lunes, 26 de mayo de 2014

POESIA ORAL DE LOS TARTAROS Y DE LOS KIRGUISES

 



Tártaros y Kirguises comparten cierto origen común, a par-
tir de lenguas derivadas del turco y de su proximidad histó-
rico-geográfica en el Este Europeo y el Norte de Asia.

 Los Tártaros (o Tátaros, según se denominan en turco anti-
guo), habitan los territorios anexos al Volga desde el siglo
XIV. Son de origen mongol. Su población actual se divide
en dos grandes áreas geográficas, los Tártaros del Volga y
los de Crimea. La población actual de los primeros es de
alrededor de 6 millones.
 Los Kirguises son de origen siberiano indígena. Su lengua
es, sin embargo, de origen turco. El Kirguizistán es un terri-
torio montañoso, sin salida al mar. Habitan esta zona desde
el siglo XV. Su población actual ronda los 5,2 millones.



TRES CANCIONES DE LOS TÁRTAROS

                                       1

El sol sale haciendo las rondas
como si estuviese atado al manzano.
Un día, si vivimos, regresaremos
haciendo las rondas como el sol.


                                        2

Pequeño dado pintado con henna, pequeña uña de cobre,
                                                                       [dado de oro,
¿es posible dejar a un amante en este mundo?

A causa del huerto el sol no pasa por mi ventana.
En cuanto a mí me he vuelto amarillo, encogido por el amor.

No blanquees el techo de la casa baja.
Estoy solo, soy infeliz, no seas cruel conmigo.

¿Por qué te lo pasas mirando hacia la puerta todo el tiempo?
Daría mi vida por la oscuridad de tus ojos.

El niño del bai bebe agua de una taza dorada.
Bajo la luna una nube, la criatura de la luna.
Y yo, me he vuelto amarillo, marchitado por el amor.


                                         3

Mi amada, el rostro está cubierto de sangre.
El rostro del halcón, está cubierto de sangre.
El viento sopló, un rizo de pelo se soltó.
Una mecha lo tomó, y el rostro se cubrió de sangre.

Construí una casa y fue un espejismo.
Pero fue un refugio para toda mi vida.
La punta de mi palo no era sólida
y nuestras noches cargaban su peligro.

Me estoy muriendo porque siempre permanecí mirando el
                                                                                 [camino.
Miré a derecha y a izquierda.
Ni tú ni yo terminaremos nunca
de mirar el camino, de mirar el camino.

El mar se convierte en caballos
y en bebedores.
Bebí para aquietar mi pena
pero se volvió cada vez más salvaje.


UN CANTO KIRGUIS

EL CALMUCO* SE LAMENTA POR SU PAÍS

Queridas, queridas montañas,
Montañas que me trajeron tanto bien,
Montañas en las que vivieron mis tres ancestros,
Montañas en las que crecieron tres mil cabezas de ganado,
Kazylyk, donde está Bajan Aul,
Tu camino está hondamente marcado
Donde vagábamos en verano,
Donde estás todavía, negro camino,
Hollado hasta el hueso.
Cuando sobrepasábamos el invierno
Te volvías liso de nuevo...
¡Ustedes, tapa de mi olla!
Ustedes, mazo para martillar la correa de un potro,
Ustedes, mi lazo para atrapar caballos,
Ustedes, estaca para sostener mi casa,
Queridas, ¡queridas montañas!
Montañas que me hicieron bien,
Montañas que fueron un yerno para mi padre,
Montañas que fueron una nuera para mi madre,
Nunca pensé que dejaría este lugar.
Montañas que yacen apiñadas por todas partes,
Plana estepa salada,
Allí donde yacen rebaños de caballos de varios colores,
Ustedes, grandes rocas,
Las lágrimas corren de mis ojos,
Mis cabras-hembra de un año no han dado cría,
Las jóvenes ovejas no permanecieron estériles,
Donde los grandes perros gañidores
Ladraron en el patio, mis montañas,
Ahora nos vamos de aquí.
Nos vamos para encontrar infortunio,
No sabemos nada de labranzas,
Nos moriremos de hambre.


DOS FRAGMENTOS DEL MANAS

[El Manas es el poema épico más extenso del que se tenga
noticias. Contiene medio millón de líneas, 20 veces más que
la Odisea. 13.200 de ellas, llamadas la "Pequeña épica" (Er- Töshtük) también existen en otras lenguas túrquicas: el Ka-
zakh y el Tümen-Tártaro.]


