co.,
    1966.