                                1

Töshtük, hijo de Eleman
vio a la Crona*. Su pelo
era blanco como las plumas del cisne
su cuerpo portaba siete cabezas
se sentaba a horcajadas de un mortero
su rostro era monstruosamente extraño
y sus venenos eran mortales:
ningún bien podía esperarse
de esta hereje.
Ella estaba tan arrugada
que ya no le quedaba cara:
ningún hombre podía regresar con vida
al encontrarla y luchar contra ella.
Töshtük, desde cuando
era Töshtük
y andaba a caballo
nunca había visto algo tan atemorizante-
sobre su espalda un tapado de fieltro azul
en su mano una cuchilla-raspadora.

Viendo a esta vieja bruja
el bravo hijo de Eleman
sintió que su corazón se llenaba de angustia:
ella parecía la gran robadora de almas
la terrible engañadora
la verdadera destructora de vidas.


                             2

Cuando Töshtük pisó
el Submundo
la tierra se sacudió. Él caminó
sobre los pasos de la Crona. Al principio
eran huellas de lobo: él siguió.
Después crecieron como huellas de tigre.
El continuó andando, vio a un Gigante
yaciendo sobre el suelo
con una oreja como colchón
la otra como frazada
su labio inferior en la tierra
y maloliendo a podredumbre
su labio superior alzado tan alto
que colgaba con estalactitas:
su mano llegaba hasta Khokand
y su pierna a Bukhara.

"Tu mano llega hasta Khokand
y tu pierna llega hasta Bukhara
tu labio inferior está podrido
tu labio superior está congelado:
¿Qué clase de hombre eres?
Soy sólo  un viajero
haciendo sus cosas:
¡sal de mi camino!"

El Gigante permaneció echado, y contestó:
"¡Me correría a un costado con gusto
para vos, joven héroe!
Mi nombre es Luna-Oreja.
Pero tengo entendido que Er-Töshtük
ha venido del mundo de arriba:
me gustaría desafiarlo".

Cuando Er- Töshtük escuchó estas palabras
desmontó, y Luna-Oreja
que estaba echado en el suelo
torpemente se puso de pie.
Se atacaron, amarraron
el uno al otro. Er-Töshtük
tomó al Gigante por las orejas
y lo arrojó contra cuarenta colinas.
Entonces, habiéndole cortado la cabeza,
siguió su camino.


* Crona es un personaje propio de varias leyendas, una
suerte de bruja maléfica.

 
 


FUENTES

W.S. Merwin. East Window. The Asian Translations. Copper
Canyon Press, 1998.
Keith Bosley. Poetry of Asia. Five Millenniums os Verse
from Thirty-three Languages. Weatherhill, 1979.
Willard R. Trask. The Unwritten Song. Poetry from the Primi-
tive and Traditional People of the World. Vol II. The Macmi-
llan Co., 1967.







martes, 20 de mayo de 2014

EL NOMBRE DEL POEMA PODRIA SER "GRACIAS"

 

 
 A veces pienso: el nombre verdadero del poema es "gracias".
 Seferis decía, y me gustaba esa frase: "Eres lo que diste".
 Pero, agregaría, también "eres lo que te dieron". Si, ya sé,
hay que añadir, en la senda de lo correcto, "y lo que hiciste
con eso". Pero en ese caso habría que añadírselo al verso de
Giorgos Seferis también, ¿no? "Y lo que hiceron con eso".

 Lo escrito te abarca. Es tu barca. Con ésa navegaste. Si no
fuiste más lejos, si no hiciste más viajes; si tus exploraciones
son las que son y fueron las que fueron, ése es tu mapa, tu
retrato, tu frontera. Embarcándome un poco más en esta ana-
logía, debo decir que tengo distintas mareas. La marea alta
me parece más una cuestión de 'créersela'. La marea baja me
suena, cuando ocurre, más cierta. La ola debe caer. Inexora-
blemente. Pero también volver a formarse. Se puede tranqui-
lamente pensar que el mar sigue estando aunque el que lo na-
daba, navegaba o miraba, no esté. Y que lo escrito, entonces,
tal vez, en una de esas, forme parte de un mar.
 
 Y lo que aún está por escribirse. Jugando con eso, estos títulos
de posibles poemas.

Ha decidido anticipar el nombre
 Si están o estarán hechos
 Si serán dados a conocer
 Si se trata de versiones definitivas
 Si fueron en verdad escritos por él
 Si fueron en verdad escritos
 Si se estarán cocinando
 Si toda escritura puede llamarse escritura
 Si después de todo
 Si eso es lo que queda
 Si con sólo nombrar los títulos
 Las versiones
 Un verso
 Un compás
 Un tono
 Un aire
 Una au sen cia


 La familia del otoño
 El Sol del solitario
 La catástrofe del medio
 Esperanzas de la pena: un viaje
 Silbando
 Como pagodas
 Cabezas compuestas
 Señales aterradas
 3 de la tarde en la cama deshecha
 Pensadurías
 El jardín de las ratas
 Le miraba las manos
 Grullas, gaviotas y garzas
 El timonel ciego
 Voces al final de una guerra
 El Mishima de Borges
 Un acto vacío
 El invierno de los sentidos
 Kallimachus
 Doctrinas de los contemplativos
 Un último destierro
 Sajaduras
 Soñar con agua
 Un pez-latido
 Horas antes de irnos
 Grutas y lenguas
 Abrazada por la sombra y por el viento
 Cambios de cuerpos
 Tocar fondo, multitud, tocar fondo
 Un arroyo perdido
 Despertando silencios
 El rastro sensible
 El tiempo pasa zumbando
 Delicadas pinzas de palabras
 En tus ciudades
 Miradas/ misterios/ párpados
 De lo indecidible
 Nadando a la fuerza
 Numb nights
 Una investigación arrebatada
 Palmas
 Nuevos hormigueros
 La música escondida
 Mar afuera, mar gruesa y otros mares
 Acribillados
 
 

 Después, o antes, hay que escribirlos. ¿Hay que escribirlos?
Como decía aquel poema, "¿podrías ponerte la camisa de mis
sensaciones?".
 En serio: ¿hay que escribirlos?
 Mejor sería una obra secreta, una obra por descubrir, pero
que no fuera descubierta. Por lo tanto, una obra perdida sin
necesidad de pérdida alguna. Una obra así, representaría la
vida. Otra vida. ¿Fuga o deseo deseable? Habría que tener
otra vida. La tenemos, la tendríamos, pero lo ignoramos.

 Palabras saltando afuera del lenguaje. Eso necesitamos.
También palabras saltando adentro del lenguaje.

 Muchas de las nuestras son necedades necesarias

 Hambre desolación guerra salvajismo devastación catástro-
fe tortura violación locura masacre sufrimiento-intensísimo indefensión

 Donde se produce el ser de la verdad

 ¿Estaba ya loco Hölderlin cuando escribió "Pero donde está
el peligro crece también lo que salva"?

 Esos "50 poemas" de los que hablaba Artaud.

 Esos momentos de resplandor o ternura, de placer-límite,
o de 'contacto', de transmisión de algo tal vez mínimo, pero
irrepetible, aquello que se sostiene a flote en medio de ese
otro mar, el del olvido.

 "Te alzaste, íntegra, hasta la última gota de vos misma,
y entonces te soplé el perfume de las alas..."

 Lo aventurado. Lo que todavía no sé, ni voy a saber, pro-
bablemente, cómo es que lo atravesé. El gran asunto, que
consume tantas energías y propósitos, de la virilidad. Me
emocionan las escenas de encuentros sutiles, sensibles, la
mayoría transcurridas en silencio entre un padre y un hijo.
 He tenido muchos momentos así con mi hijo. También un
hijo está 'lleno de gracia' en el mejor de los sentidos.

 Y he tenido algunos de éstos con mi hermano.
 Y con mi medio-hermano-amigo.

 Y la creación constante de maravillas que generan la mezcla
de candor y picardía de mis nietas.

Los momentos verdaderos, y no sólo los 'momentos de la
verdad'. En cuanto a los otros encuentros inolvidables, son,
casi todos ellos, con mujeres.

 Es por eso que "gracias" se asocia para mí con "gracia".
Gracias por la gracia. La gracia de ciertas formas de belleza,
de ternura, de ciertos gestos inconscientes, repetidos, la de
acomodarse el pelo, sonreir, mirar, escuchar, caminar, sentar-
se, llorar, decir con una mezcla de palabras y sentimientos; la
gracia de la dulzura, de maneras de ser divertida, del pudor y
de su pérdida, de darte su fragilidad, su carencia, su falta, su
necesidad, es decir: lo mejor de sí misma.
Gracias por la gracia, en el sentido de los momentos, casi
siempre involuntarios, en que algo se revela para uno, algo
que le da sentido al resto: al dolor y a la frustración; a la me-
diocridad y a la obediencia, al mundo tantas veces adverso
y al propio mundo psíquico tantas veces absurdo; a la locura
que conllevan las pasiones, a lo que soportamos y nos sopor-
tan (o no soportamos y no nos soportan).

Por supuesto que muchas veces me pregunto por el valor de
esta página. La escritura. Esta página que ya ha sido visitada
más de 100 mil veces.
Este trabajo que me pone ante un espejo nuevo, equívoco co-
mo todos los espejos -justamente porque parecen decir nada
más que la verdad- y peligroso también, como todos ellos.
Como las fotos. Con esa pizca de imposible e irrealizable.

Este lugar que le debe tanto a sus invisibles lectores...

A ustedes, los que están justamente leyendo esto

Gracias.

RR

 

 
 
 

domingo, 18 de mayo de 2014

"LA VERDADERA FAMILIA DE ARTAUD" POR CLAYTON ESHLEMAN

 


 LA VERDADERA FAMILIA DE ARTAUD, ATISBADA EN BEAUBOURG

"10 años      el lenguaje se ha ido
qué ha tomado su lugar
esta atmósfera atronadora
                 sus relámpagos
enfrentando la presión atmosférica de los seres"

así todas estas páginas clavadas,
mujeres sarampionosas    manos convertidas en blancos
púas y gabinetes
que baten el lenguaje sobre la página

"De todos modos, Antonin Artaud,
ahora ya no soy capaz de vivir
un sólo momento sin sentir
en las profundidades de mi ser que tú
estás ahí
Paule           30 de Junio
                           1947"

Las mejillas chupadas de Thévenin   mirada alerta y
                                                                        suspicaz
cansada en un sofá inclinado   las manos tomando el cuello
en zapatillas chinas   la mano izquierda sobre el regazo
seriamente enferma (1993) y con el permiso denegado por
                                                          la familia Artaud
para reproducir el dibujo que Artaud hiciera en su libro
ce Desespéré qui vous parle
adiós    Paule Thévenin
le has hecho un regalo a todos los poetas
editando con amor    el amor como acto editorial
dedicación al alma de alguien cuya vida, ruinas,
es, a causa tuya, ahora una montaña a ser escalada

En estos retratos
hay metralla de hormigas en las caras
órganos aborígenes radiografiados
la cara es un túmulo viviente
nidos vivientes de hormigas blancas

Los dulces labios de Yves Thévenin   24 de junio 1947

El aura de pelo azul de jany de Ruy
explosiones en su cara   un ojo en llamas en su cuello
como si los vigías ya estuviesen presentes en su cara
como si ella ya estuviese boneteada en piedra

Colette Thomas alrededor de Agosto 1947
boca borrada  rastros tiznados
pelo alambre electrificado  ojos blandos
la dulzura bajo la arqueada ceja izquierda

Henri Pichette   21 de Noviembre 1947
parece pistonear en el vacío
botes de vela corren por su cuello ojos como grigris
la cara tan responsable de su propia destrucción
sin título como conclusión
la cara humana    lanzada entre
  una teta con una espina por pezón
y rastros de grúas    torres de perforación
   la metalurgia del
material revestido

El cráneo de Colette Allendy
  avanza hacia
chupar sus ojos adentro
mientras su pelo una enorme soga enroscada
se esfuma en rouge   espectro sin boca.
sólo estás aquí ahora   boca desespectrada
   monedero de labios y tiempo

Las propias manos
apretadas de Artaud, sobresaliendo, se elevan
   como una sola mano
auto-retrato diciembre 1946
momificado ciego y cabeza de un solo ojo observando
flotando por encima de esa mano-cerco
de triple cabeza y entera    sin título, alrededor de enero 1948
Cerbero a la deriva   cabeza cortada suelta como 3 cabezas
¿cuántas cabezas componen nuestra única cabeza?
Yo era un niño-abeja
o son éstos caracoles  pinzas cornudas,
como las cabezas   volubles
   desaparecen y reaparecen,
con amorosidad central a los ojos,
con el pelo como un techo  con ojos como más allá de la tumba
  dormida cabeza decapitada

Jacques Prevel   26 de Abril 1947
ojos y nariz un torcido
    nudo sardónico
sobre tensos labios valentinos*

El cerebro de Roger Blin asciende a través
   de su irisado pelo
22 Noviembre 1946
cabeza de roca   ley de la mandíbula del hombre

Féretros rodando alrededor de
la reflexiva mirada de Paule Thévenin
24 Mayo 1947   féretros o bisagras
"Paule aux ferrets"  hurones[*] o remaches,
los hierros que se rompen y chisporrotean acerca de lo que
                                                                                 [oímos
la enrulante belleza de su cara
   con pelo enrulado
atravesada por ralámpagos
inserciones totémicas
un cocodrilo sale disparando
algo más que todavía debe ser definido
   está a punto de adherirse
a su cara.  

                                          28 Septiembre 1994.


 Clayton Eshleman. Poeta estadounidense, nacido en Indiana
en 1935. Ha viajado por una gran cantidad de países y, aparte
de producir su propia poesía, ha sido traductor de múltiples
autores (Vallejo, Aimé Cesaire, etc.). Ha editado dos famosas
publicaciones en Estados Unidos, la revista Caterpillar entre
1967 y 1973, y luego Sulfur, que se editó entre 1981 y 2000.
Ha trabajado con Jerome Rothenberg y con otros diversos
etno-poetas.

 



 El presente poema se refiere indirectamente a los pleitos
existentes entre la familia biológica de Artaud (indirecta, cla-
ro) y la que él llama su "verdadera familia", aquellos que estu-
vieron junto a Artaud durante su dura existencia.

 Paule Thévenin (1918-1993) es la gran estudiosa de la obra
de Antonin Artaud. Consagró más de 50 años a esa tarea, so-
licitada por el mismo poeta antes de morir. Hemos publicado
una nota suya acerca de los últimos años de AA en esta página.

 Yves Thévenin (1914-1981) era el marido de Paule. Era mé-
dico y atendió a Artaud en Rodez por un problema dermato-
lógico. AA hizo un retrato suyo.

 Jany de Ruy : sin datos biográficos. Fue la pareja de Prevel
durante los dos años que éste estuvo muy próximo a Artaud.
En esa época, internado en Rodez, AA solía retratar a las
personas que lo visitaban. Jany de Ruy es una de sus retra-
tadas.

 Colette Thomas (su nombre era Colette Renée Gilbert, naci-
da en 1918 y muerta en 2006) era actriz.

 Henri Pichette (1924-2000) era un poeta francés.

 Colette Allendy (1895-1960) era pintora, ilustradora y gale-
rista.

 * Cerbero es un feroz perro mitológico, con múltiples cabe-
zas.

 Jacques Prevel (1915-1951), poeta, era amigo de Daumal,
Gilbert-Lecomte y Artaud.

 Roger Blin (1907-1984) era un actor francés.

 [*] La palabra francesa ferré, significa 'cofre o guarnición
de hierro.
El autor juega con el doble sentido de hierros y hurones,
siendo éste el sentido de esa palabra en inglés.

FUENTE
Revista Grand Street 55, Egos. Winter 1996.






martes, 13 de mayo de 2014

EN OTRAS LENGUAS







Sus lenguas se dislocan
al ir a buscar a esas palabras
    de otra vida


 (hablaban de los frutos del agua
       que parecían muertos
                o anestesiados)

parten pequeñas patrullas de la memoria
a exilios sucesivos

tienen palabras muy rústicas
e instrumentos temibles

una tersa tela de agua negra

sus fronteras en un grado de inquietud
tremenda

sólo esas nutrias desnudas
son su poesía

muchas veces los pensamientos
salen a detenerlos

palabras-olla
las curvaturas del lenguaje
sensaciones tumbadas
y en cautiverio

en esa bruma contínua
los animales de sueños sangrantes
se detienen en la orilla

humea
apenas
el sol

rostros de mandíbulas sueltas y oscilantes
rostros en yema
voces retorcidas por los vientos

con las manos llenas de nombres encendidos
ellas besan los ojos del mar

como saetas
arriban los pájaros
a un aire que los borra

países de tierra escarbada
países de pezuña
donde el tiempo se acumula
como el alud

viejas escrituras en las llamas vacilantes
el suelo de las cavernas
cubiertos de vainas de silencio

sustituyendo pensamientos
por ardientes avispas
de punzapincel azul

con la oscuridad
toca
escribir sobre la luz

la boca a los mordiscos
entre terrones de sueños

'nosotros'
los todos-otros
piedras frotándose
chispas-lenguaje
¿alguien entendió?

rebaños

furodolores anudados

"siglos ávidos te esperaban
y olvidaron"

sábado, 3 de mayo de 2014

POESIA CLASICA DE COREA

 





En otra parte he publicado los escritos de cuatro poetas
coreanos de esta misma época. La lengua coreana, perte-
neciente a una familia lingüística totalmente diferente de
la china. Sin embargo, hasta mediados del siglo XV, cuan-
do se inventó el alfabeto coreano, los letrados sólo utiliza-
ban el chino para escribir. Después de esa fecha, la mayo-
ría se convirtió en bilingüe. Hay registros de una literatu-
ra coreana ya en el siglo VI. Esos antiguos poemas, llama-
dos hyangga, se han preservado. Hubo tres grandes dinas-
tías en Corea: la Dinastía Silla (entre el 57 a.C. y 935 d.C.),
la Dinastía Koryo (entre 918 y 1392) y la Dinastía Choson
(desde 1392 a 1910). A esta última pertenecen la gran ma-
yoría de los poemas que siguen. La más popular, mnemó-
nica y elástica de las formas poéticas coreanas es la llama-
da sijo que consta de 3 líneas que en la traducción suelen
resultar seis.
 La interacción del sonido, el ritmo y el significado, forman
la estructura orgánica del sijo.

YI IL-LO (1152-1220)

LLUVIA NOCTURNA SOBRE EL RÍO HSIAO-HSIANG

Una tira de agua azul entre las orillas en otoño:
El viento barre una lluvia ligera sobre una barca que retorna.
Mientras la barca permanece anclada a la noche cerca de los
                                                                                [bambúes,
Cada hoja susurra fríamente, despertando a la pena.


 KIM KUK-KI (s. XII a XIII)

EN UNA CASA DE ESTACIÓN

Aunque bordeando los 50 años en el curso de la vida del
                                                                               [hombre,
Poca suerte he tenido en mi desventurada carrera.
¿Qué he logrado durante los años que pasé lejos de casa?
He regresado con las manos vacías desde tan lejos.
Sin embargo los pájaros del bosque me trinan amablemente;
Las flores silvestres, mudas, sonríen para que me quede.
Así que el diablo de la poesía me regaña en todas partes:
Junto con la pobreza, ésa es la causa de mis problemas.


SO KO-JONG (1420- 1488)

LENTO CRISANTEMO

Los crisantemos florecen con lentitud este año,
No he hallado la dicha de otoño junto al cerco oriental.
Descorazonado, sin duda, está el viento oeste: sopla
En mi encanecido pelo, en lugar de hacerlo en los amarillos
                                                                          [crisantemos.


 CHONG TO-JON (1337-1398)

VISITANDO A UN AMIGO

El humo, velado y ténue, hace siluetas en los árboles;
El pasto cubre la huella, asi que es fácil extraviarse.
Como áun estoy perdido, aunque próximo a tu casa,
Un viejo granjero, sin darse vuelta, apunta al oeste de un
                                                                               [puente.


YI CHO-NYON (1269-1343)

ESTAR CONSCIENTE

Blanca luna, blancas
Flores del peral, La Vía Láctea
Blanca a través del cielo.
Un pájaro ignorante
repite y repite su canto,
Sin darse cuenta
De la pena de la primavera.
Estar demasiado consciente es una enfermedad;
Me mantiene despierto toda la noche.


HWANG CHI-I (c.1506-1544)

ESPERÁNDOLO

Corto en dos
Una larga noche de noviembre, y
Pongo la mitad debajo de la colcha,
De perfume dulce como una brisa de primavera.
Y cuando él venga, la sacaré,
La desenrollaré centímetro a centímetro, para estirar la noche.


SÔNG HON (1535-1598)

ENVEJECER

La montaña silenciosa,
El agua sin forma.
Una clara brisa no tiene precio,
La brillante luna no tiene dueño.
Aquí, siguiendo su estilo,
Envejeceré en paz.


SÔNG SAM-MUM (1418-1456)

DESEO

Si me preguntaras qué me gustaría ser
En el mundo que está más allá de este mundo,
Te contestaría, un pino, alto y robusto
Sobre el pico más alto del Monte Pongnae,
Y ser grande, solo, grande,
Cuando la nieve llena cielo y tierra.


KIM CHÔNG-GU (ca.1495/1506)

PREGUNTA

¿Quién dice que soy viejo?
¿Es así un viejo?
El corazón le da la bienvenida a dulces flores,
La risa flota sobre fragantes tazas:
¿Pero qué puedo hacer, qué puedo decir?
Mi encanecido pelo flota en el viento de la primavera.


YUN SÔN-DO (1587-1671)

del CANTO DE CINCO AMIGOS

¿Cuántos amigos tengo? Cuéntalos:
Agua y piedra, pino y bambú-
La luna ascendente sobre las montañas del este,
Bienvenida, también es mi amiga.
¿Qué necesidad hay, digo yo,
De tener más amigos que cinco?


KIM SANG-YONG (1561-1637)

LLUVIA

Feroz bate la lluvia
Sobre las anchas majestuosas
hojas de la paulonia.
Mi dolor despierta y me retuerce el corazón.
La ruidosa lluvia bate sobre mis pesares.
Nunca más he de plantar
Un árbol con tan anchas hojas.


KIM PU-SHIK (s. XV)

EN EL TEMPLO KAMNO-SA

Adonde el vulgo no viene
He trepado y me siento sereno.
Las montañas lucen mejor en otoño;
Aún de noche destella el río.
Los pájaros blancos ascienden y desaparecen;
El velero va leve, y solo.
La mitad de mi vida la he gastado, para mi vergüenza
En este pequeño mundo codiciando fama.


KIM SHI-SUP (1434-1493)

AHORA SOL, AHORA LLUVIA

Ahora sol, ahora lluvia, y la lluvia se convierte en sol:
Ese es el modo del cielo, tanto como el de los hombres.
Mi gloria puede muy bien conducirme a la ruina;
Tu escapar de la fama puede darte un renombre.
Las flores pueden abrirse o caer, pero a la primavera no le
                                                                              [importa;
Las nubes pueden ir y venir, pero las montañas no discuten.
Les digo, hombres del mundo, y deben recordarlo:
En ninguna parte encontrarán ustedes
Felicidad toda su vida.


TANJONG (1441-1457)

CANTOS Y VOCES

Desde que dejé el palacio imperial como un ave resentida,
He arrastrado mi sombra solitaria entre las montañas azules.
Pido sueño noche tras noche, pero el sueño se niega a venir.
Año tras año pasan en aflicción, pero la aflicción no se agota.
El canto acallado, la luna está pálida sobre los picos del atar-
                                                                                      [decer;
Chorreados de sangre, los pétalos caídos son rojos en los va-
                                                                    [lles primaverales.
Cuando el cielo está sordo al canto del ruiseñor,
¿Por qué son tan sensibles los oídos de aquel que sufre?


CH'OE CH'I WON (n. en 857)

EN UNA NOCHE LLUVIOSA DE OTOÑO

Amargo surge mi canto en el viento de otoño;
Tan pocos amigos he tenido en toda mi vida.
Afuera la ventana gotea la lluvia de medianoche
Bajo la luz de la lámpara, mi pensamiento deriva muy lejos.


CH'OE KWANG-YU (s. XV)

EN UN DIA DE PRIMAVERA EN CHANG-AN

No logro sacudir el polvo de la calle de mis ropas de cáñamo;
En el cristal al alba, mi cabello encanece, mi rostro se marchita.
Las flores son aquí hermosísimas, aunque yo estoy triste:
Los árboles de mi viejo jardín enverdecen en mis sueños.
Ah, vagar sobre el mar, hacia casa bajo la luna neblinosa;
Con mi pobre caballo, estoy harto de preguntar qué vado cruzar.
Fracasé en estudiar duro a la luz de las luciérnagas y de la nieve
Y ahora hasta me hieren las oropéndolas de los sauces verdes.



SÔNG HON (1535-1598)

POR CASUALIDAD

Cuarenta años he estado viviendo en las colinas verdes;
¿Quién me buscaría pelea?
Sentado, solo, en una choza con la brisa de la primavera-
¡Qué ociosas rientes flores y qué somnolientos sauces!


SONG IKP'IL (1534-1599)

NAVEGANDO AL ATARDECER

Perdido entre flores, el bote regresa tarde,
Expectante de la luna, boga lentamente por los bajíos.
Aunque estoy borracho, igual arrojo una línea:
El bote sigue su curso, pero mi sueño no.


LA DAMA SIN SAIMDANG (1504-1552)

MIRANDO HACIA CASA DESDE UN PASO DE
                             MONTAÑA

Dejando a mi anciana madre en el pueblo costero,
¡Uy! Me estoy yendo sola a Seúl.
Mientras me vuelvo, cada tanto, para mirar atrás mi casa
                                                  [natal durante el camino,
Nubes blancas disparan hacia las oscurecientes monta-
                                                                        [ñas azules.


IM ÔNGNYÔNG (1496-1568)

A UN AMIGO

En el portón de un antiguo templo, otra primavera termina,
Rociando mis ropas con pétalos y lluvia.
Mientras regreso, con las mangas llenas de la dulce fragancia,
Las abejas de la montaña se enjambran sobre mí desde la
                                                                               [distancia.


KIM KOENGP'IL (1454-1504)

MI MANERA

Vivo en paz y tranquilo, confinándome en mi casa;
Sólo la luna está invitada a brillar sobre mi soledad.
Por favor no me preguntes cómo me les estoy arreglando;
Hay interminables olas de niebla y colinas sobre colinas.


KIM YUK (1580-1658)

Asegúrate de invitarme
cuando tu vino madure.
Yo te invitaré
cuando los capullos florezcan en mi árbol.
Discutiremos, entonces, cómo vivir
cien años sin preocupaciones.


KIM SANGYONG (1561-1637)

El amor es una decepción.
Ella no me ama.
Ella dice que viene a mí en un sueño:
es una mentira.
Yaciendo despierto toda la noche,
¿en qué sueño habría de verla?


SIN HÛM (1566-1628)

La persona que hizo una canción
debe haber tenido muchas penas.
Incapaz de decir lo que quería,
debe de haberlo cantado.
Si el canto pudiese disipar el dolor,
yo también empezaría a cantar.


MYONGOK (s. XVI)

La nieve cae sobre el pueblo de montaña
y entierra el sendero de piedra.
No abras el portón de ramas,
¿quién podría venir aquí a visitarme?
Mi único amiga es
una tajada de luna radiante.


CH'ON KÜM (Fechas desconocidas)

La noche se aproxima al pueblito de la montaña,
un perro ladra a los lejos.
Abro la puerta de ramas:
el cielo fresco y la luna.
Quédate quieto, deja de ladrarle a la luna
dormido sobre la montaña desnuda.


YI CHEHYÖN (1287-1367)

DESPUÉS DE LA NEVADA EN LAS MONTAÑAS

El cobertor de papel se pone frío, la luz del templo pálida;
El novicio no ha hecho sonar una campana en toda la noche.
Empezará a rezongar si abro la puerta tan temprano.
Pero tengo que ver al pino del jardín cargado de nieve.


SÖNG KAN (1427-1456)

UN PESCADOR

Las montañas se alzan sobre montañas y el humo desde los
                                                                                   [valles;
El polvo del mundo nunca podrá tocar a las gaviotas blancas.
El viejo pescador no está en absoluto desinteresado;
En su barca él posee la luna sobre el río del oeste.




FUENTES

Keith Bosley. Poetry of Asia. Five Millenniums of Verse
from Thirty-three Languages. Weatherhill, 1979.
Kim Jong-gil. Slow Chrysantemum. Clasical Korean Poems
in Chinese. Anvil Press Poetry, 1987.
Peter H. Lee. The Columbia Anthology of Traditional Korean
Poetry. Columbia Univ. Press, 2002.